Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Opinión 01 abril 2019

El mundo es cada vez más pequeño, pero la creación global de BBVA crece

“BBVA cree que su futuro pasa por convertirse primero en un banco digital y, en última instancia, una empresa digital que operará, con toda probabilidad, en una economía global descentralizada”. Rob Brown, responsable global de Marketing, Diseño y Negocio Responsable en BBVA, expone en este artículo su visión sobre el futuro global de BBVA.

En esta afirmación hay muchas palabras con una gran carga semántica, palabras íntimamente relacionadas con la manera en que BBVA pretende consolidar su posición y servir a sus clientes y empleados. Pero empecemos con estas dos: digital y global.

La digitalización es importante para el negocio porque BBVA cree firmemente que la tecnología es un catalizador del progreso social. Como empresa, BBVA ha invertido mucho —tanto desde un punto de vista financiero, como de recursos, tiempo y compromiso humano— para asegurarse de que tiene a su alcance las últimas tecnologías para dar servicio a todos los que utilizan sus servicios bancarios.

De hecho, en el propósito de BBVA —poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era— la tecnología, así como el uso que de ella podemos hacer, cobran especial relevancia. Un ejemplo de ello es la aplicación de banca móvil de BBVA, que no ha sido nombrada la mejor del mundo tan sólo por tener un diseño muy cuidado, o por facilitar las consultas de saldo, sino porque es el resultado de grandes esfuerzos que van mucho más allá.

“BBVA puede ayudar de manera activa a sus clientes a gestionar su situación financiera de una manera más efectiva y eficiente”

Por un lado, este reconocimiento ha sido posible gracias al profundo conocimiento del negocio bancario que posee BBVA. Un ejemplo que lo pone de manifiesto es que en BBVA sabemos que hay 973 “cosas” que la gente espera que su banco le permita hacer (algo que muy pocos otros bancos se han llegado ni siquiera a cuestionar). Y, en segundo lugar, se debe a nuestra determinación por hacer posible que los clientes sean capaces de hacer el máximo posible de estas cosas desde los canales digitales. Algo que hemos conseguido además mejorando continuamente la manera en que funcionan, reconstruyendo, iterando y recabando opiniones de nuestros usuarios constantemente.

En tercer lugar, es resultado de nuestra capacidad de adelantarnos a las necesidades de nuestros clientes con servicios como Bconomy, que nos permite predecir la salud financiera de cada usuario de cara al mes entrante, en función no sólo de sus datos, sino de los de todos nuestros clientes con un perfil similar. Como resultado, BBVA puede ayudar de manera activa a sus clientes a gestionar su situación financiera de una manera más efectiva y eficiente, ahorrándoles tiempo y estrés en lo relativo a su dinero y, en última instancia, asesorándoles a la hora de tomar decisiones que les permitirán ahorrar dinero.

De BBVA al mundo

Pero lo realmente extraordinario sucede cuando cogemos esta aplicación y la ponemos a disposición de todos los clientes de BBVA a nivel mundial. Lo que nos lleva a la segunda palabra clave: global.

Para que BBVA pueda cumplir su objetivo de funcionar como una empresa digital realmente global, es necesario cambiar la manera en la que trabajamos para incorporar este tipo de procesos homogéneos que ya utilizan las empresas digitales.

Amazon, Google, Facebook o Netflix ofrecen la misma experiencia a sus usuarios, independientemente del país desde el que accedan a sus servicios, y esto ha sido su gran acierto. En un mundo digital, las fronteras geográficas no deben dictar la calidad del servicio que se recibe, sino al contrario. En banca, la mayoría de los clientes quieren poder hacer el mismo tipo de cosas. Además, esta necesidad no hace más agudizarse a medida que avanzamos y nos involucramos más y más en la vida de nuestros clientes; ofreciéndoles una conexión más profunda con sus datos, sincronizándolos también con sus datos no financieros para sacar más provecho de ellos; mientras pasamos a operar a través de principios abiertos y descentralizados (conectando a los clientes con terceros y prestándoles servicios directamente).

“BBVA se asegurará de disponer de una marca y un logo optimizados para el mundo digital”

BBVA está haciendo todo esto posible a través de su agenda única de desarrollo (Single Development Agenda, SDA), que facilita el lanzamiento de productos como la plataforma de desarrollo móvil global lanzada en México el año pasado, la plataforma de intercambio de divisas, BBVA Invest o el trabajo internacional de BBVA en el ámbito de los pagos invisibles.

Pero, aparte de mejoras tangibles para sus clientes, para BBVA también se están derivando multitud de mejoras de todo este proceso, ya sea en forma de conjuntos de datos que le permiten entender mejor a aquellos a los que da servicio, eficiencias de escala, o un mejor conocimiento de la manera en que funciona la organización.

De cara al futuro, BBVA va a trabajar más por ser incluso más global, prestando, por ejemplo, mayor atención a cómo se posiciona externamente. Y como ya hacen las marcas realmente globales, BBVA se asegurará de disponer de una marca y un logo optimizados para el mundo digital a través del cual interactúa cada vez más con tanto sus clientes como sus empleados.

En última instancia, se trata de convertirse en el mejor aliado, el más relevante, de todos sus empleados, clientes y socios, independientemente del país en el que se encuentren, y de permitirles elegir la manera de relacionarse con el banco que más les convenga.

Pero lo que está claro es que el mundo cambia, y que BBVA también tiene que cambiar para seguir Creando Oportunidades.

Otras historias interesantes