Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Turquía: la economía emergente que duplicó su PIB en una década

Turquía muestra el perfil macroeconómico de un país que se encuentra en pleno despegue desde un punto de vista financiero, aunque muy condicionado por sus relaciones comerciales con el exterior.

Las expectativas económicas sobre el mercado emergente turco han satisfecho a los inversores más exigentes. El PIB de Turquía ha crecido un 105% entre 2004 y 2014, es decir, se ha duplicado. De hecho, es una de las economías emergentes cuyo Promedio Anual de Crecimiento Real del PIB ha aumentado más rápidamente (un 4,7%), por encima de Chile (4,4%), Brasil (3,4%) o Sudáfrica (3,1%), según el Fondo Monetario Internacional, en su informe presentado en abril de 2015.

Asimismo, el Producto Interior Bruto per cápita ha crecido con fuerza, de 1.900 euros en 1994, pasando por los 3.800 euros de 1998, hasta los 8.000 euros en la actualidad.

Bajo nivel de endeudamiento

Con un nivel de endeudamiento de un 34,6%, Turquía se posiciona como uno de los países con una menor deuda en la región euroasiática, dejando atrás a la media de la Unión Europea (86,8%), a potencias como Francia (95%) o a su país vecino Grecia (177,1%). Además, posee un porcentaje relativamente bajo de desempleo (un 10,4% en noviembre de 2015) y una inflación del 8,8% en diciembre del mismo año.

El sector primario representa un 8% del PIB de Turquía

Turquía destaca por su producción de productos agrícolas y por el del sector textil. Y es que el sector primario representa actualmente el 23,6% de los empleos que hay en el país transcontinental y equivale al 8% del PIB. No obstante, este sector ha decrecido en los últimos años en favor del sector servicios que ha aumentado un 4%, ofreciendo una empleabilidad del 50,4% y representando un 64,9% del PIB turco. Finalmente, la industria manufacturera o sector secundario representa el 26% de los empleos que tiene la población turca y constituye el 27,1% de su Producto Interior Bruto.

Turismo en Turquía: la cara y la cruz 

El turismo en Turquía se ha convertido en un punto fuerte y débil al mismo tiempo. En 2011, Turquía se consolidaba como el sexto destino más popular del mundo con un total de 31,5 millones de turistas extranjeros. De hecho, se presentaba como una alternativa a los países de Europa del Sur, ya que poseía la misma ventaja competitiva del clima, pero a la vez la mezcla cultural de los dos continentes. Se estima que en 2015 un total de 42 millones de personas han visitado el país turco.

Fotografía de un paisaje de la Capadocia, Turquía, durante un viaje de Jordi Roca
Twittear

Turquía se consolidaba como el sexto destino más popular del mundo con un total de 31,5 millones de turistas extranjeros

Relaciones comerciales

Turquía es un país que necesita tener buenas relaciones comerciales con el extranjero ya que importa más productos de los que exporta. En 2013 importó productos por valor de 225.000 millones de dólares mientras que exportó bienes valorados en 164.000 millones de dólares. La gran parte de estos productos provienen de Alemania, país al que desembolsa aproximadamente 25.800 millones de dólares anuales. No obstante, Turquía también posee una dependencia comercial relativamente importante con Asia, especialmente con China, país en el que invierte 24.300 millones de dólares en la compra de sus productos.

Otras historias interesantes