Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Coronavirus Act. 26 oct 2020

¿Qué ayudas pueden solicitar los emprendedores y autónomos españoles afectados por la crisis del coronavirus?

Mónica Coca (Colaborador externo)

El estado de alarma en España ha impactado gravemente a miles de emprendedores y autónomos que se han visto obligados a reducir o detener su actividad, o incluso cerrar temporalmente sus negocios. Las diversas ayudas y medidas que se han puesto en marcha en el ámbito público y privado buscan apoyar a un colectivo que es clave para la economía del país.

Mantener unas finanzas saneadas es todo un desafío para aquellos emprendedores y autónomos que han visto su actividad afectada por la irrupción de la pandemia global. Esta es una recopilación de algunas de las medidas principales impulsadas hasta la fecha para aliviar la situación financiera de miles de profesionales. 

Cese de actividad 

Esta medida se conoce como el “paro de los autónomos” y es obligatoria desde el 1 de enero de 2019 por el decreto-ley 28/2018. Hasta esa fecha, el autónomo podía elegir si quería o no cotizar por ella. La cuantía está basada en la media mensual de cotización de los últimos seis meses. Para poder optar a esta prestación es necesario estar al día en los pagos a la Seguridad Social y haber estado dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) el 14 de marzo, día en que dio comienzo el estado de alarma.

Aplazamientos fiscales y cotizaciones

Hacienda permite que las empresas y los autónomos puedan aplazar hasta 30.000 euros en el pago de impuestos en un máximo de seis meses, con los tres primeros de carencia. Esta medida abarca desde el 14 de marzo y hasta el 30 de mayo de 2020, ambos inclusive. El aplazamiento corresponde a las retenciones e ingresos a cuenta (modelos 111, 115 y 123), pagos fraccionados del IRPF (modelos 130 y 131), Impuesto de Sociedades (modelo 202) y declaración trimestral de IVA (modelo 303).

El aplazamiento de impuestos incluye, en el caso de los autónomos, las deudas con la Seguridad Social para aquellos ingresos que tuvieran que realizar entre abril y junio, aplicando un 0,5% de intereses. También puede solicitarse para las cuotas de la Seguridad Social de mayo, junio y julio de 2020 que podrán pagarse en noviembre y diciembre de 2020 y enero de 2021, junto a las cuotas correspondientes a esos meses.

Los autónomos en aislamiento preventivo a causa del coronavirus o que sufran la enfermedad, se consideran en situación de baja laboral por accidente de trabajo y no por enfermedad común. Este cambio supone recibir el 75% de su base de cotización en la prestación y el cobro de la misma tendría lugar desde el primer día y no desde el cuarto, que es lo habitual cuando se considera que la baja es por enfermedad.

Medidas para aliviar la carga financiera

Los profesionales por cuenta propia y los empresarios que han tenido que cerrar sus negocios debido a esta crisis podrán acceder, si así lo desean, al rescate de sus planes de pensiones. Además, los autónomos más vulnerables tendrán la oportunidad de solicitar el aplazamiento de los pagos de las hipotecas, tanto de la vivienda como de los inmuebles relacionados con su actividad (locales, oficinas, etc.), así como de los préstamos al consumo.

Por otro lado, aquellos que hayan visto sus ingresos reducidos en un 75% podrán acogerse al bono social y solicitar un descuento en el pago de las facturas de gas y electricidad.

Más crédito para emprendedores y autónomos

En España, BBVA ha puesto a disposición de pymes y autónomos un fondo de hasta 25.000 millones de euros en líneas de crédito para mitigar el impacto económico del coronavirus especialmente dirigidas a pymes y autónomos.

Asimismo, el Gobierno ha puesto en marcha, a través del Instituto Oficial de Crédito (ICO) una Línea de Avales COVID-19 de hasta 100.000 millones de euros destinada a hacer frente a la caída de ingresos de autónomos y empresas. Su objetivo es mantener el empleo y minimizar los efectos económicos de la crisis sanitaria. De esta forma, se cubren los nuevos préstamos y otras modalidades de financiación, además de las renovaciones que conceden las entidades financieras para que empresas y autónomos atiendan necesidades financieras como los pagos de salarios, facturas pendientes de proveedores, alquileres, suministros, etc.

El aval garantiza el 80% del principal de las nuevas operaciones de financiación y renovaciones en el caso de autónomos y pymes. Para el resto de empresas, que no tengan la consideración de pyme, el aval cubrirá el 70% en el caso de nuevas operaciones de préstamo y el 60% para renovaciones. Esta financiación no da cobertura a conceptos distintos al principal de la operación, tales como pago de intereses, comisiones u otros gastos inherentes a las operaciones.

Los autónomos y empresas interesados pueden consultar todos los detalles de esta línea de avales en la página web del Instituto Oficial de Crédito (ICO). Si desean solicitarlos, deberán dirigirse a sus entidades financieras que son las encargadas de decidir sobre la concesión de la financiación al cliente de acuerdo con sus procedimientos internos y políticas de concesión y riesgos. BBVA ha apoyado a través de las líneas ICO avaladas por el Estado, a pymes, autónomos y empresas a través de más de 60.000 operaciones. A futuro, BBVA seguirá participando activamente en los nuevos tramos que el Gobierno habilite.

Con el objetivo de mitigar los efectos del coronavirus y apoyar la recuperación del tejido empresarial, BBVA ofrece esta financiación adaptada a las necesidades de pymes, empresas y autónomos. Estas son sus principales características:

  • Plazo de hasta 5 años con un año de carenciapara los vencimientos de financiación a largo plazo.
  • Mantenimientodel importe para financiación de circulante.
  • Liquidez adicional para que se puedan afrontar otros compromisos como pago de nóminas, tributos o proveedores.
  • Formalización lo más rápida

De esta forma, los profesionales que soliciten esta financiación podrán afrontar los costes básicos para mantener el negocio y el empleo en estos momentos tan complicados.

Además de esta opción, BBVA ofrece otras vías de apoyo y financiación de emprendimientos a través de iniciativas como BBVA Momentum. Este programa de 5 meses, dirigido a empresas sociales, ofrece formación, acompañamiento estratégico, financiación, colaboración, networking y visibilidad para sus participantes. Desde su nacimiento en 2011, el programa ha acelerado el crecimiento de 684 empresas sociales en seis países: Colombia, España, Estados Unidos, México, Perú y Turquía.

Otras historias interesantes