Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Qué es el protocolo de Kioto y cuál era su objetivo?

protocolo-Kioto-sostenibilidad-planeta-tierra-mediaombiente-cuidado-proteccion

El 11 de diciembre de 1997, 84 países firmaron y 46 ratificaron el la Cumbre del Clima el Protocolo de Kioto, un acuerdo internacional auspiciado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cuyo objetivo era el compromiso de todas las partes firmantes para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. En 2001 el número de países que se adhirieron a esta iniciativa aumentó hasta los 180.

“No hay pasajeros en la nave espacial Tierra: todos somos tripulantes”. Esta contundente reflexión es de Herbert Marshall Mcluhan, filósofo, erudito y profesor canadiense que hoy sería importante aplicar. Hacernos responsables de nuestras propias acciones es siempre el primer paso hacia la coherencia y la excelencia. Y ese paso lo impulsó hace medio siglo la Organización de Naciones Unidas al conseguir la implicación de empresas y sociedad civil para luchar contra el cambio climático y proteger así el planeta en el que todos vivimos.

Todo empezó en 1972, con la cumbre de la Tierra de Estocolmo, en la que se plantearon temas como la contaminación transfronteriza o la degradación ambiental. 179 países participaron en ella. Más tarde, concretamente en 1979, en la llamada Conferencia Global del Clima celebrada en Ginebra, se asumió el cambio climático como un problema real, grave y que requería una investigación a fondo.

El primer gran acuerdo medioambiental de la ONU, que implicó de forma unánime y activa a todos los países del mundo, fue negociado en 1987, en el marco del Protocolo de Montreal. El compromiso fue conseguir la eliminación de los clorofluorocarbonos –causantes de la destrucción de la capa de ozono– y constituyó todo un éxito.

protocolo-Kioto-sostenible-renovable-cuidado-proteccion-mediaombiente-planeta-cuidado-tierra

Los orígenes del Protocolo de Kioto

Como consecuencia de todo lo hablado en Berlín en la Conferencia de las Partes en 1997, auspiciado por la ONU y en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, nació el Protocolo de Kioto, conformado por la Unión Europea y 37 países industrializados, menos China e India.

Firmado por la Unión Europea en 2002, aunque no entró en vigor hasta 2005 con la ratificación de Rusia, bajo su paraguas se puso en marcha el primer periodo del acuerdo y el logro de un objetivo concreto: que los países industrializados y las economías en transición redujeran al menos un 5,2% las emisiones contaminantes para el periodo comprendido entre 2008 y 2012 (primer periodo del protocolo) tomando como referencia los niveles alcanzados en 1990. Para la Unión Europea el objetivo fue una reducción del 8%.

Para que el Protocolo pudiera entrar en vigor se necesitaba la ratificación, aprobación o admisión de al menos 55 países. Además, la condición era que estos países sumaran al menos el 55% de las emisiones de los países ricos. De éstos, sólo se adhirieron la Unión Europea y Japón, mientras China, Australia y Estados Unidos rechazaron el acuerdo.

El segundo periodo del Protocolo de Kioto comenzaría en 2013, con la enmienda de Doha, y duraría hasta 2020. En esta segunda parte, los países se comprometieron a una reducción de al menos un 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) tomando como referencia de nuevo 1990.

Sin embargo, países contaminadores como Estados Unidos, Rusia y Canadá decidieron no firmar esta prórroga.

Control y seguimiento

El protocolo estableció mecanismos especiales para que los países firmantes pudieran cumplir sus objetivos tanto ejecutando medidas nacionales como aplicando mecanismos de mercado que, a grandes rasgos, son éstas:

  1. Comercio internacional de emisiones

    protocolo-molinos-Kioto-sostenibilidad-planeta-proteccion

    Las emisiones permitidas se dividen en unidades de cantidad asignada. Así, los países que tengan unidades de sobra (permitidas pero no utilizadas) pueden vender su stock a otros países que superen sus objetivos.

  2. Mecanismo de Desarrollo Limpio

    protocolo-de-Kioto-sostenibilidad-proteccion

    Por el cual un país puede implementar un proyecto de reducción de emisiones en países en desarrollo. Así, adquirirá una especie de créditos vendibles que cuentan para la consecución de sus objetivos.

  3. Implementación conjunta

    protocolo-Kioto-renovable-sostenibilidad-construccion

    Se trata de una colaboración flexible entre países; el país anfitrión obtiene beneficios de la inversión extranjera y la tecnología y el país inversor obtiene unidades de reducción de emisiones que le ayudan a alcanzar el objetivo.

Siempre nos quedará París

En la Cumbre del Clima (COP21) de París (2015) fue donde se fraguó el pacto que sustituiría al protocolo de Kioto tras su expiración en 2020. Según la Unión Europea “es el primer acuerdo universal y jurídicamente vinculante sobre el cambio climático adoptado en la Conferencia sobre el Clima en París (COP21) en diciembre de 2015”.

Sus objetivos son mantener los niveles de calentamiento global muy por debajo de los 2 grados centígrados, con la intención de llegar a una limitación de 1,5 grados centígrados.

La ONU siempre ha buscado la implicación de Estados, empresas, ONGs, ciudadanos… en la unión de esfuerzos universales para combatir el cambio climático. De hecho, en la COP de Madrid (2019) se obtuvo la colaboración de 177 empresas en la reducción de emisiones.

La COP que se iba a celebrar en Glasgow en 2020 se aplazó por la pandemia a 2021, y será ahí donde y cuando se decida si se mantienen los compromisos por parte de todos los países firmantes. ¿El objetivo urgente? Cero emisiones netas de carbono para 2050.

Otras historias interesantes