Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

"Una década para situar los derechos humanos en la agenda estratégica de las empresas"

bbva_derechos_humanos-declaracion-aniversario-ilustracion
Antoni Ballabriga (Director global de Negocio Responsable en BBVA)

Hoy se cumplen 10 años de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de Naciones Unidas, el marco de referencia para la gestión del impacto de las empresas en los derechos fundamentales. Mucho ha acontecido desde que el profesor John Ruggie desarrollara estos principios.

Por un lado, estamos viendo cómo las empresas están haciendo activismo sumándose a movimientos globales por la no discriminación como por ejemplo Black Lives Matter o “no puedo respirar”, las últimas tres palabras pronunciadas por George Floyd que reavivaron este movimiento. También hemos observado cómo los llamados derechos de cuarta generación vinculados a las nuevas tecnologías han ganado cada vez más relevancia. Todos conocemos ya casos en los que la analítica avanzada y la inteligencia artificial suponen auténticos retos para la actividad empresarial. Fruto de ello vemos cada vez más iniciativas de autorregulación por parte de algunas empresas, anticipándose a lo que está empezando a llegar vía regulación en algunas jurisdicciones. Esto sin mencionar el salto cuántico realizado en Europa en relación a la protección de datos con GDPR.

Pero no se terminan aquí los cambios. Quién podía imaginar hace apenas unas semanas que Shell, una de las mayores compañías energéticas en el mundo, sería “condenada” a fijar unos objetivos de descarbonización más ambiciosos bajo el amparo de los derechos humanos.

El mundo cambia deprisa. Una sociedad cada vez más exigente, una presión regulatoria creciente, unos retos ambientales y sociales cada vez más globales e interdependientes. Todo ello lleva a una mayor necesidad de que las empresas reconquisten su legitimidad social, desarrollando siempre su actividad orientadas al propósito de generar un impacto positivo en la vida de las personas, las empresas y la sociedad en su conjunto.

La gestión del impacto en los derechos fundamentales por parte de las empresas debe estar en el centro de esta transformación que necesita el mundo que vivimos

timeline_derechos_humanos_bbva

Por ello, hoy, diez años después, la gestión de los derechos humanos ha pasado a formar parte de la agenda estratégica de las compañías. Los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos están más vigentes que nunca. Unos principios basados en tres pilares: el deber de los Estados de proteger estos derechos; la responsabilidad de las empresas en su respeto; y el acceso a mecanismos de reparación. Y que sitúan a los procesos de debida diligencia como una pieza fundamental para su plena integración en las compañías.

En BBVA contamos con un compromiso con los derechos humanos integrado como uno de los cuatro principios generales de nuestra Política de Responsabilidad Social Corporativa aprobada por el Consejo de Administración. En 2017 realizamos nuestro primer proceso de debida diligencia que nos permitió impulsar planes de acción para fortalecer nuestro marco de gestión. Un magnífico proceso de aprendizaje que cada vez están siguiendo más y más compañías, y que hoy aprovechamos para animar a muchas más a realizarlo. Porque la gestión del impacto en los derechos humanos no solo permite a las empresas gestionar mejor sus riesgos, sino también nos ayuda a entregar de forma genuina nuestro propósito y ser auténticos ante todos nuestros grupos de interés.

Necesitamos construir entre todos una sociedad más justa, más inclusiva y más sostenible. La gestión del impacto en los derechos fundamentales por parte de las empresas debe estar en el centro de esta transformación que necesita el mundo que vivimos y que vamos a dejar a las futuras generaciones.

Otras historias interesantes