La expansión de BBVA a Estados Unidos se produjo tras el éxito obtenido en Sudamérica y México. Estados Unidos era un mercado atractivo desde un punto de vista demográfico, con una población creciente y una economía sólida –la mayor economía del mundo– y un entorno bancario positivo. Además, dado el liderazgo del Grupo en América Latina, la elección de Estados Unidos se produjo de modo natural debido a su numerosa y creciente población hispana.

Entrada en el mercado estadounidense (2004)

Si bien BBVA había establecido una sucursal en Nueva York en 1988 y realizaba operaciones de transferencias monetarias entre EE. UU. y México desde 1994, no fue hasta septiembre de 2004 cuando logró establecerse definitivamente en los Estados Unidos gracias a la adquisición de Valley Bank y sus cuatro sucursales californianas. Gracias a dicha adquisición, BBVA sentó las bases para expandir su estrategia a zonas con un alto índice de población hispana en los Estados Unidos, y tuvo la oportunidad de entender el mercado bancario estadounidense desde dentro. 

Igual te interesa…

2905-apertura-especialusa-bbva-1

FECHAS CLAVE

  • 1988: establecimiento de la oficina de Nueva York
  • 1994: creación de Bancomer Transfer Services
  • 2004: adquisición del Valley Bank

Líder en Texas (2005-2007)

En 2005, BBVA llevó a cabo su siguiente adquisición. El banco fronterizo de Texas, Laredo National y sus 32 sucursales supusieron para el banco un punto de apoyo más sólido en el mercado hispano en una región en expansión y con una base de clientes que, generalmente, estaba familiarizada con la exitosa franquicia mexicana, BBVA Bancomer.

Apenas un año y medio más tarde las operaciones de BBVA en Estados Unidos se incrementaban nuevamente, esta vez con un cambio de enfoque al mercado bancario general. A finales de 2006, el banco anunció que había adquirido el Texas State Bank, un banco con 80 sucursales y sede en McAllen, Texas, y el State National Bank, una entidad con 44 sucursales y sede en Fort Worth, Texas. Con estas dos nuevas incorporaciones, BBVA se convirtió en uno de los líderes regionales en el estado de la estrella solitaria, y gracias a la compra del State National Bank, también incrementó sus operaciones en Nuevo México.

Con la adquisición de tres bancos, la estrategia de BBVA pasó de estar centrada principalmente en la población hispana a adoptar un enfoque general del mercado.

FECHAS CLAVE

  • Abril 2005: adquisición del Laredo National Bank
  • Diciembre 2006: adquisición del Texas State Bank
  • Enero 2007: adquisión del State National Bank Acquired

Líder sureño (2007 – 2009)

En febrero de 2007, BBVA anunció su mayor adquisición en Estados Unidos hasta la fecha, la compra de Compass Bank, con sede en Birmingham, Alabama. Compass Bank contaba con presencia en seis estados y un total de 422 sucursales, triplicando el volumen de activos del banco. Fue una adquisición importante para BBVA, ya que impulsó el enfoque del banco hacia el mercado general y su presencia en el sur del país superó el promedio nacional en términos de demografía y crecimiento económico. Un promedio que sigue manteniendo en la actualidad.

A finales de 2008, los tres bancos texanos, denominados Tri-Star, se integraron en los sistemas de Compass Bank, creando una presencia sólida al sur del país a lo largo de seis estados, con unos activos totales de aproximadamente 61.200 millones de dólares, 579 sucursales y más de 12.000 empleados.

Aunando  sus esfuerzos durante este periodo, BBVA introdujo su marca BBVA Compass en Estados Unidos, en un momento en que la nación estaba sumida en una profunda recesión. Una acción que llevó a cabo sin ayuda gubernamental al evitar los créditos ‘subprime’ u otras prácticas asociadas a las dificultades del sector financiero durante ese periodo.

FECHAS CLAVE

  • Febrero de 2007: anuncio de la adquisición de Compass Bank
  • Noviembre de 2008: Compass Bank presenta su nueva marca: BBVA Compass
  • Noviembre de 2008: cuatro bancos integrados, Manolo Sánchez nombrado nuevo Presidente y Director General

Construyendo marca (2009-2011)

En enero de 2009, BBVA celebró el lanzamiento oficial de la marca BBVA Compass en los Estados Unidos tras haber adquirido cinco bancos en un periodo de cinco años. Pero aún había trabajo por hacer. Ese mes de agosto, BBVA Compass se convirtió en el primer y único banco estadounidense con una matriz internacional en ser nombrado banco de la mano de la FDIC mediante la adquisición del Guaranty Bank, con sede en Austin, Texas. Dicha adquisición añadió un nuevo estado a la actividad de banca minorista del banco, con un total de 164 sucursales en Texas y California y 12.000 millones de dólares en activos.

Tras integrar completamente su cartera de adquisiciones, BBVA Compass comenzó a focalizar sus esfuerzos en la transformación de su modelo de negocio hacia un banco centrado en el cliente, como ya habían hecho con éxito en otras geografías de BBVA. La crisis, que propició un alejamiento entre los bancos y sus clientes y las necesidades de estos, demostró nuevamente el éxito de este modelo.

En 2011, el equipo estadounidense se embarcó en otro proyecto ambicioso: la transformación de su plataforma tecnológica, que lo convertiría en el primer banco estadounidense con capacidad de procesamiento en tiempo real al permitir el envío inmediato de depósitos. De esta manera proporcionaba a clientes información más certera sobre sus cuentas, ofreciendo un mayor control sobre sus finanzas. La plataforma también mejoró el tiempo de comercialización de los productos, lo que permitió al banco adaptarse rápidamente a las preferencias de los clientes. El proyecto, de 362 millones de dólares, sirvió para reemplazar la infraestructura tecnológica general del banco en todas las sucursales de los siete estados del sur del país.

FECHAS CLAVE

Liderando la transformación (2011 – presente)

BBVA tiene una presencia sólida en EE. UU. y sigue adelante con su ambicioso objetivo de transformar la banca en Estados Unidos, llevando su modelo de banca universal a su nueva franquicia. Durante los cinco años siguientes, el banco aplicó el modelo a la par que construía su marca, centrándose en su desarrollo como miembro activo de la comunidad, creciendo de manera orgánica y avanzando hacia su objetivo de convertirse en un operador digital.

Durante su proceso de transformación digital, BBVA adquirió Simple, colaboró con destacadas empresas ‘fintech’, reforzó su experiencia de usuario mediante la adquisición del estudio de diseño Spring Studio de San Francisco y abrió la oficina de San Francisco de su nueva unidad de ventas digitales y el centro de datos en Dallas, Texas, donde trabajan 60 expertos en análisis de datos, ingeniería de software y experiencia de usuario y diseño.

Dentro de su compromiso de apoyo a la comunidad, BBVA Compass se comprometió a invertir 11.000 millones de dólares en préstamos, inversiones y servicios en barrios de rentas bajas. Después de los dos primeros años el banco ya superaba sus metas y ha invertido más de 5.300 millones.

Asimismo, BBVA Compass ha proporcionado oportunidades en el ámbito de las artes, la cultura y el entretenimiento, trayendo obras del Museo del Prado que nunca antes se habían expuesto en los EE. UU., y mediante la celebración de eventos destacados como exclusivas cenas de clientes con los famosos hermanos Roca. El banco también se convirtió en el banco oficial de la NBA.

Hoy, casi 15 años después de su primera adquisición en EE. UU., BBVA Compass tiene aproximadamente 87.700 millones de dólares en activos y opera en 657 sucursales. Se encuentra entre los 25 mayores bancos comerciales de Estados Unidos, por cuota de mercado de depósitos, y entre los bancos más grandes de Alabama (2º), Texas (4º) y Arizona (5º).

Comunicación corporativa