Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

'Ser pilo paga' para cerca de 300 jóvenes del Pacífico colombiano

Educapazcífico es un programa que en el marco de sus acciones de responsabilidad social corporativa desarrolla BBVA Colombia en alianza con la Corporación Manos Visibles y con el apoyo de la Universidad Icesi en Quibdó, Buenaventura y Tumaco. Este programa busca potenciar la formación de los jóvenes estudiantes de bajos recursos que están terminando su bachillerato con el fin de que puedan tener posibilidades de acceder a las mejores universidades del país.

El programa ‘Ser pilo paga’, una iniciativa gubernamental que premia las capacidades intelectuales y el desempeño académico de los estudiantes de bachillerato de bajos ingresos con el otorgamiento de becas completas para ingresar a las mejores universidades del país, cuyos costos por semestre oscilan entre los 12 y 16 millones de pesos (aproximadamente unos 4.000 euros), exige el cumplimiento de unos requisitos entre los que se destacan pasar los exámenes de estado o pruebas Saber y tener unos promedios académicos sobresalientes en la secundaria.

Tradicionalmente, las posibilidades de acceder a este programa y a otros de excelencia académica por parte de los estudiantes de Quibdó, Buenaventura y Tumaco, las ciudades en las que se concentra la mayor población estudiantil del Litoral Pacífico, fueron siempre muy escasas. La primera selección de ‘Ser pilo paga’ en esta región solo encontró 16 estudiantes en 2015 frente a más de 10.000 de otras regiones que fueron beneficiados con el programa.

Educapazcífico

En 2016, BBVA Colombia y la Corporación Manos Visibles llevaron a esta región Educapazcífico, que con el apoyo académico y pedagógico de la Universidad Icesi, de Cali, busca cerrar las brechas educativas del Pacífico a través del fortalecimiento académico y pedagógico de estudiantes y docentes en las materias que presentaban mayores falencias, como lenguaje, ciencias y matemáticas, en 20 instituciones educativas de Tumaco, Buenaventura y Quibdó.

El resultado de ese fortalecimiento académico se refleja en que 109 ‘Pilos Pacífico’ (el 37% de los 292 pilos beneficiarios de estas tres ciudades) son de 16 de las 20 instituciones educativas del programa. Entre 2015 y 2017 el programa multiplicó por 3,43 el número de estudiantes pilos que cumplieron con el puntaje mínimo.

Fotografía de Jóvenes de Buenaventura a la U. Nacional, gracias a Educapazcífico

Estudiantes de Buenaventura beneficiadas con el programa Educapazcífico.

Un nuevo comienzo

Este 2018 inició escribiendo un nuevo capítulo de las vidas de Lauren Micolta, María del Mar Riveros, Jhoiner Javier Ramos, Juan Esteban Aristizábal, y Doris Caicedo. Hoy son parte de los pilos Pacífico que lograron ingresar a la universidad para estudiar lo que siempre soñaron.

Para Lauren Micolta, estudiante de primer semestre de Derecho de la Universidad Nacional y oriunda de Buenaventura, el estar en Bogotá ha sido una gran experiencia porque le ha dado la oportunidad de interactuar con muchas personas y conocer más culturas.

Aunque todos extrañan su terruño, Bogotá se ha convertido en una gran aventura por la variedad que la ciudad ofrece en cuanto a entretenimiento y cultura. Aparte de estudiar para lograr las metas que tienen propuestas, los fines de semana buscan la manera de conocer siempre un nuevo lugar. Ya han visitado Monserrate, centros comerciales y no podía faltar el tour por los museos, y al terminar, siempre piensan en el plan de la siguiente semana.

Estudiantes del Pacífico colombiano

Estudiantes del Pacífico colombiano beneficiados con el programa Educapazcífico que resultaron favorecidos con una beca del programa del gobierno nacional 'Ser pilo paga' y que ahora realizan sus estudios superiores en las mejores universidades de Bogotá.

Lejos de casa

“Toda la ciudad ha sido un reto”, asegura María del Mar, estudiante de Administración de Empresas, también de la Universidad Nacional y egresada de la Institución Normal Superior Juan Ladrilleros, de Buenaventura.

“En Bogotá todo empieza muy temprano y la ciudad no duerme, es una ciudad intensa, con una variedad de actividades que me sorprende, y en cuanto a lo académico, el ritmo de estudio es muy diferente: mucha lectura, trabajo en equipo y hay que investigar todo el tiempo. Esto tal vez es lo más difícil que me ha tocado y el proceso de adaptación ha sido bastante fuerte, pero no importa, lo importante es llegar a mi meta: convertirme en una gran administradora de empresas y trabajar por mi territorio”, afirma María del Mar.

Jhoiner Javier, con tan solo 16 años, logró ingresar a la Universidad de los Andes. Un adolescente de buen humor que sueña con ser el mejor ingeniero industrial del país. “Quiero a través de mi carrera enfocarme por la línea logística de videojuegos y dirigir una empresa”, comenta.

Por su lado, Juan Esteban o ‘Juanes’, como lo llaman sus amigos, estudia Cine y Televisión, en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, y ya tiene una visión de a dónde quiere llegar. “Sueño con cambiar la perspectiva que se tiene del cine colombiano a nivel mundial, y también cambiar esa imagen que tienen los extranjeros sobre nuestras series y programas de televisión, resaltando lo bueno que tenemos: nuestra cultura. Además, me gustaría irme por el lado del cine de acción y trabajar en Hollywood”, señala.

El Pacífico colombiano es una región en la que BBVA está creando oportunidades para que estudiantes y maestros consoliden sus conocimientos y fortalezcan sus competencias, acciones necesarias para poder acceder a los diferentes programas que abren las puertas de las mejores universidades del país en los que las nuevas generaciones se están formando en busca de un mejor futuro.

Otras historias interesantes