Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inversiones 19 jun 2018

‘Robo-advisors’: qué son y por qué hay que tenerlos en cuenta a la hora de invertir

Un ‘robo-advisor’ es un asesor financiero que proporciona a su cliente el asesoramiento que necesita y la gestión ‘online’ de su cartera de inversiones. ¿Cómo lo hace? A través de algoritmos, de forma automatizada y sin que apenas haya contacto humano.

El avance de los ‘robo-advisors’ es firme y poco a poco va ganando presencia en el mercado. Solo en Estados Unidos, según un estudio de la consultora internacional A- T. Kearney, estos servicios ‘online’ moverán 2,2 billones de dólares en 2020, con un crecimiento anual del 68%. Con estas cifras, está claro que los ‘robo-advisors’ han venido para quedarse, pero ¿cuáles son sus pros y sus contras?

Accesibles

Los ‘robo-advisors’ no tienen un horario de oficina, ni días libres. Al tratarse de servicios ‘online’ son accesibles desde cualquier dispositivo móvil a cualquier hora. Esta cualidad les hace especialmente atractivos para los jóvenes ya que están más acostumbrados a manejar su dinero ‘online’ y, con un servicio de estas características, se sienten más autónomos.

Asequibles  

Al tratarse de un servicio automatizado, el coste de su mantenimiento es bajo. Gracias a los ‘robo-advisors’ las entidades bancarias pueden ofrecer servicios de asesoría a un público más amplio que antes no podía acceder a él porque no contaba con mucho capital para invertir. Además, favorece la interacción directa con los consumidores y las comisiones no son altas, por lo que el inversor se puede llegar a ahorrar hasta una tercera parte del coste de un servicio tradicional.

Sin factor emocional

Los ‘robo advisors’ funcionan a partir de un análisis exhaustivo de datos en el que no hay lugar para las emociones, lo que puede ser una gran ventaja para no dejarse contagiar de los momentos de miedo o euforia del mercado.

Despersonalizado 

Los ‘robo-advisors’ tienen por delante un futuro prometedor, pero en el presente todavía queda mucho por avanzar. Estos algoritmos operan bien cuando se tiene una vida financiera simple y una cartera de inversiones sencilla. Sin embargo, la trayectoria de una persona puede complicarse: poner en marcha un negocio, contratación de seguros, hipotecas, planificar grandes metas como formar una familia o ahorrar para la jubilación, etc. En la actualidad, es complicado que un algoritmo tenga en cuenta las complejas variables de la vida de una persona por lo que se echa en falta cierta personalización de sus servicios para armar un plan de inversiones individualizado. 

El toque humano

A día de hoy, si el mercado sufre un revés, las personas agradecen poder hablar con alguien que pueda darles alguna explicación y guiarles. Los ‘robo-advisors’ cuentan con una capacidad limitada para explicar temas complejos, y no tienen ninguna posibilidad de gestionar las preguntas de los clientes ni realizar recomendaciones basadas en sus respuestas”, explica la empresa multinacional Accenture en su informe “El auge de los ‘Robo-Advisors’: Redefiniendo conceptos en la gestión patrimonial”.

La solución sería un modelo híbrido que integre al asesor tradicional: “Las entidades que cuentan con un equipo de asesores deben revisar cómo combinarlo con las capacidades que ofrecen los ‘robo-advisors’”. En esta línea, BBVA ha puesto en marcha BBVA Invest, un novedoso modelo de asesoramiento y contratación de fondos de inversión que está disponible en el móvil, la web y la red de oficinas de la entidad financiera. Este servicio combina las nuevas tecnologías con la acción de un equipo experto que es el encargado de gestionar las inversiones y mantener informados a los clientes. Su objetivo: recomendar a las personas la mejor opción en cada parte del proceso.

Otras historias interesantes