Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ocho beneficios de la robótica para niñas, niños y jóvenes

BBVA Paraguay cree firmemente en el potencial de niñas, niños y jóvenes y busca prepararlos mediante la robótica para un mundo tecnológico y digital. A través de esta disciplina, ellos se involucran en su propio proceso de aprendizaje, a la par que potencian sus habilidades en áreas como las ciencias, tecnología y matemáticas.

La robótica es una herramienta pedagógica entretenida e innovadora que cada día cobra mayor importancia ya que a través de actividades lúdicas los estudiantes desarrollan conocimientos y aptitudes que les serán de gran utilidad para el futuro.

Pablo Hernan Guerschanik, profesor del Laboratorio de Robótica de BBVA Paraguay desde sus inicios, explica los ocho beneficios de la robótica en la educación de niñas, niños y jóvenes.

La robótica educativa permite introducir conocimientos técnicos de manera sencilla y divertida, logrando una verdadera transformación en la formación integral de niñas, niños y jóvenes.

1. Amplía la capacidad de abstracción mediante procesos de análisis y síntesis

A lo largo del proceso los estudiantes analizan situaciones concretas y utilizan herramientas de representación para documentar lo observado. Así mismo, se plantean desafíos en los cuales deben hallar una solución concreta a partir de diseños gráficos e información técnica en forma de texto.

2. Desarrolla el pensamiento lógico a través de estructuras de programación

Para cumplir con los retos en las competencias, se requiere un sólido conocimiento de lógica-matemática, mediante la aplicación de cálculos numéricos y siguiendo patrones lógicos de programación.

3. Potencia el pensamiento crítico y las habilidades de liderazgo por la dinámica de trabajo grupal

La robótica educativa se implanta desde el inicio de la etapa escolar de los niños para que éstos afronten la interacción con la tecnología como algo natural. Habilidades competitivas como el pensamiento crítico y el liderazgo son estimuladas en niños y jóvenes en las dinámicas de trabajo en conjunto.

4. Despierta el espíritu colaborativo gracias a la estrategia de las competencias.

A lo largo del año los estudiantes participan en competencias donde el objetivo consiste en lograr la mayor eficiencia posible resolviendo un desafío conjuntamente con estudiantes de otras academias. Lo que significa que para ganar deben ayudarse mutuamente.

5. Estimula la creatividad mediante el diseño y la resolución de problemas.

La creatividad y la resolución de problemas son esenciales al momento de construir un robot y hacer que éste cumpla con los obstáculos. Los niños y niñas son preparados para pensar fuera de la caja y llegar a soluciones creativas cuando el robot no actúa en la forma esperada.

6. Desarrolla capacidades de expresión oral y escrita

A través de actividades lúdicas, los niños potencian sus habilidades de lectura y escritura a través de la correcta documentación de la información técnica. De esa forma, amplían su vocabulario, empleando eficazmente las palabras técnicas.

7. Fomenta la integración y el respeto mediante desafíos grupales

Además de aprender a diseñar, construir y programar sus robots, los alumnos aprenden a trabajar en equipo para afrontar los desafíos en las competencias. En efecto, se fomenta el hábito del trabajo en conjunto y las relaciones interpersonales con estudiantes de otros centros de formación.

8. Estimula de forma lúdica el interés por las ciencias y las tecnologías

Mediante plataformas innovadoras de educación, los niños y jóvenes desarrollen capacidades académicas en las áreas conocidas como STEM, por su acrónimo en inglés, y que tiene relación con la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática.

Por último, el profesor Guerschanik deja un mensaje alentador para aquellos interesados en esta disciplina. “En la actualidad los robots han dejado de ser personajes de ficción con forma de humanoides; son una realidad en el mundo que nos rodea (un semáforo, una heladera inteligente, un aire acondicionado que se controla desde el celular)”.

Es el gran desafío del sistema educativo preparar a los niños y jóvenes, no sólo para adaptarse al mundo tecnológico en que vivimos, sino para convertirlos en protagonistas de la evolución tecnológica.

Por todo lo anteriormente señalado, el curso de robótica educativa que ofrece el BBVA Paraguay impulsa a una nueva generación de personas creando oportunidades para que puedan utilizar la tecnología y robótica a su favor. Serán los desarrolladores de proyectos innovadores y estarán preparados para afrontar efectivamente el advenimiento de la llamada cuarta revolución industrial.

Equipos de robótica del BBVA compitiendo en la Liga Nacional de Robótica (LNR) este año.

BBVA Paraguay y la robótica

En el año 2015, BBVA Paraguay inició el laboratorio de robótica abriendo sus puertas para hijos de funcionarios y de clientes que quisieran aprender de manera diferente y prepararse para los retos del futuro. Cada año ingresan 25 alumnos, quienes durante ese periodo se adentran en una disciplina apasionante que les plantea desafíos constantes para los que necesitan de las matemáticas, la lógica, la programación, el diseño y sobre todo, de un trabajo en equipo muy coordinado.

El banco apuesta cada año por el programa de robótica desde el área de Negocio Responsable porque permite introducir conocimientos técnicos de manera sencilla y divertida, logrando una verdadera transformación en la formación integral de niñas, niños y jóvenes.

Otras historias interesantes