Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Opinión 05 octubre 2021

‘Blockchain’ y su aplicación en los mercados de capitales

Mucho se ha escrito sobre las posibles aplicaciones de ‘blockchain’ a los mercados de capitales. Uno de los recelos más frecuentes es si el uso de DLT puede cambiar los roles de las partes involucradas en una emisión de bonos: los bancos colocadores y los inversores. La realidad es que el avance de los sistemas basados en ‘blockchain’ es imparable y puede, con el paso del tiempo y la madurez de la tecnología, hacer realidad el sueño de muchos inversores de poder negociar bonos durante las 24 horas del día, 7 días a la semana. Esto puede suponer una amenaza o una oportunidad, dependerá de la capacidad de adaptación e inversión de cada entidad.

La originación de renta fija es probablemente una de las áreas de la banca de inversión que menos se ha digitalizado en los últimos años. Originar un bono nuevo sigue implicando procesos muy manuales, tanto por parte del emisor como de los bancos colocadores. La tecnología ‘blockchain’ permitiría eficientar algunos de esos procesos siempre y cuando todos los bancos asumieran este nuevo estándar tecnológico y la regulación entre las diferentes jurisdicciones fuese homogénea y clara. No obstante, este proceso tardará un tiempo en materializarse.

En la actualidad, ¿en qué procesos puede esta tecnología contribuir en mayor medida? Si tenemos en cuenta las diferentes fases de la emisión de un bono distinguimos entre el ‘pre-trade’, ‘trade’ (o ejecución de la emisión), y ‘post-trade’, que es el proceso que implica la liquidación del bono. El ‘pre-trade’ requiere preparar la documentación del bono así como sondear el interés de los inversores para poder recomendar al emisor el tamaño de la emisión, el plazo y el cupón del bono. Esta fase se puede automatizar algo más con ‘blockchain’, pero realmente no es donde esta tecnología puede marcar la diferencia. Tampoco en la fase de ejecución del bono, que consiste en construir el libro donde se recogen las órdenes de los inversores, seleccionar las de mayor calidad y asignar las cantidades apropiadas a cada inversor.

Donde verdaderamente se aprecian los beneficios de ‘blockchain’ es en el ‘post-trade’. El proceso tradicional de registro de bonos en las cámaras de compensación y CSDs (Central Security Depository)requiere de múltiples intermediarios. Sigue habiendo una entidad central que se encarga de actuar como registro legal del mismo. Además, la propia liquidación del bono entre inversores y bancos colocadores es susceptible de sufrir errores y requiere de varios días para la liquidación (en general cinco días), lo que en algunos casos puede generar riesgo de contrapartida. ‘Blockchain’ permitiría un registro descentralizado de los bonos en la propia DLT, así como una liquidación instantánea de estos valores.

Esto, sin duda, aportaría beneficios tanto a los inversores como a los emisores. Por el lado emisor, esto podría dotar de mayor liquidez a los bonos y favorecer una base inversora mayor. Las barreras de entrada para emitir deuda se reducirían significativamente facilitando el acceso a financiación no bancaria a miles de empresas. Por el lado inversor, propiciaría una gestión de riesgos más dinámica e integral, no solo del activo sino también de los colaterales.

La tecnología ‘blockchain’ permitirá a los bancos ofrecer servicios más simples, baratos y más globales. Esto puede suponer una amenaza para aquellas entidades tradicionales que no comprendan el cambio. Para aquellas, como BBVA, que estén dispuestos a liderar el cambio puede ser una extraordinaria oportunidad.

Otras historias interesantes