La Ruta BBVA ha conocido la antigua ciudad maya de Calakmul, hoy en ruinas. Fue una de las ciudades mayas más importantes del Yucatán. Rival de Tikal, en la actual Guatemala, logró superarla y pasó a ser el principal foco del comercio en la península. Al igual que otros asentamientos mayas, y sin una explicación clara, fue abandonado a la naturaleza antes de la llegada de los españoles. A la visita de los expedicionarios de Ruta BBVA no ha faltado Chaak, el dios de la lluvia.

La expedición 2016 prosigue su periplo por la península de Yucatán, en un acercamiento único a la cultura maya. Los 180 estudiantes han visitado uno de los centros arqueológicos más imponentes de la región. Se trata de la antigua ciudad de Calakmul, que durante los siglos VI y VII concentró el poder, no solo territorialmente sino también en cuanto a innovación se refiere. En su máximo esplendor, la ciudad pudo llegar a tener 70 km² de extensión con construcciones que rondaban los 60 metros de altura.

La expedición 2016 ha visitado las ruinas de la antigua ciudad maya de Calakmul

Ángel Colina-Ruta BBVA

Una imponente vegetación recibe a los visitantes que se acercan a conocer las ruinas. El calor de los últimos días cambia por un cielo encapotado que anuncia lluvias. Los ruteros reciben la noticia con entusiasmo después de varias jornadas de sol y humedad sofocantes. Antes de llegar a los primeros templos, un trueno anuncia la llegada de la tormenta.

Las hileras de expedicionarios se cubren de amarillo por sus capas de lluvia. Chaak, una de las deidades más importantes de la cultura maya, presenta sus respetos a la Ruta BBVA. El dios de la lluvia descarga toda su energía sobre los ruteros que viven la experiencia como una de la mejores del viaje.

 

Porque todo lo que sube, tiene que bajar #RutaBBVA #jóvenesporunfuturomejor #BBVA #RutaBBVA2016 #expedición2016 #aventura #emprendimiento #yosoyrutero #Yucatán #México #Calakmul

Un vídeo publicado por Ruta BBVA (@rutabbva) el

Tras un complicado ascenso a la pirámide principal, la vista recompensa el esfuerzo. Un mar verde de vegetación se extiende hasta donde alcanza la vista. El resto de pirámides asoma por encima de las copas de los árboles. La lluvia termina de crear una estampa mágica, que se rompe cada tanto por los truenos que resuenan en la nada. Chaak está encantado de volver a ver Calakmul lleno de vida.

Chaak, el dios de la lluvia, y las imponentes vistas han hecho de esta etapa de Ruta BBVA una experiencia única

Cristóbal Baeza

Comunicación corporativa