Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Los 'millennials' ya no llevan el dinero en el bolsillo, lo guardan en el móvil

Los ‘millennials’ siguen demostrando cada día que son una generación influyente. Sus hábitos de consumo, su forma de utilizar la tecnología y su manera de concebir los servicios bancarios, están moldeando la sociedad hacia un futuro sin dinero en efectivo. Ocho de cada diez hace todas sus compras y el pago de sus facturas a través del teléfono móvil. Un tema, éste del fin del efectivo del que se ocupa el primer podcast regional de BBVA que se ha lanzado.

En 2025, los ‘millennials’ serán la generación con mayores ganancias de la historia, lo que cambiará la industria bancaria. Esta es una de las conclusiones de un artículo publicado en Nasdaq por la plataforma digital de pagos Due.com, que anticipa que la influencia creciente de la generación de los nacidos en la década de los 80 va a revolucionar el sector económico, dando sus primeros pasos hacia una sociedad sin dinero en efectivo. Por eso, es importante para el conjunto de la sociedad futura que los jóvenes sean financieramente alfabetizados y que puedan enfrentar decisiones financieras complejas que podrían afectar al resto de sus vidas.

La revolución ya ha empezado. Las opciones financieras para las generaciones más jóvenes son mucho más desafiantes que lo fueron para las generaciones pasadas.  Los servicios y productos financieros se han vuelto más complejos y más ampliamente accesibles debido a la globalización y las tecnologías digitales. Según datos de Due.com, en Estados Unidos, uno de cada cuatro ‘millennials’ lleva menos de 5 dólares en efectivo y ocho de cada diez hace todas sus compras y el pago de sus facturas a través del teléfono móvil. ¿Por qué? Una de las principales razones es la seguridad. El dinero en efectivo puede perderse o ser robado, pero las carteras digitales, no. Los sistemas de seguridad son cada vez más sofisticados, lo que hace que la información sea casi impenetrable.

Un fenómeno global

Los ‘millennials’ viven pegados a sus móviles. Los utilizan para informarse, mantenerse en contacto, transportarse… controlar sus finanzas a través de este dispositivo es algo lógico para ellos. Por eso, el fenómeno se está haciendo global. Según datos recogidos por BBVA Data & Analytics a partir del uso de las tarjetas BBVA, los menores de 35 años realizan, en España, un 80% de sus transacciones con tarjeta, mientras que solo el 20% se corresponde a retiradas de efectivo en cajeros. En México, las carteras digitales están viviendo un momento de crecimiento. Un buen ejemplo es el avance de Samsung Pay, que ha celebrado su primer aniversario en el país con más de 430.000 usuarios registrados y buenas perspectivas de crecimiento debido, según la propia compañía, al estilo de vida siempre “conectado” de los ‘millennials’.

El mercado ha reaccionado y las opciones para llevar una vida libre de dinero en efectivo se renuevan con propuestas como las criptomonedas o los sistemas de reconocimiento facial. Pero los ‘millennials’ le piden más a la industria bancaria. La generación del milenio, según el estudio de Accenture, ‘Millennials and Money’, está solicitando servicios que les faciliten mover su dinero como:

  • Robo-advisors: algoritmos que proveen servicios financieros y asesoría de forma automatizada.
  • Plataformas digitales de inversión con acceso directo a un asesor financiero.
  • Gamificación enfocada en el aprendizaje para mantenerse más comprometidos con sus finanzas.
  • Plataformas móviles que les conecten directamente con sus asesores.
  • Incorporación de las redes sociales y de métricas que indiquen el sentimiento de la comunidad para ayudarles en las recomendaciones financieras.
  • ‘Software’ que permita el seguimiento de transacciones, pagos y otros datos financieros en tiempo real para brindar las mejores recomendaciones.

Ayuda para el ahorro

Sacar el máximo partido a las finanzas no es suficiente para estos jóvenes. Alrededor del 67% de los ‘millennials’, según Due.com, desea que sus carteras digitales estén equipadas de servicios con los que puedan controlar sus finanzas, hacer un seguimiento de sus gastos o realizar un presupuesto.

Las operaciones digitales les resultan más fáciles de controlar que las que se realizan en efectivo: “Cuando tengo el dinero en el monedero, pienso, ‘¡Bien! Ahora puedo gastármelo en cualquier cosa, y mi plataforma digital no se enterará’”, declaraba una usuaria en un artículo de la compañía financiera Bankrate. Esta falsa percepción queda neutralizada cuando el dinero se controla a través de las nuevas tecnologías. La transformación global debe ir acompañada de un proceso de educación y capacitación financiera adecuada para que las nuevas generaciones puedan aprovechar las oportunidades que les brinda la nueva era digital.

Para ser efectivas, las herramientas financieras del futuro, con o sin efectivo por medio, deberán contar con ese componente de asesoramiento financiero que los jóvenes demandan. De esta forma, gracias a las herramientas orientadas a educar a los usuarios en el control y la planificación de sus finanzas, conseguir las metas de ahorro que cada uno se proponga será cada vez más sencillo.

Otras historias interesantes