Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Hay razones para mantener y potenciar los resultados del TLCAN

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se encuentra en la cuarta de las siete rondas pactadas de la renegociación para mantener su vigencia entre los tres países integrantes, Canadá, Estados Unidos y México. Desde antes que se llevara a cabo este proceso de acuerdos, el TLCAN ha estado acompañado por las constantes aseveraciones del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sobre su carencia de beneficios para esta economía; sin embargo, son más las posturas que difieren de estos ataques e invitan al análisis.

Carlos Serrano Herrera, economista jefe de BBVA Bancomer en su columna publicada en el diario mexicano El Financiero, titulada “Antes y después, el TLCAN resulta favorable para las tres economías” hace referencia a la retórica de Trump que empieza a “contagiar” a algunos miembros de su gobierno para llevarlos hacia un enfoque negativo sobre el Tratado y su efectividad en la economía estadounidense, por el hecho de que Estados Unidos tiene un déficit comercial con México, a lo que Serrano define como “concepciones erróneas, sin ninguna lógica económica e incapaces de sostener este argumento”.

Serrano expone que contrario a la idea que mantiene el presidente estadounidense de que “exportar es bueno e importar es malo; o que un déficit comercial es algo malo y un superávit algo positivo”, considera que las exportaciones e importaciones pueden crear bienestar económico, pues los países que importan más provocan que los consumidores adquieran bienes que son de menor precio o mayor calidad, porque ésas son las razones que genera la compra.

Poner especial atención en si un país tiene déficit comercial o no, aseguró el economista, no es una razón para medir el impacto del TLCAN, por el contrario, debe observarse qué tanto ha crecido el comercio total entre los países miembros, es decir, la suma de sus exportaciones e importaciones. Si en Estados Unidos hicieran un análisis sobre el comportamiento de su comercio con México, el resultado arrojaría que se ha multiplicado desde la firma del TLCAN, aun sosteniendo que solo las exportaciones son buenas y sin él podrían disminuir.

Si Estados Unidos realizara un análisis del comportamiento de comercio con México, el resultado arrojaría que se ha multiplicado desde la firma del Tratado”

Serrano destaca que Estados Unidos mantiene un déficit comercial con todo el mundo, no solamente con México y la explicación es ajena a los acuerdos comerciales, tiene una base macroeconómica que se define como que “Estados Unidos ahorra menos de lo que invierte”, sin que este déficit de cuenta corriente signifique algo negativo; puede considerarse positivo para un país, siempre y cuando las inversiones se orienten a aumentar la capacidad productiva de la economía.

También explica que el déficit comercial de EUA con México “no refleja la naturaleza de la relación comercial entre ambos países”, poniendo como ejemplo que las manufacturas representan alrededor del 85% del comercio entre ambos, sin ser exportaciones puras de un país al otro, pues son productos elaborados por los dos en complejas cadenas de valor. Otro ejemplo sucede en la industria automotriz, donde México es la última cadena en el eslabón de producción de productos manufactureros; cuando se venden a EUA se registran contablemente como exportaciones mexicanas, pero fueron elaborados en los dos países.

El reciente informe Situación Regional Sectorial, desarrollado por el área de estudios económicos de BBVA Bancomer muestra que las exportaciones manufactureras de México a Estados Unidos contienen en promedio 44% de insumos estadounidenses, razón suficiente para confirmar en palabras de Serrano que “el TLCAN ha sido un factor determinante para que los sectores de manufacturas de Estados Unidos y México desarrollen cadenas de valor que les permiten ser más competitivos”.

El TLCAN ha sido un factor determinante para que los sectores de manufacturas de Estados Unidos y México desarrollen cadenas de valor que les permiten ser más competitivos”

Aún existe un trecho en las negociaciones del TLCAN, que hoy apuntan más a demostrar que en el pasado ha sido de gran impacto y beneficio para los tres países. En el presente debe impulsar la toma de decisiones importantes para el crecimiento de estas economías y para el futuro representa los grandes retos que tendrán que tomar Canadá, Estados Unidos y México en el terreno del comercio.

La colaboración completa para el periódico El Financiero se publicó el 13 de octubre de 2017 y puede consultarse en este Link.

Otras historias interesantes