Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Sép7imo Día, el show de Cirque du Soleil maravilla al público porteño

Buenos Aires ya vivió sus primeras 10 noches de rock, circo, música, acrobacias, asombro y nostalgia. Le esperan otras 60 para maravillarse con la puesta de los artistas de la compañía canadiense que celebra a Soda Stereo, una de las bandas de rock en español más importantes de todos los tiempos.

“Séptimo Día – No descansaré” es el nombre de este show único con el que Michel Laprise, director del Cirque du Soleil a cargo del espectáculo, se propuso “llegar al corazón de Soda Stereo”. Y lo logró.

La puesta circense se ensambla armoniosamente con la escenografía, el vestuario, la iluminación y la energía del público para maravillar a los presentes sin quitarle protagonismo a la estrella de la noche: la música, esas canciones que marcaron a fuego a los adolescentes —hoy adultos– de la Argentina y de toda la región.

El show, para el que ya se han vendido 500.000 entradas, 50% con Tarjetas BBVA Francés, es resultado del trabajo de 35 acróbatas, 43 artistas y 13 creativos. Luego de las más de 70 funciones —muchas ya agotadas— en Buenos Aires, 20 containers trasladarán a Córdoba la pecera, la flor gigante y los otros artefactos que salen a escena. Así, tal como hacían Charly Alberti, Gustavo Cerati y ‘Zeta’ Bosio, la música ligera de Soda Stereo recorrerá el continente. Perú, Chile, Colombia, México y Estados Unidos son las plazas a las que llegará este show durante este año y hasta 2018.

La promotora del espectáculo, Pop Art cerró acuerdos de esponsoreo con distintas marcas, entre las que se destaca BBVA Francés, que sigue apostando a acompañar los mejores espectáculos del país con su plataforma FrancésGo Music Experience, donde además de ofrecerle a sus clientes beneficios con tarjetas y preventas exclusivas, los invita a a vivir experiencias únicas de la mano de los artistas, a través de ‘meet and greet’, detrás de escena y la experiencia camarín

Esta es la cuarta puesta de inspiración musical de la compañía pero la primera que se adapta a una obra hispana. Así, la banda argentina que cambió la historia del rock en español se suma a la partida de The Beatles, Michael Jackson y Elvis Presley.

También es la primera vez que un espectáculo del Cirque du Soleil se diseñó para que el público —esta vez de pie, a manera de concierto— tenga un rol protagonista y un tercio de la presentación se realice por fuera del escenario principal. Una “vivencia inmersiva”, tal como la describió su director.

Transformar la música en una experiencia visual está en la esencia de Soda Stereo. En el estreno, ‘Zeta’ Bosio destacó: “Siempre le dimos muchísima importancia a la puesta de nuestros show. Ahora, por primera vez, además de estar en las manos de los mejores del mundo, vamos a poder disfrutar de nuestra música y de las imágenes que ella inspira”.

El recorrido musical es amplio, igual que las emociones que se generan en el público y la destreza que demuestran los artistas. ‘Té para tres’ crea un ambiente de introspección y comunión comparable al de las canciones entre amigos frente a un fogón. Con ‘De música ligera’, ‘Persiana americana’, ‘Te hacen falta vitaminas’, ‘Mi novia tiene bíceps’ o ‘Sobredosis de TV’ es inevitable bailar y ponerle el cuerpo a cada acorde. Durante ‘Prófugos’ y ‘En la ciudad de la furia’, el Luna Park vibra y parece que el temblor no fuese a pasar nunca.

La noche del estreno convocó no sólo a artistas y personalidades del espectáculo sino también a la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, al secretario de Cultura, Enrique Avogadro, y al titular de Sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi, confirmando la importancia de la marca que dejó Soda Stereo en el ADN cultural argentino.

Por la red carpet de BBVA Francés pasaron las celebrities: Mariano Martínez, Mike Amigorena, Gimena Accardi , Nicolás Vázquez, Jimena Barón, Benjamín Rojas, Rocío Guirao Díaz, Nicolás Paladini, Lucía Celasco, Eduardo Celasco, Paula Trápani, Soledad Solaro, Laura Ubfal, Benito Fernández y Alma Gandini.

La puesta en general suma el testimonio sonoro de una época de creativo fervor artístico con la recreación de un estilo estético psicodélico y casi irreal. El resultado asombra y emociona, contagia energía y al mismo tiempo llama al disfrute profundo y auténtico de la nostalgia. “No es un homenaje a Gustavo, porque él está en nosotros y en la música. Es una celebración de la historia de Soda Stereo”, definió Charly Alberti.

Otras historias interesantes