Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 18 feb 2020

¿Es posible ahorrar si tienes ingresos reducidos?

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), cerca del 40% de los mexicanos no ahorra por diferentes razones, sin duda la más importante es que el dinero ‘no alcanza’. Comúnmente se cree que, al contar con un ingreso reducido todo se va en gastos y no queda nada para ahorrar, pero no siempre es así.

Lo cierto es que con las medidas adecuadas es posible generar un ahorro y también hacerlo crecer. Todo depende de realizar pequeñas acciones que formen parte de un plan mayor orientado a metas específicas. En este sentido, el primer paso es determinar objetivos claros como pueden ser adquirir un bien o servicio, ahorrar para el retiro, o conseguir el enganche de una casa o auto.

Mecanismos de ahorro y reducción de gastos

Es importante analizar el panorama general de las finanzas y comenzar a determinar un plan de acciones pequeñas pero efectivas. Todo suma y no hay medidas demasiado pequeñas. Por ejemplo:

Si se usa dinero en efectivo, se puede hacer el propósito de guardar todas las monedas que resultan de cada transacción, reservar todos los billetes de determinada denominación que se reciban, o incluso destinar al ahorro una cantidad mínima diaria o semanal.

Es importante poner bajo resguardo este primer ahorro por medio de una cuenta bancaria, así se evita el riesgo de robo o extravío. La Cuenta Digital BBVA permite a los usuarios el manejo de todos los beneficios de la banca, sin necesidad de tener una tarjeta de débito.

Para quienes reciben sus ingresos en una tarjeta de débito y cuentan con los servicios de banca digital de BBVA, una buena opción es la aplicación BBVA Plan, con la que se puede ahorrar de diferentes maneras con base en una meta de ahorro, destinando un porcentaje de las compras habituales o un porcentaje específico del ingreso.

Con base en la observación de las finanzas personales, también conviene evaluar los gastos para reducir lo que pueda ser innecesario y así poder destinar más de los recursos al ahorro.

El siguiente paso, invertir

Es frecuente pensar que con el simple hecho de almacenar o reservar el dinero es suficiente, pero ese es un error común. El poder adquisitivo del dinero disminuye constantemente debido a la inflación, es decir, si en el presente se puede comprar cierta cantidad de productos, en unos meses probablemente se pueda comprar menos con la misma cantidad de dinero, debido al alza de precios.

Lo más recomendable en estos casos es lograr un primer ahorro significativo y posteriormente usar instrumentos que permitan obtener rendimientos, como pueden ser los pagarés o fondos de inversión.

Por ejemplo, el Pagaré BBVA permite obtener rendimientos a partir de una inversión de $2,000 pesos, con plazos de entre uno y 182 días. Este instrumento es ideal para inversionistas principiantes por su fácil operación y bajo riesgo de inversión.

Otras historias interesantes