Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Informes financieros 07 nov 2015

¿Qué es quantitative easing?

Los programas de estímulo de la economía quantitative easing (QE) tienen como objetivo la compra de activos de deuda pública por parte de los bancos centrales, tanto el BCE o su equivalente norteamericano, la Fed. Sus efectos y funcionamiento son abordados a lo largo de este artículo.

Pero, ¿en qué consiste exactamente? El QE es un programa de estímulo cuyo elemento principal es la compra de deuda pública a modo de inversión por parte de un banco central. Lo llamativo del QE es el elevado importe de estas compras. En EEUU los sucesivos programas de QE han alcanzado varios billones de dólares y han convertido a la Fed en el principal inversor/comprador de bonos del Tesoro de los EEUU.

1. ¿Qué tipo de bonos compran los bancos centrales?

Hasta ahora se han centrado fundamentalmente en la compra de deuda pública. Sin embargo, también ha habido programas de compra de otros activos garantizados por préstamos hipotecarios.

2. ¿Con qué objetivo compran estos activos?

Los distintos bancos centrales que han emprendido estas medidas –no sólo la Fed, sino también el Banco de Inglaterra, el de Japón o el BCE– lo han hecho con un doble propósito. Por un lado, al aumentar la demanda de estos activos, sube su precio y baja la rentabilidad, con lo cual se reduce el coste de financiación del Estado. Por otro, al aumentar el precio de la deuda pública, hace que otros activos que tienen riesgo, como son las acciones o la deuda de empresas, sean relativamente más baratos, y por tanto, más atractivos.

3. ¿Tiene efectos sobre la economía real?

Sí, entre otros que los ahorradores inviertan en bonos emitidos por empresas privadas, que son mucho más rentables que los del Tesoro. De este modo, se facilita la financiación de estas empresas privadas en términos menos costosos.

En algunos casos, estos programas tienen efectos sobre el valor de la divisa del país que lleva a cabo las medidas. La moneda de estos países (por ejemplo el dólar de EEUU, también denominado USD) comienza a valer menos en el mercado de divisas (se deprecia) por efecto del QE y eso favorece a sus exportaciones, que pasan a ser más competitivas.

Pero no todos los efectos son positivos. El QE puede generar un aumento de los precios, especialmente cuando la moneda se deprecia, al ser más caros todos los bienes importados. El aumento de los precios reduce la capacidad de compra de las familias y empresas y puede reducir el efecto positivo del programa, ya que los inversores podrían exigir una mayor rentabilidad para cubrir ese riesgo de inflación.

4. ¿Ha funcionado el QE?

A medias. Hasta ahora ha tenido beneficios sobre los activos objeto de compra y, en menor medida, sobre el resto de activos de riesgo comentados anteriormente. Sin embargo, cuanto mayor es el volumen de compras, su efecto se vuelve más limitado. Además, estos programas pueden favorecer la aparición de burbujas especulativas y el aumento de la inflación.

A grandes rasgos, el balance de los bancos centrales es como el de cualquier empresa, ya que también están constituidos por activos y pasivos. Cuando los bancos centrales compran bonos del Tesoro (QE), el tamaño de su balance se incrementa. En el lado del activo se contabiliza el valor del bono comprado. En el del pasivo, la deuda contraída por esa compra.

Otras historias interesantes