Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Estilo de vida 02 abr 2019

Abril llega con polen, alergias y seis destinos ‘millennial’

Después de un invierno largo (por fin) ha llegado la primavera. Esa que dicen que la sangre altera y a la que, este año, también le acompaña las ganas de salir a ver el mundo. Porque se viva donde se viva lo es cierto es que en esta estación hay vacaciones para todos los gustos: playa, montaña o lejano oriente, da igual. Lo importante es aprovechar, porque el dinero se recupera, pero el tiempo, no. Es hora de coger la maleta y conocer algunos de los destinos más ‘millennial’ de la temporada.

De norte a sur o de este a oeste. Sea como sea, el globo está para recorrerlo de arriba abajo. Porque no hay nada que despierte más la creatividad que una mente curiosa. Tomar el sol en la playa, ver los cerezos en flor, pasear por los palacios y castillos más hermosos del mundo, o probar sabores que jamás habrías imaginado. Como ‘millennial’, mantener la mente activa es imprescindible pero, ¿y el destino? Entre otros factores (y posiblemente sean económicos), el destino depende de los ‘likes’ que se quiera tener en Instagram. Porque, claro, el ‘postureo’ es lo primero.

1. París, ‘je t’aime’

La ciudad del amor, de las luces y la Torre Eiffel. Simplemente un ‘must’ en todo buen ‘instagrammer’ que se precie. Además, París ya está hecha a todos los bolsillos. Se pueden encontrar hoteles muy decentes y relativamente céntricos desde 50 euros la noche, y los vuelos te cuestan casi lo mismo que dos copas en la discoteca de siempre. Visitar el Louvre, el Palacio de Versailles, el Arco del Triunfo, Notre Dame… y, por supuesto, comer un crepe, ¡o muchos! Recorrer las Galerías Lafayette con envidia, pasear por Montmartre, París es la ciudad de todo y para todos, una apuesta segura para una escapada de fin de semana. Además, tiene algo que, presumiblemente, no tendrá ninguna otra ciudad de Europa… ¡DisneyLand!

2. Próxima parada: Japón

Viajar a Japón es fascinante para todo aquel que lo visita. Mezcla tradiciones milenarias con las últimas tecnologías. Desde las futuristas ciudades como Tokio, hasta las cumbres nevadas del monte Fuji, celebrar una ceremonia del té en un jardín japonés en Kanazawa, ver los cerezos en flor o escuchar las oraciones en algún templo budista de Kioto al atardecer.

Y, quien vaya, que se prepare para comer, porque la gastronomía es increíble. Se puede comer una buena sopa de fideos, carne empanada, yakitori, ‘gyozas’ o auténticos “barcos” de sushi. Obligatorio: probar los dulces, ‘snacks’ y chocolates que en Europa no fabrican, como los ‘Kit Kat’ de infinitos sabores (el de té verde es uno de los mejores).

tokio-japon-vacaciones-viaje-neones-luces-gente-bbva

Kabukicho en el distrito de Shinjuku, Tokio (Japón)

3. Cancún no puede faltar, ¡viva México!

No hay nada, absolutamente nada que dé más envidia que ver a alguien en la playa, tomando el sol con un mojito, mientras que al resto se le calan las zapatillas de lona, por eso de que en “Abril, aguas mil”. Así que, a quien quiera ser el rey o reina de Instagram sólo le hace falta coger el bikini o el bañador y un vuelo a las paradisíacas aguas de Cancún, en Quintana Roo, México. Su vida nocturna, una de las más candentes del país, junto con su selva maya y el mar Caribe, son una pequeña muestra del abanico de opciones que ofrece.

Vistas del parque Xel-ha en Cancún

4. Volar en alfombra hasta Marrakech

‘Llega el Gran Alí’

‘Gloria al Gran Alí‘

‘Hay que arreglar todo el bazar‘

‘Eh tú, sí, tú, no podéis faltar’

Vale, Marrakech no es Agrabah y es bastante difícil encontrarse a Aladín por allí, pero se le parece bastante. Es un auténtico giro cultural y también es ideal para un fin de semana. Una ciudad de contrastes que presenta todo lo mejor del mundo árabe: la plaza Jemaa el-Fna, Patrimonio de la Humanidad, sus zocos (caracterizados por ser de los mejores del país), la icónica mezquita Koutoubia, etc. Las posibilidades son innumerables. Además, Marrakech ofrece toda una experiencia gastronómica con nuevos sabores y texturas. ¡Que no se olvide la foto con el camello!

5. ‘London calling’

Londres, la ciudad de The Beatles, The Who, Queen o David Bowie. Cuna de la cultura pop, lo ‘mainstream’ y los gratificantes desayunos con beicon. Una ciudad multicultural, fría y frenética con un sinfín de cosas que hacer: visitar el Palacio de Buckingham, pasear por el Támesis desde el Big Ben hasta el puente de Londres, pararse a disfrutar de las vistas en el London Eye, disfrutar de la plaza de Trafalgar (con parada en el National Gallery, que cuenta con acceso gratuito) o ir de compras a Candem Town. Por supuesto, es total y estrictamente necesario hacerse una foto con una cabina.

Para los más ‘freaks’, existe un tour de Harry Potter que recorre los escenarios que inspiraron a J.K. Rowling para escribir la saga, una ruta para seguir los pasos de Jack el Destripador y una escultura de Peter Pan en Hyde Park. La casa de Freddy Mercury, la de Sherlock Holmes (en la famosa Baker Street) o el barrio de Notting Hill son otras de las muchas actividades que no pueden faltar.

cabina-telefono-big-ben-viaje-londres-inglaterra-bbva

Cabina telefónica en Londres con el Big Ben de fondo

6. Nueva York, una ciudad de película

Desde la élite de Manhattan hasta el puente de Brooklyn. Sin duda, Nueva York es un auténtico escenario cinematográfico. Es imprescindible visitar la Estatua de la Libertad como en ‘El planeta de los simios’, pasear por Central Park junto a Harry y Sally, tocar el piano con los pies en Fao Schwarz como Tom Hanks en ‘Big’, subir a lo alto del Empire State Building como King Kong (aunque igual no es necesario llegar tan alto) y andar por Times Square como Michael Keaton en ‘Birdman’.

Y para los amantes de la música y el teatro, Broadway es sin duda el centro del panorama musical. Actualmente se puede ver ‘El rey león‘, ‘El fantasma de la ópera‘, ‘Aladdin‘, ‘Frozen‘, ‘Chicago‘, ‘Anastasia‘, ‘Wicked‘, ‘Moulin Rouge!‘ o ‘Dear Evan Hansen‘ entre un sinfín de títulos musicales. ¡Hasta hay uno de ‘Pretty Woman‘!.

Además, Nueva York es una ciudad que hay que conocer de día y de noche. Posiblemente, las mejores vistas de la ciudad se disfruten bajo las luces de neón junto al ir y venir de la gente. Bares, discotecas, restaurantes… No hay que esforzarse mucho, cualquier cosa que se haga en la ciudad neoyorkina será potencialmente legendario.

'Nueva York in cinema', un 'supercut' que recopila las múltiples películas con escenarios neoyorkinos editado por Sergio Rojo

Otras historias interesantes