Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad 24 ago 2016

Pokémon Go, el juego de realidad aumentada que tiene más tiempo de uso que Whatsapp y pisa los talones a Twitter en Estados Unidos

Santiago Romero (BBVA Creative)

Hazte con todos‘. Así rezaba la musiquilla pegadiza con la que hace 20 años apareció el fenómeno Pokémon. Ahora, la aplicación Pokémon Go vuelve con más fuerza que nunca en lo que está suponiendo un terremoto en los mercados de Estados Unidos, Japón, Australia, Nueva Zelanda y recientemente España, únicos lugares en los que, de momento, se puede descargar.

Millones de gamers están perdiendo la cabeza en la busca y captura de todas las criaturitas que en los años 90 encandilaron a toda una generación. En este nuevo juego el objetivo ya no es ser un entrenador Pokémon que recorre pantallas virtuales en las consolas; los smartphones, y sus cámaras se convierten en los grandes protagonistas.

El videojuego, descargable tanto para iOS como para Android, saca todo el jugo posible a las tecnologías actuales: el GPS y la cámara serán los mejores aliados de los jugadores. A través de ellos, el mundo real se convierte en un enorme mapa en el que se puede capturar y entrenar a las famosas criaturas.

Acaba con el sedentarismo ya que obliga a los jugadores a explorar el entorno en el que habitan. Todo ello mediante la realidad aumentada. Y te preguntarás, ¿qué es la realidad aumentada? “Consiste en una visión a través de un dispositivo tecnológico, directa o indirecta, de un entorno físico del mundo real, cuyos elementos se combinan con elementos virtuales para la creación de una realidad mixta en tiempo real”.

Parecida a la realidad virtual pero distinta ya que no se aísla de la realidad y es netamente virtual. Es el entorno real mezclado con lo virtual. Algo sencillo que ha dejado de ser algo exclusivo de unos pocos techies para ponerlo al servicio del ocio y disfrute de muchos. Con ello, los jugadores recorren las calles a modo de mapa virtual y cuando detectan un Pokémon solo tienen que usar la cámara para tenerlo en la palma de su mano.

 

La tecnología hace que incluso el móvil llegue a tener un segundo plano ya que da una sensación grande de realidad. Ese simpático monstruito de la GameBoy de antaño ahora se mueve a nuestro alrededor. Usando la pokeball con un movimiento de dedo interaccionamos con él y lo reclutamos.

Un nivel de realismo importante y un juego que te obliga a salir a la calle en busca de otros, gimnasios donde poder competir y objetos variados. Sí tiene en común con aquellos años 90 el poder de convocatoria en torno al juego. Antes, los niños se agrupaban en torno a una consola, ahora lo hacen en reuniones para intentar cazarlos.

Esa realidad aumentada es la que le da ese toque de realismo y todo ello gratis. Simplemente hace falta un smartphone, muy extendido entre la población, y descargarse la app. Algo que hicieron el 5,16 % de todos los dispositivos de Android de Estados Unidos durante los primeros días. Cifras superiores a las conseguidas, por ejemplo, por aplicaciones tan extendidas como Tinder.

Pero, además, su uso es muy alto. El 60 % de quienes la descargaron la utilizan todos los días. Según cifras del portal especializado Similarweb, cerca del 3 % de todos los usuarios de Android en Estados Unidos la tienen instalada. Datos que la dejan a medio punto porcentual de los usuarios totales que tiene Twitter en aquel país.

Pokemon Go vs. usuarios de Twitter en Estados Unidos | Imagen: similarweb.com

Pokemon Go vs. usuarios de Twitter en Estados Unidos | Imagen: similarweb.com

En el uso, golea a las grandes aplicaciones como WhatsApp, Instagram o Snapchat. Los usuarios de Pokémon Go le dedican 43 minutos y 23 segundos de media cada día, superando los 30 minutos y 27 segundos de la app de mensajería o los 25 minutos y 10 segundos de la de fotografía.

En definitiva, una nueva forma de relacionarnos con nuestro entorno a través de un videojuego. Evidentemente, no es el único caso pero sí el primero que adquiere tanta trascendencia. Existen otros juegos como Ingress, creado por Niantic, la misma empresa que ha creado el nuevo juego de Nintendo; Invizimals, el primer juego de cartas que da vida a sus personajes; o proyectos iniciales como ‘Google Glass‘ que intentó cambiar la pantalla de los smartphones por widgets que mezclaban lo real con lo virtual.

Todo un fenómeno que también tiene su lado negativo, fruto de los despistes de ir siempre mirando al móvil o por la colocación de las figuras en puntos variopintos. Pero más allá de eso, Pokémon Go aúna tecnología y entorno y es para todos los públicos.

Otras historias interesantes