Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis y opinión 28 mar 2019

Pemex requiere medidas decisivas para evitar la baja de su calificación crediticia

Petróleos Mexicanos enfrenta una difícil etapa financiera como reflejo de 15 años de una importante caída en la producción petrolera. Carlos Serrano Herrera, economista jefe de BBVA Bancomer, plantea en su columna del periódico El Financiero “¿Cómo evitar la bajada en la calificación de Pemex?” una serie de medidas que apuntan a prevenir una reducción en la calificación crediticia que significaría la pérdida en el grado de inversión.

Serrano explica que se debe cambiar el modelo de negocios con el que opera la paraestatal y sugiere que son dos las medidas principales que se deben adoptar “para que se pueda aspirar, en el mediano plazo, a aumentar la plataforma de producción petrolera y para mejorar el perfil financiero de Pemex”. Destaca que la primera está basada en reanudar las asociaciones con empresas privadas para incentivar la inversión y aumentar la producción.

El economista expone que el gobierno federal debe considerar las subastas de campos de aguas profundas, donde existe mayor potencial para extraer petróleo y precisa que “Pemex no tiene ni los recursos de inversión que se requieren para explotarlos ni la experiencia necesaria” y se podrían generar recursos para el gobierno. En cuanto a la segunda medida, Serrano detalla que es mejor “no destinar más fondos de inversión a la refinación de gasolina, actividad en  la que se pierden unos 100,000 millones de pesos al año” y que lo más recomendable es invertir en energías limpias y renovables.

“No destinar más fondos de inversión a la refinación de gasolina, actividad en la que se pierden unos 100 mil millones de pesos al año”

Asimismo, el economista jefe manifiesta que en el corto plazo también existen acciones para mejorar la situación financiera de la paraestatal, evitar una reducción en la calificación crediticia y por consecuencia la pérdida en el grado de inversión y afirma que “esto tendría consecuencias negativas, ya que un porcentaje importante de los tenedores de la deuda de Pemex tendría que liquidar su posición, lo que traería episodios de estrés para el sistema financiero y una pérdida de credibilidad hacia el país en general”.

La primera medida a la que se refiere Serrano es que Pemex no emita deuda mientras su perfil financiero no mejore, por lo que sugiere que es más recomendable que la deuda la emita el gobierno federal y la aporte al capital de Petróleos Mexicanos o contemplar comprar deuda de Pemex en los mercados, pues “permitir que Pemex siga emitiendo va a significar un aumento significativo en el costo de servicio de deuda en los próximos años”.

La segunda medida que se puede adoptar de acuerdo con el economista es “que el gobierno federal otorgue la garantía de pago a toda la deuda de Pemex” y argumenta que aun cuando ambas medidas podrían considerarse poco deseables porque presionarían la deuda del país, se debe recordar que “los mercados y las calificadoras ya consideran a Pemex dentro de la deuda pública”. Para Serrano es imprescindible que el gobierno federal tome medidas que permitan cambiar las condiciones financieras de Pemex y evitar la baja en la calificación crediticia.

La colaboración completa para el periódico El Financiero se publicó el 28 de marzo de 2019 y puede consultarse en este Link.

Otras historias interesantes