Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 20 dic 2018

¿Cómo se debe ahorrar en cada etapa de la vida?

La gestión de las finanzas de las personas, igual que otros aspectos de sus vidas, les deben acompañar de una forma armónica, según su edad y necesidades. Lo que no debe cambiar es el control sobre su dinero para tener bienestar financiero.

La app Bconomy te enseña formas de ahorrar ¡Pruébala!

En todas las etapas de la vida es necesario ahorrar, ya sea para concederse algún capricho sin notarlo a final de mes o de cara a la jubilación. Así debe ser el ahorro según la década en la que se esté.

La década de los veinte

Es una etapa plagada de novedades en la que las personas se disponen a entrar en la vida de los adultos. En esta época es cuando se tienen los primeros trabajos, bien para compaginar con los estudios o como comienzo de la carrera profesional. En ambos casos, es bueno empezar a plantearse la independencia financiera como meta, aunque todavía el nivel de ingresos no sea alto.

La gran ventaja es que a esa edad no se suelen tener grandes responsabilidades económicas, por lo que es posible ahorrar un porcentaje del sueldo. Los expertos recomiendan, debido a la baja cuantía de los salarios de los jóvenes, establecer una meta de ahorro en torno al 10% del total para ir afianzando la cultura del ahorro y poder cumplir con objetivos asequibles.

Programa reglas en bbva.es para ahorrar mejor

La década de los treinta

Se está avanzando en el mercado laboral y ganando en independencia. Aquí ya se tiene una mayor experiencia profesional, por lo que los sueldos suelen ser algo más elevados. Son años en los que se plantean objetivos más ambiciosos y en los que se pueden tomar algunas decisiones trascendentales para la economía particular como la compra de una vivienda o formar una familia. Aquí el objetivo de ahorro podría subir en torno al 15 o 20% del total del sueldo.

Es importante empezar a pensar en la jubilación. Parece una meta lejana pero si se empieza antes, aportando a un producto financiero de ahorro para el futuro, luego será más fácil ir aumentando las cantidades según se vaya acercando el momento del retiro.

La década los cuarenta

Lo normal es que la vida haya mejorado y se haya conseguido una mayor estabilidad. Aunque los gastos continúan, es probable que se pueda reservar entre un 20 o un 25% del total del sueldo. En este década, ahorrar para la jubilación debería ser ya una meta de ahorro prioritaria.

También es un buen momento para plantearse alguna posible inversión, para hacer más rentable el ahorro, y la contratación de un seguro de vida, salud o vivienda para vivir más tranquilos.

La década de los cincuenta

El horizonte de la jubilación está cerca, por lo que se tiene que continuar ahorrando para este fin. Normalmente, esta década se caracteriza por la tranquilidad financiera, al contar con un sueldo más alto y haber resuelto algunas responsabilidades económicas como el pago de la casa. Es el momento de aumentar el ahorro al 30% de los ingresos.

La década de los sesenta

Ya no queda margen para ahorrar de cara al retiro. Es el momento de recoger los frutos de lo que se haya ahorrado a lo largo de la vida laboral. En esta década y en las siguientes, conviene ser más conservador en cuanto a inversiones y no jugarse los ahorros en operaciones arriesgadas. La opción más adecuada podría ser los fondos monetarios o de renta fija combinados con fondos mixtos de renta fija.

En definitiva, la vida está llena de cambios y de imprevistos, eso es lo que la hace apasionante. Solo hay una forma de disfrutar de cada etapa con tranquilidad financiera: manteniendo el hábito del ahorro y planificando bien las finanzas.

La app BBVA Bconomy es una herramienta muy útil para que tus decisiones a la hora de ahorrar tengan más sentido y puedas planificar tu futuro con más información. Con ella, puedes crear una meta de ahorro y, a través de sus recomendaciones y datos, conseguirás alcanzarla. Ya tienes los recursos necesarios para saber cómo ahorrar en tu día a día.

Otras historias interesantes