Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bancos centrales 15 dic 2017

El BCE se mantiene a la espera

No hubo cambios significativos en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) en su reunión de diciembre. Sin embargo, destaca la mayor confianza que la institución tiene en el crecimiento económico europeo, tal como señala BBVA Research en su informe ECB Watch. Asimismo, el BCE ha revisado al alza sus previsiones de inflación para 2018.

El tipo de interés de referencia se mantiene en el 0% y el tipo de depósito en -0,40%. Respecto a la compra de activos, el BCE reiteró que se ejecutará desde enero de 2018 a un ritmo mensual de 30.000 millones de euros hasta septiembre, o más, si es necesario. BBVA Research subraya que el banco central continúa fiel a su compromiso de mantener las tasas de interés sin cambios hasta mucho más allá del horizonte de las compras de activos netos.

El banco central continúa fiel a su compromiso de mantener las tasas de interés sin cambios hasta mucho más allá del horizonte de las compras de activos netos

Donde sí hubo cambios fue en las previsiones económicas de la institución. Así, el BCE aumentó significativamente las previsiones de crecimiento: en 0,2 puntos porcentuales en 2017 (hasta el 2,4%), 0,5 puntos porcentuales, hasta el 2,3% en 2018, y 0,2 en 2019 hasta el 1,9%. Para 2020, esperan que el crecimiento se modere hasta el 1,7%. ¿Las razones? El mayor crecimiento económico en el segundo semestre de 2017, los sólidos fundamentos domésticos y la mejora de la demanda global, tal como señala BBVA Research.

Asimismo, el BCE también ha revisado al alza la previsión de inflación, en 0,2 puntos porcentuales, esperando que llegue al 1,4% en 2018, impulsada por el aumento en los precios del petróleo. Para los años siguientes, el BCE proyecta una inflación anual del 1,5% para 2019 y del 1,7% para 2020. Según el ECB Watch, detrás de estas proyecciones se encuentra el mejor rendimiento económico, “lo que debería respaldar la confianza del BCE en el logro de objetivo de inflación a medio plazo”. Además, continúa el informe, el BCE también espera que la inflación subyacente aumente gradualmente al 1,5% en 2019 y 1,8% en 2020.

Rueda de prensa del BCE, tras su reunión

El presidente del BCE, Mario Draghi, se mantuvo prudente a pesar de estas perspectivas más optimistas. Draghi hizo hincapié en que la extensión del programa de compra de activos el próximo año es apropiada para alcanzar la meta de inflación y que seguirán de cerca el crecimiento salarial en los próximos meses, buscando signos de sostenibilidad en la tendencia al alza de la inflación subyacente.

El BCE no tiene prisa para señalar el final del programa, pero tarde o temprano, el banco central debería estar listo para ajustar su política

Las preguntas de la rueda de prensa posterior a la reunión del BCE se centraron en la recalibración del programa de compra de activos. Mario Draghi no dio ningún detalle al respecto. Ante referencias a las actas de la reunión de política monetaria de octubre, donde se observa un debate en el seno del BCE sobre la decisión de mantener este programa abierto, Draghi afirmó que la gran mayoría de miembros de la institución estuvo a favor de mantenerlo sin fecha de finalización definida.

En resumen, el BCE se negó a dar más detalles sobre la recalibración del programa de compra de activos y la futura estrategia de salida de la política de expansión cuantitativa o QE (‘quantitative easing’). En opinión de BBVA Research, el BCE no tiene prisa para señalar el final del programa, pero tarde o temprano, el banco central debería estar listo para ajustar su política.

Otras historias interesantes