Europa y EE. UU. copan las primeras plazas del Índice Mundial de Innovación o Global Innovation Index (GII). Chile y México son los países latinoamericanos más destacados.

Suiza, Suecia, Países Bajos, EE. UU. y Reino Unido son los países más innovadores, según el Índice Mundial de Innovación de 2017 (GII) elaborado conjuntamente por la Universidad Cornell (EE.UU.), el INSEAD (Suiza) y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). España ocupa el puesto 28, manteniendo su posición respecto al informe del año anterior.

El GII analiza 81 parámetros económicos —desde el gasto en educación a los vídeos subidos a YouTube, el registro de patentes o la creación de nuevas empresas— con la intención de reflejar el peso de las ciencias, la tecnología y la innovación para lograr un desarrollo sostenible e identificar las mejores prácticas y políticas de innovación que se están llevando a cabo en el mundo.

En esta décima edición del ranking se han analizado 127 países, que representan el 92,5% de la población mundial y el 97,6% del PIB mundial.

Suiza aparece por séptimo año consecutivo como el país más innovador en una clasificación donde los países europeos dominan claramente los diez primeros puestos. Sólo Estados Unidos, que mantiene la cuarta posición; y Singapur, que cae de la sexta a la séptima posición, se cuelan entre los países europeos que copan las primeras posiciones.

Entre los avances más significativos destaca el de los Países Bajos que aparecen como el tercer más país innovador cuando el GII de 2016 los clasificaba en la novena plaza. En este salto, Holanda desplaza a Reino Unido que se queda en la quinta posición.

Puntos fuertes de Europa

“Europa es particularmente rica en capital humano e investigación, infraestructura y desarrollo empresarial”, destaca el informe. El GII subraya cómo los países europeos sacan los mejores resultados en cuanto a las actividades intensivas en conocimiento, en la colaboración entre las universidades y la industria, las solicitudes de patentes, la publicación de artículos científicos y técnicos y la calidad de las publicaciones científicas.

España, sin embargo, se queda con el puesto 28 global y el 18 respecto a las economías europeas. Por debajo de Malta y Bélgica, pero por encima de Italia, Chipre o Portugal. Entre los puntos fuertes de España resaltan el gasto en I+D de grandes corporaciones, la sostenibilidad ecológica, las infraestructuras o los diseños industriales. Como debilidades, se apuntan el gasto en educación, el acceso al crédito o la falta de colaboración entre lo público y lo privado para fomentar la innovación.

Brecha

Otra importante conclusión de este informe es la clara brecha innovadora existente entre los países desarrollados y emergentes ya que las economías de altos ingresos copan los 24 de los 25 puestos principales, a excepción de China que logra el puesto 22.

El GII 20017 destaca además la evolución de un grupo de 17 economías de ingresos medianos y bajos que califica “artífices de innovación” por su gran evolución. Nueve de ellos proceden de la región de África Subsahariana, incluidos Kenya y Rwanda, y tres economías proceden de Europa del Este.

Entre los países asiáticos, lideran China, Japón y la República de Corea, a los que se denomina “gigantes de la innovación”, pero además el índice destaca el comportamiento de Indonesia, Malasia, Singapur, Tailandia, Filipinas y Vietnam ya que se clasifican en puestos altos en indicadores importantes como la educación, la I+D, el crecimiento de la productividad, y las exportaciones de alta tecnología.

Latinoamérica

En cuanto a Latinoamérica, son Chile, México, Brasil y Argentina los países que presentan los resultados más importantes en lo que respecta a instituciones, infraestructura y desarrollo empresarial.

Además, obtienen buenos resultados en cuestiones relativas a capital humano e investigación -como puedan ser la calidad de las universidades, el número de estudiantes que siguen estudios superiores y la existencia de empresas internacionales de I+D. También resaltan las infraestructuras en tecnologías de la información y las comunicaciones,“gracias a la calidad de los servicios estatales por internet, que atraen a un gran número de usuarios”, dice el informe.

El Índice Mundial de Innovación se ha convertido en una importante referencia en la clasificación de las capacidades y para medir los resultados en el ámbito de la innovación de las economías de todo el mundo. El estudio de 2017 está disponible desde la web de Global Innovation Index.

Comunicación corporativa