Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Alternativas de inversión para 2018: renta variable y bonos emergentes en moneda local

En el entorno actual, con un crecimiento global sólido y estable, el mayor desde 2011, la inflación contenida con un precio del crudo relativamente estable en el corto plazo, los niveles de beneficios empresariales creciendo y una política monetaria menos expansiva, BBVA prevé que la clase de activo más favorecida en 2018 será la renta variable en todas las áreas mundiales, ya que el crecimiento es bastante homogéneo.

Durante los meses de enero y febrero, BBVA ha presentado a sus clientes las perspectivas económicas y de mercados para 2018. En esta ocasión, bajo el título ‘Nuevos escenarios, nuevas oportunidades’, los expertos de BBVA Research y de Banca Privada e Inversiones de BBVA España han compartido con más de 1.000 clientes la buena evolución del modelo de Banca Privada en BBVA España, el escenario de la economía mundial, las perspectivas de la economía española y los efectos que el comportamiento de las diferentes variables macroeconómicas generan en las distintas clases de activo.

Las previsiones de BBVA Research concluyen que el crecimiento global se reafirma y el mundo seguirá creciendo a tasas moderadas a medio plazo, apoyado en la recuperación del sector industrial y el consumo privado, que sostiene el aumento de las economías desarrolladas y la aceleración en las emergentes.

No se esperan sorpresas en el avance hacia la normalización de los bancos centrales en las economías desarrolladas”

Las condiciones del entorno exterior favorecen las perspectivas de la economía española. BBVA Research prevé para 2018 un crecimiento, al menos, del 2,5% y del 2,3% para 2019. Esto permitiría la creación de casi 900.000 empleos en el bienio y la reducción de la tasa de paro por debajo del 13,5% a finales de 2019. Entre los componentes más dinámicos de la demanda agregada destaca el buen comportamiento de las exportaciones y de la inversión en maquinaria, bienes de equipo e inmobiliaria.

Respecto a la evolución de los precios en 2018, Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research señalaba que “el aumento del precio del petróleo presionará al alza la inflación en el corto plazo, aunque no se esperan sorpresas en el avance hacia la normalización de los bancos centrales en las economías desarrolladas”.

Así, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) acelera la normalización de política monetaria con una subida de tipos prevista en 2018 hasta el 2,25%. Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) se encuentra en fase de retirada de las políticas expansivas, aunque no se esperan subidas de tipos antes de 2019. También en Japón se reducen los programas de estímulo monetario.

Pensamos que el activo ganador en 2018 seguirá siendo la renta variable, aunque los retornos esperados se encuentran muy ajustados”

Según BBVA, los principales riesgos para la economía mundial podrían venir motivados por sorpresas en la inflación, tensiones geopolíticas, incertidumbres asociadas a la normalización de la política monetaria o tensiones desordenadas en los mercados de deuda.

En este contexto, Enrique Marazuela, director de Inversiones de Banca Privada de BBVA España y presidente de CFA Society Spain, destacaba que “pensamos que el activo ganador en 2018 seguirá siendo la renta variable, si bien es cierto que los retornos esperados se encuentran muy ajustados”.

Renta variable

La previsible subida de los tipos de interés podría suponer un freno a las valoraciones de las acciones. Aun así, BBVA estima que la renta variable en EE.UU. experimentará un mayor crecimiento por el aumento de los beneficios empresariales gracias a la fortaleza del consumo privado. También en Europa se verá favorecida por un crecimiento al alza, un aumento contenido de la inflación y la tendencia de los márgenes empresariales.

Renta fija

La tendencia alcista en el mercado de bonos soberanos, iniciada a finales de los 80, se ha revertido y 2018 ha comenzado a la baja. Esta nueva senda se origina por las expectativas de aumento de la inflación y la retirada, por parte de los bancos centrales, del tono expansivo de la política monetaria.

Aunque la visión de BBVA sobre el activo renta fija es negativa, tiene algunos matices. “Observamos una desproporción entre rentabilidades y riesgos en la renta fija gubernamental y corporativa, a excepción de los bonos emergentes en moneda local, con los que creemos que se puede ganar por divisa, por curva local y por la reducción de los diferenciales de los emisores”, apuntaba Enrique Marazuela.

Otras historias interesantes