Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad 29 may 2016

Una intratable Garbiñe minimiza a Kuznetsova y alcanza los cuartos en Roland Garros

Garbiñe Muguruza pisa por tercera vez consecutiva los cuartos de final de Roland Garros tras superar con contundencia (6-3, 6-4) a la rusa Svetlana Kuznetsova. La española cuajó un gran partido en la Philippe Chatrier, empequeñeciendo las virtudes de su rival y mostrando su mejor versión tenística. La cabeza de serie número cuatro del torneo se enfrentará en la antepenúltima ronda a la estadounidense Shelby Rogers.

La adversa climatología dio tregua en París y el partido pudo comenzar a la hora prevista. Garbiñe y Kuznetsova medían sus fuerzas en un partido de nivel en los octavos de final de Roland Garros. Un choque que comenzó con ambas tenistas resolviendo con contundencia y fiabilidad sus servicios. A ambas les costaba entrar al resto y el partido viajaba a una gran velocidad. Cuatro juegos, dos para cada una, en apenas 11 minutos de partido.

Aparecieron los primeros apuros para la española en su tercer turno de saque, con punto de break para Svetlana incluido, pero la número cuatro del mundo supo sufrir para mantener la iniciativa. Solo faltaba afinar un poco más los restos ante una tenista rusa que hasta ahora vivía muy cómoda al servicio. Algo que consiguió Garbiñe en el sexto juego del primer set logrando hasta cinco chances de rotura, aunque finalmente Kuznetsova pudo sacar adelante su saque. Fue un aviso premonitorio.

La española no pudo aprovechar sus opciones tras 13 minutos de juego pero todo pasaba por seguir madurando el partido, no perder la paciencia y aprovechar los resquicios que dejara su contrincante. En ello seguía Garbiñe que salvó otra bola de rotura para poner el 4-3 en la primera manga. Kuznetsova perdía sus oportunidades y Garbiñe, en cambio, encontraba el premio deseado con el primer break del partido en el octavo juego del primer set (5-3).

No perdonó al servicio la caraqueña y cerró la primera manga del partido (6-3) en 46 minutos. Funcionaba a las mil maravillas el tenis de Garbiñe. Su revés a dos manos era un misil, apagó los conatos de rotura mostrando su mejor saque, supo revertir los momentos complicados y conectó 22 golpes ganadores para ponerse por delante ante la ganadora de Roland Garros en 2009.

Garbiñe, durante su partido de octavos de final de Roland Garros ante Kuznetsova | Foto: EFE

Garbiñe, durante su partido de octavos de final de Roland Garros ante Kuznetsova | Foto: EFE

Sufría Kuznetsova para mantener su saque al inicio del segundo set. Garbiñe jugaba a una velocidad distinta a la de su rival. La número quince del mundo miraba al tendido buscando soluciones para intentar volver a entrar al partido. La española, en cambio, a lo suyo, sin bajar el ritmo. Cerraba su primer turno de servicio con comodidad (1-1) y trasladaba de nuevo la presión a la rusa.

Reacción de Kuznetsova sofocada por una concentrada Garbiñe

Cada saque de Svetlana era una puerta abierta a la rotura para Garbiñe. Sin poder poner en juego su primero, la española atacaba con el segundo y apabullaba a su rival. A la novena oportunidad de rotura en el partido llegó su primera ventaja en el segundo set. Un 2-1 y saque para colocar el partido en una situación inmejorable.

Cualquier conato de reacción de la combativa Kuznetsova era apagado con el buen saque de Muguruza, que consolidaba la rotura. La rusa no se daba por vencida, pese ir a remolque, y lograba igualar la segunda manga (4-4). Tiraba de carácter pero hoy era el día de Garbiñe. Lejos de venirse abajo, la española formateó el disco duro para romper de nuevo el saque de la número 15 del mundo.

El partido sonreía de nuevo a la española que tenía la oportunidad de cerrarlo al servicio. Y no falló, tras tener cinco bolas de partido (6-4). Trayectoria ascendente en el torneo parisino para una Garbiñe que continuó su racha impecable en París tras ceder el primer set del torneo.

 

Victoria por méritos propios para Garbiñe Muguruza que supo frenar a una combativa Kuznetsova. El saque y el revés a dos manos fueron armas ante las que la rusa no tuvo respuesta.

Otras historias interesantes