Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis y opinión 12 may 2017

La Cepal - OIT: El desempleo en América Latina podría alcanzar el 9,2% en 2017

Debido al modesto crecimiento económico que registrará América Latina en 2017 y que no alcanzará a contrarrestar la debilidad del mercado laboral, la tasa promedio de desempleo en la región aumentará hasta 9,2% este año. Así lo señalan la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que también realizan un análisis sobre las características de la inserción de los inmigrantes en el mundo del trabajo.

En el informe ‘Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe, publicado por los dos organismos, se indica que en 2016 la tasa de desempleo aumentó a 8,9%, el mayor incremento anual en más de dos décadas, debido a la profundización de la crisis económica. En 2017 la cifra seguirá en aumento hasta ubicarse en 9,2% debido al modesto crecimiento de la región, que proyectan en 1,1% y que no permitirá la creación de nuevos puestos de trabajo ni la mejora de los empleos existentes.

El documento informa que en 2016, hasta 13 países de la región experimentaron un incremento de la tasa de desempleo urbana, mientras que ocho registraron una caída o mantuvieron el mismo nivel de 2015. De igual forma, se registró un aumento del trabajo por cuenta propia, que se caracteriza por ingresos bajos e inestables, lo que a su vez implica un deterioro de la calidad media del empleo.

Políticas laborales por inmigración

De otro lado, la Cepal y la OIT señalan que la migración hacia países de América Latina mantuvo un gran dinamismo entre 2010 y 2015, con una tasa de aumento de 2,3% por año, por lo cual llaman la atención sobre la necesidad de establecer políticas para fomentar la inserción de los trabajadores migrantes en empleos productivos y trabajo decente. Los países que han recibido mayor número de inmigrantes son Argentina, Venezuela, México y Brasil, mientras que en los de mayor emigración se destacan México, Colombia y Perú, entre otros.

Según el estudio, en aquellos países con fuertes flujos migratorios recientes, los inmigrantes tienen ingresos medios más bajos que los de los nativos, sufren elevados niveles de informalidad laboral y poseen una cobertura de seguridad social significativamente más baja que los ocupados nativos, en especial las mujeres migrantes.

Se indica igualmente, que en casi todos los países más del 80% de la población inmigrante económicamente activa proviene de países de la propia región de América Latina y el Caribe, a excepción de Brasil y México.

Otras historias interesantes