Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 23 jul 2018

Cómo un seguro puede garantizar a sus hijos gastos diversos a futuro

Una preocupación común entre los padres y madres es garantizar el futuro de los hijos, tanto en sus necesidades materiales como en su formación. Cuando los tipos de interés estaban al alza, la opción más escogida por muchos era una cuenta de ahorro que se abría a nombre de cuando los descendientes eran pequeños y que pudieran recurrir a la misma con el paso del tiempo.

Juega con el simulador de seguros de BBVA

Tal vez ha sido cada vez menos usual una alternativa que cobra importancia en estos tiempos de bajos tipos de interés, casi en negativo. El seguro dotal es una alternativa, ya que es prácticamente una herencia en vida para los descendientes y que podría ser hasta una alternativa en los planes de ahorro para el futuro.

Este tipo de seguro garantiza la entrega de una cantidad de dinero fijada desde su contratación al transcurrir un plazo determinado. Mediante esta fórmula se puede garantizar la educación de los hijos a futuro, como cuando puedan cursar los estudios universitarios, o generar un ahorro a futuro para otras necesidades.

A diferencia de otros seguros de vida, el cobro del seguro dotal no está condicionado al fallecimiento de los contratantes. Por lo común, en este tipo de seguros se pagan unas cuotas periódicas fijas, hasta alcanzar la meta acordada con la compañía aseguradora. Esa meta puede ser tanto monetaria como temporal, aunque también es posible el pago de una prima total o de realizar depósitos eventuales, como en una cuenta de ahorro.

Algunas compañías aseguradoras comercializan este tipo de seguros bajo otras denominaciones que pueden llevar a confusión al cliente. En algunos casos, estas pólizas pueden venderse bajo la calificación de los motivos que llevan a su contratación, como educación, universidad o ahorro.

Dos modalidades

Con independencia de la denominación de este tipo de pólizas, los seguros dotales se pueden diferenciar en dos grandes grupos. Por un lado, aquellos con carácter temporal o los que se consideran como mixtos.

En el caso de los primeros, la finalidad es garantizar el futuro financiero del beneficiario en un plazo determinado. El contratante puede elegir el plazo que más convenga a sus planes o necesidades. De esta manera, se puede determinar que el hijo se beneficie del mismo al cumplir la mayoría de edad o en otro momento en el que pueda beneficiarse.

El seguro dotal mixto es más preventivo, ya que si el contratante llegara a fallecer antes del plazo estipulado, los beneficiarios recibirían el monto total de la prima asegurada. Eso sí, ese beneficio o garantía conlleva unas cuotas fijas más elevadas y supone una diferenciación en las pólizas.

El seguro mixto completo permite al contratante que al vencerse el plazo en vida, tiene derecho a un porcentaje de los rendimientos de la póliza contratada. En el mixto simple, el beneficiario recibe la cantidad acordada en caso de fallecimiento del contratante antes de la fecha del vencimiento del contrato.

El seguro dotal mixto revalorizable permite que se incremente el valor asegurado cada año, aunque comparte las características del mixto simple. En el caso del mixto variable, el asegurado puede fijar un plazo y en caso de sobrevivir a dicho periodo, podrá recibir porcentajes determinados de la suma asegurada.

¿Buscas un Seguro?

Otras historias interesantes