Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 24 ene 2020

Computación cuántica, 5G y ‘blockchain’: tecnologías que marcarán la próxima década en la banca

El año 2019 ha sido el de los primeros despliegues de las redes 5G y las primeras promesas cumplidas de la computación cuántica. También el del asentamiento de algunas iniciativas del uso financiero de ‘blockchain’. Estas tres tecnologías marcarán un antes y un después en el sector bancario en los próximos años.

Las nuevas tecnologías han supuesto una auténtica revolución en la banca. Técnicas como el procesamiento del lenguaje natural, el aprendizaje automático o el ‘software’ de automatización son ya utilizadas dentro del sector financiero. El 5G, la computación cuántica y el ‘blockchain’ serán tres de las tecnologías protagonistas en un futuro que también estará marcado por la inteligencia artificial, el uso del ‘big data’, la automatización y la conectividad.

Hoy en día cualquier usuario puede realizar múltiples operaciones financieras a través de internet: desde abrir una cuenta o invertir en bolsa a pagar recibos o realizar una transferencia. De hecho, la cantidad de usuarios que utilizan los servicios de banca ‘online’ en España no ha parado de crecer, según Statista. Mientras que en 2008 solo el 18% de clientes hicieron uso de esta modalidad bancaria, en 2018 el porcentaje ascendió al 49%. En el caso de BBVA, más de la mitad de sus clientes en todo el mundo ya acceden al banco mediante dispositivos móviles.

Ignacio Boixo, colaborador del Consejo General de Colegios Profesionales de Ingeniería Informática, subraya que los modelos de ahorro e inversión se diversifican cada vez más. “Los bancos han comenzado a ofrecer toda una serie de servicios ‘fintech’ soportados por unos modelos de comunicación segura que se han desplegado en ámbitos muy variados, como pagos, publicación de estados financieros, gestión de carteras o negociación algorítmica”, afirma. Mientras que en los próximos años se prevé un aumento aún mayor del número de servicios ofrecidos, se espera que diferentes tecnologías marquen el futuro del sector de la banca.

La red 5G

“El modelo de comunicación 5G sigue la tendencia general de deslocalización. En los próximos años las inversiones en esta tecnología van a ser cuantiosas, ya que está totalmente en línea con la evolución actual de las sociedades”, explica el ingeniero informático. El 5G ofrecerá más de 10 veces la velocidad del 4G, permitirá más densidad de dispositivos conectados a cada unidad aérea y una disminución de la latencia.

Diferentes países como España, Japón, China, Reino Unido, Italia o Estados Unidos han comenzado este año a desplegar esta tecnología. También existen múltiples proyectos en marcha. BBVA ha desplegado junto a Telefónica en su sede de Madrid una infraestructura de telecomunicaciones que la convierte en una de las primeras sedes empresariales de Europa en tener cobertura 5G dedicada.

En los próximos años, la implementación de este tipo de redes en la banca mejorará la experiencia del cliente y permitirá procesar información en tiempo real haciendo más seguras las comunicaciones. Se espera que el 5G traiga consigo nuevas formas de presentar los productos y servicios a los usuarios finales —por ejemplo, mediante realidad virtual o aumentada— y una mejora en las aplicaciones e infraestructuras del banco que, al tener una mayor capacidad, podrán realizar análisis de datos más potentes o que traten con mayores volúmenes de información.

Computación cuántica

También en 2019 hemos comenzado a ver las primeras promesas cumplidas de la computación cuántica. Google publicó en octubre en la revista científica Nature un hallazgo que sería la primera demostración empírica del concepto de supremacía cuántica, que consiste en realizar una tarea en un ordenador cuántico usando menos recursos que en un ordenador clásico. Otras compañías como IBM, Microsoft, Honeywell, Rigetti Computing, IonQ, Intel y NTT exploran este campo.

Para Boixo, la principal limitación para lograr avances en este campo es el ‘hardware’. “Los cúbits actuales dependen de entrelazamientos cuánticos que hoy sólo son tecnológicamente viables a temperaturas bajísimas, muy cercanas al cero absoluto, y con una gran propensión a errores”, afirma. Además, los ordenadores cuánticos disponibles para los investigadores solo sirven para probar algoritmos en problemas pequeños. Se espera que esto cambie en los próximos años y que la computación cuántica tenga un fuerte impacto en industrias como la manufacturera, farmacéutica y la banca.

“Los que apuesten hoy por el talento y la investigación en computación cuántica serán quienes dentro de diez años puedan cosechar los beneficios y las recompensas que traerá consigo”

Por parte de BBVA, Escolástico Sánchez, líder de la disciplina de Investigación y Desarrollo en la unidad de Nuevos Negocios Digitales (NDB), explica que los desarrollos de esta tecnología durante la próxima década tendrán una gran repercusión en el sector financiero: “Va a tener un impacto tremendo: en el campo de las comunicaciones, la ciberseguridad, los equipos de detección, el funcionamiento de internet, la logística de la cadena de suministro, la exploración científica y, por supuesto, las finanzas”. Según el experto, estos avances tendrán también un efecto en la computación clásica, y en consecuencia, la forma en la que las personas interactúan digitalmente cambiará debido al nuevo paradigma cuántico. “Por supuesto, para entonces también habremos creado el ‘hardware’ necesario para aprovechar el potencial de la tecnología. Los que apuesten hoy por el talento y la investigación en este campo serán quienes dentro de diez años puedan cosechar los beneficios y las recompensas que traerá consigo esta tecnología”, añade.

‘Blockchain’

Tanto empresas como compañías públicas se encuentran inmersos en un periodo de exploración para determinar el potencial de ‘blockchain’, entender sus límites y delimitar los espacios regulatorios en los que podrá operar. El ‘blockchain’ o cadena de bloques es una base de datos de la que todos los usuarios guardan una copia. Es decir, es un libro de registro inmutable que contiene la historia completa de todas las transacciones que se han ejecutado en la red.

En los próximos años se espera que esta tecnología, que descentraliza la gestión y elimina los intermediarios de cualquier transacción, permita que las operaciones bancarias se realicen de manera más rápida y con más seguridad. Según Carlos Kuchkovsky, responsable de Investigación y Desarrollo, y Tecnología, de la unidad de Nuevos Negocios Digitales (NDB), en 2019 se han producido algunos avances que señalan el grado de madurez que están alcanzando algunas iniciativas en este sentido, y que pueden tener un gran impacto en el sector financiero en los próximos 10 años. Por ejemplo, proyectos como Libra de Facebook y las divisas digitales de los bancos centrales, han animado el debate y despertado un gran interés por parte de organizaciones reguladoras.

No obstante, Kuchkovsky recuerda que en 10 años, probablemente “ya no estaremos hablando de ‘blockchain’ en sí, sino de una sociedad “totalmente digital, gracias a la llamada web 3.0”. En este sentido, destaca que los desarrollos en finanzas abiertas (‘open finance’), aplicaciones descentralizadas (DApps) y las finanzas descentralizadas (DeFi), junto con, blockchain’ y otras tecnologías exponenciales como el internet de las cosas y la inteligencia artificial, “tendrán un impacto significativo y positivo sobre cómo la banca puede ser cada vez más inclusiva y al mismo tiempo contribuir más a la sostenibilidad”.

“‘Blockchain’ tiene el potencial de acabar con los intermediarios en todas las industrias, pero sobre todo puede generalizar el acceso a los servicios financieros, y hacer realidad la transición hacia una sociedad en la que los datos no están separados en silos, sino en la que exista una ‘atmósfera de datos’, gracias a la cual todas las personas puedan beneficiarse del potencial de la inteligencia artificial de una manera justa y que genera confianza”, concluye.

Otras historias interesantes