Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

‘Streaming’ en tiempos de coronavirus

Las plataformas de vídeo bajo demanda o ‘streaming’ están alcanzando cuotas de crecimiento muy importantes en las últimas semanas como consecuencia del confinamiento de la población en sus casas en muchos países del mundo debido a la pandemia de COVID-19. Sin embargo, el parón en la producción audiovisual en estos momentos podría dificultar los estrenos de los próximos meses.

Cuando el pasado 11 de marzo en España se empezaron a suspender las clases en los centros educativos para evitar la propagación de la enfermedad COVID-19 y miles de familias con niños se enteraron de que iban a pasar confinadas en sus casas las próximas semanas, los perfiles sociales de Disney+ en España comenzaron a recibir una petición de forma repetida.


Finalmente, Disney+ llegó a España el 24 de marzo, tal y como estaba planeado. La compañía anunció el pasado 8 de abril que había logrado superar los 50 millones de suscripciones en el mundo después de sus recientes incorporaciones, entre las que se contaba España. Tan solo operativa desde noviembre del año pasado, la plataforma ya ha logrado casi un tercio de los suscriptores de la reina del mercado, Netflix, que cerraba 2019 con 167 millones de suscriptores.

En una situación muy complicada para muchos sectores económicos a nivel mundial, las plataformas de ‘streaming’ de contenidos han sido una de las actividades cuyo crecimiento no se ha detenido en estas semanas, sino todo lo contrario. Desde comienzos de año, el valor de Netflix en Bolsa no ha dejado de subir, alcanzando su valor máximo desde 2018 el pasado 14 de abril, y logrando aumentar su número de suscriptores en Estados Unidos, que llevaba estancado en el último año. La revista Forbes prevé que sus resultados del primer semestre confirmen un crecimiento de suscriptores y de beneficios, a pesar de la incipiente competencia del gigante del ‘streaming’ por parte de servicios como Amazon Prime Video, HBO o el ya mencionado Disney+.

La pregunta inevitable ahora es, ¿es sostenible? Las mismas circunstancias que favorecen que el consumo de contenidos audiovisuales en el hogar se dispare en estas fechas pueden dificultar o directamente imposibilitar la producción de esos mismos contenidos.

bbva-netflix

Lo cierto es por norma general los grandes estrenos de estas plataformas se graban con mucho tiempo de antelación. Por este motivo, la cuarta temporada de ‘La casa de papel’, la serie española que se ha convertido en la serie de habla no inglesa más vista de la historia de Netflix, concluyó su rodaje en verano de 2019, pero no se estrenó el pasado 3 de abril en la plataforma. Sin embargo, hay series que se estrenan con mucho menos margen para la postproducción. ‘Veneno’, la ficción de Javier Calvo y Javier Ambrossi sobre la vida de la artista Cristina Ortiz, conocida como ‘La Veneno’, era una de las grandes apuesta de Atresmedia de su plataforma de pago ATRESplayer PREMIUM, y su primer capítulo se estrenó el pasado 29 de marzo. Lamentablemente, la distribución semanal de un nuevo capítulo hasta completar un total de ocho se ha visto truncada por las medidas para frenar la expansión de la enfermedad COVID-19.

Un listado elaborado por el sitio web Daily News X pone de manifiesto la paralización de más de una treintena de producciones de series y películas de Netflix debido a la epidemia. Entre ellas, se incluye la grabación de la nueva temporada de algunos de las series más populares de la casa, como por ejemplo ‘Stranger Things’. La serie de ciencia ficción podría sufrir cambios no solo en su fecha de estreno sino también en su trama, debido al inevitable cambio de apariencia de sus jóvenes protagonistas con el mayor paso de tiempo entre la grabación de temporadas.

Con todo esto, desde el punto de vista del analista Rich Greenfield para la revista Forbes, el parón de las producciones podría ser incluso positivo para las plataformas de ‘streaming’, ya que se están beneficiando de un aumento de las suscripciones y una reducción de los gastos de producción de nuevos contenidos. Esto podría traducirse en una mayor liquidez y beneficios a medio plazo, pero la prolongación de estas circunstancias en el tiempo podría desequilibrar esta balanza positiva, ya que los estrenos funcionan como grandes reclamos de nuevos suscriptores para estas plataformas.

A pesar de los buenos números de los que gozan actualmente, las consecuencias de la enfermedad COVID-19 para las plataformas de contenidos a demanda a largo plazo están todavía en el aire, y dependerán, entre otros factores, de cuánto se prolongue la situación de confinamiento en el mundo.

Otras historias interesantes