Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bonos 14 oct 2019

Los bonos verdes miran al futuro de la mano del ‘blockchain’

La banca y los inversores empiezan a interesarse por los beneficios que aporta el uso de la tecnología ‘blockchain’ en la emisión de bonos, incluidos los bonos verdes. BBVA, junto con la aseguradora Mapfre, es pionero en la emisión de bonos sostenibles con esta tecnología, gracias a la cual se reducen costes, se obtiene mayor eficiencia y se procede de forma totalmente transparente.

Doce años después de que el Banco Mundial emitiera el primer bono verde del mundo (bonos destinados a financiar proyectos sostenibles, como energías renovables o gestión de residuos), éstos cada día son más populares. Aunque representan una parte pequeña del total de bonos, los emisores han acudido a los mercados para emitir este tipo de títulos de deuda sostenible, que tienen un impacto positivo en la sociedad.

Las características de los bonos verdes implican que su emisión debe pasar una serie de auditorías y estar alineada con los ‘Green Bond Principles’. Pese a su complejidad, actualmente han encontrado en la tecnología y la digitalización una herramienta que ayuda a acelerar su emisión y también su popularidad. Gracias al uso de ‘blockchain’ y DLT (Distributed Ledger Technology, por sus siglas en inglés) se puede salvaguardar la información, realizar una trazabilidad del histórico de movimientos, simplificar la transacción, reducir costes y ganar en transparencia.

Del uso de esta tecnología en la emisión de bonos verdes por parte de entidades bancarias y otras instituciones se hace eco el informe ‘Blockchain: Gateway for sustainability linked bonds’, elaborado por Sustainable Digital Finance Alliance, que alaba la doble característica de este tipo de operaciones: sostenibles y tecnológicas. El uso de algoritmos y encriptación del ‘blockchain’ puede crear una mayor confianza en el mercado de bonos y el informe, patrocinado por HSBC, destaca la oportunidad que representa esta tecnología para el mercado de bonos verdes y su total digitalización. El valor implica a tres áreas decisivas para su emisión: la estructuración y distribución; la transferencia, pago y liquidación; y la prueba de que el proyecto en el que se invierte tiene un impacto relevante.

El informe resume los beneficios del uso de ‘blockchain’ en la emisión de bonos en dos aspectos: la eficiencia y la credibilidad. Gracias al ‘blockchain’, los títulos son más eficientes porque reducen costes, tiempo, interferencia de terceros. La base de la estructuración y negociación se realiza a través de un contrato inteligente, que irá automatizando todos los pasos complejos y creando ofertas competitivas para emisores e inversores. Además, gracias al cifrado de la tecnología, la transmisión del valor y la emisión a través de ‘tokens’ hace que el fraude en las transacciones sea casi inexistente.

Fotografía de Blockchain, verde, azul, árboles, naturaleza, medioambiente, tecnología

Las características de los bonos verdes implican que su emisión debe pasar una serie de auditorías y estar alineada con los ‘Green Bond Principles’.

El otro gran beneficio es la credibilidad, puesto que crece la relación de confianza entre el emisor del bono y el inversor, asegura el informe. Con la ayuda del Big Data y el Internet de las Cosas (IOT) se puede monitorizar en tiempo real la evolución del proyecto medioambiental y su impacto. Los pagos y otras tareas que se hayan pactado en la emisión del bono se realizan de forma automática. Son aspectos que emanan de la transparencia que ofrece ‘blockchain’.

BBVA, pionero en la emisión de bonos verdes con ‘blockchain’

El informe de Sustainable Digital Finance Alliance destaca la emisión del bono verde de BBVA y Mapfre, la primera en la que un título de este tipo se estructura y se negocia con una plataforma de ‘blockchain’. La emisión se llevó a cabo el pasado mes de febrero y el BBVA actuó como emisor y la aseguradora Mapfre como inversor. El informe pone de relieve el doble valor, tecnológico y sostenible, de la operación. En ella, Mapfre invirtió 35 millones de euros en una colocación privada, destinada a proyectos sostenibles en un plazo de 6 años, y cuya rentabilidad está ligada al tipo ‘swap’ del euro a 5 años.

El proyecto fue calificado como verde conforme a la Second Party Opinion, emitida por la entidad de certificación internacional DNV GL. La negociación y los trámites de la emisión del bono fueron desarrollados a través de la plataforma interna de ‘blockchain’ de BBVA.

Gracias al uso de la tecnología DLT interna de BBVA, el proceso se llevó a cabo de forma totalmente digital y toda la estructuración, negociación y emisión se desarrolló en la misma plataforma. De esta forma fue posible garantizar la inmutabilidad de los acuerdos y asegurar que se cumpla lo acordado, al tiempo que se abre la posibilidad de que los inversores puedan elegir entre multitud de opciones a la hora de configurar su producto.

Otras historias interesantes