Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Javier Urraca

23 jun 2016

En un contexto sujeto a la volatilidad de los mercados financieros, las ventajas de diversificar las fuentes de financiación son evidentes para las empresas, sea cual sea su tamaño. En la financiación a largo plazo destacan dos instrumentos, el préstamo (sindicado o bilateral) y el bono, colocado entre inversores. Ambos instrumentos pueden ser más o menos adaptados a las necesidades de plazo y precio de la compañía, su perfil crediticio, su capacidad de repago, el momentum de mercado, etcétera.