Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 27 abr 2018

Consejos para guardar las fotos en la nube

Desde que los ‘smartphones’ tienen cámaras tan buenas, el número de fotos que se sacan a lo largo del año ha aumentado exponencialmente y de igual manera, la necesidad de poder almacenar tanta imagen. Todavía se puede recurrir a los discos duros físicos como soporte para guardar las fotos, pero su precio y, sobre todo, la necesidad de tenerlos a mano cuando se quiere acceder a alguna fotografía han causado que su uso se haya reducido con la llegada del almacenamiento en la nube, el espacio preferido un número creciente de personas hoy en día.

Para conseguir sacar el mayor provecho en la gestión de las fotos, lo primero que se debe hacer es ser selectivos a la hora de guardarlas, prescindiendo de la mayoría entre aquellas que sean muy parecidas entre sí y que no aporten un valor diferencial, de las más intrascendentes y de las que no cuenten con una calidad aceptable. Se recomienda realizar esta discriminación antes de almacenarlas, tanto por ahorrar espacio como para disponer de una fototeca de calidad.

En segundo lugar, tampoco conviene mantener las fotografías por mucho tiempo en soportes físicos como la cámara, el móvil, el ordenador o los discos duros externos porque estos se pueden romper, mojar, perder o ser robados, corriendo así el riesgo de que desaparezcan de un plumazo recuerdos importantes. Es ahí cuando las bondades del almacenamiento ‘online’ en la nube se hacen más evidentes. Pero como suele ocurrir con todos los servicios, guardar fotos en la nube cuenta con ventajas y con inconvenientes.

Ventajas

  • Se puede tener acceso a los archivos desde cualquier dispositivo y ubicación geográfica.
  • El mantenimiento del almacenamiento corre a cargo de la empresa que ofrece el servicio sin que el usuario deba preocuparse de aspecto alguno.
  • Supone un ahorro de costes —tanto si el servicio es gratuito como de pago— al no tener que invertir en discos duros.
  • Los servicios de almacenamiento son escalables y de esta manera el usuario puede ir escogiendo la modalidad que prefiere en función de las necesidades que tenga en cada momento.
  • Las compañías que ofrecen estos servicios invierten gran parte de su presupuesto en la seguridad de los archivos que se alojan en sus servidores.

Desventajas

  • El acceso a las fotografías puede no ser siempre inmediato al depender de que se disponga en todo momento de una conexión a internet o de que el servicio no se encuentre temporalmente caído por desajustes o problemas técnicos.
  • Aunque no suele ocurrir con las compañías más fiables, siempre existe la posibilidad de que el servicio o la cuenta de la que se dispone sea hackeada y que los archivos sean robados o perdidos.

Al no encontrarse los archivos en manos del usuario, se podrían llegar a generar problemas en lo referente a la privacidad de las imágenes.

Cinco aspectos a tener en cuenta a la hora de apostar por la nube

1. Freemium

Casi todos los proveedores de almacenamiento en la nube ofrecen un primer módulo gratuito y a partir de ahí ofrecen planes de pago mensuales o anuales escalables en capacidad y precio. Se recomienda realizar una comparativa en función de la necesidad y el presupuesto para escoger el que más convenga.

2. Formatos

Si no se necesita almacenar las fotos en su calidad original y se considera suficiente almacenar las fotos en un formato con el JPEG, cualquier proveedor de servicios valdrá. Si por el contrario se precisa almacenarlas en formatos más ricos y pesados como el RAW o el TIFF, es conveniente escoger el proveedor cuidadosamente.

3. Presentación

No todos los servicios de almacenamiento de imágenes cuentan con un atractivo  y eficaz interfaz de presentación, y cuando la cantidad de las fotos almacenadas y la asiduidad con la que se recurre al servicio son importantes, es un aspecto muy a tener en cuenta.

4. Movilidad

El almacenamiento en la nube es un servicio que va muy bien de la mano con la movilidad, por esta razón ha de tenerse en cuenta que el proveedor que se escoja tenga una buena ‘app’ en la que la visión de las imágenes y su subida a la nube sean de calidad.

5. Velocidad

En el caso de que la velocidad del servicio de internet contratado no sea suficiente, seguramente sea más razonable apostar por un almacenamiento en un disco duro físico en lugar de contratar un servicio en la nube.

Otras historias interesantes