Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 12 mar 2019

Consejos para rentabilizar mejor el almacenamiento del teléfono móvil

Hoy en día los teléfonos inteligentes de última generación suelen tener un espacio de almacenamiento superior a los 32 GB, aunque muchos usuarios todavía siguen teniendo dispositivos con 16 GB, o menos. Algo que suele dificultar que el terminal funcione con fluidez y que provoque problemas de rendimiento; sin hablar del trastorno que supone para guardar las fotos favoritas o instalar todas las aplicaciones que se quieran.

Tener espacio en el móvil es una de las cuestiones que más importa a los usuarios. Un almacenamiento interno potente permite que el teléfono goce de una buena salud, un buen funcionamiento y no habrá que preocuparse por el almacenamiento de los recuerdos.

Un estudio realizado por Certideal, plataforma dedicada a la venta de ‘smartphones’ reacondicionados y de segunda mano, revela que “para que un teléfono inteligente funcione correctamente deberíamos ocupar, como máximo, el 80% de su capacidad”. Por lo que alertan que en el caso de los terminales con 8 y 16 GB de memoria, normalmente se sobrepasará esta proporción solo con lo que ocupan el sistema operativo y las ‘apps’ más básicas.

Por tanto, para evitar que el teléfono no funcione a pleno rendimiento, y ganar espacio al espacio, aquí van ocho trucos fáciles de realizar.

1. Utilizar una tarjeta microSD
Suele ser lo más recurrente para ganar memoria a un terminal: usar una tarjeta microSD. En ella se podrán incluir imágenes, vídeos, documentos y música.  Además, se puede mover a ella algunas ‘apps’, lo que permite ahorrar un buen número de megas.

2. Subir las fotos en la nube
Hay que decir que los dispositivos con sistema operativo Android sí permiten la opción anterior, pero no los iPhone. En los dispositivos de la manzana la solución para disponer de más memoria pasa por subir las imágenes a la nube. Como cuestión a tener en cuenta es que las fotos, pese a ser subidas a la nube y borradas del terminal, permanecen durante un tiempo en el teléfono. Aquí cuentan cómo hacerlo de forma definitiva desde el momento en el que se desee.

3. Usar las versiones ‘lite’ de las aplicaciones
No son muy conocidas, ya que todo el mundo suele descargarse la versión ‘normal’ de las aplicaciones más famosas. Pero todas ellas (o casi todas) cuentan con versiones ‘lite’ que suponen un interesante ahorro de espacio. La diferencia es que éstas ‘lite’ suelen consumir mucha menos memoria caché ya que no traen funciones en segundo plano.

4. Deshacerse de las ‘apps’ que vienen preinstaladas
Vienen instaladas por defecto en los teléfonos y no son tan útiles como puede parecer, además de emplear muchos recursos. Solo habrá que desinstalarlas y buscar otras que consuman menos memoria, e incluso sean más funcionales.

5. Desinstalar, y volver a instalar
Se puede liberar memoria pues con un simple gesto: quitando una ‘app’, y volviendo a instalarla. Al eliminarla del terminal se libera espacio, aunque se mantienen los datos que contiene. Al volver a instalarla se restablecen esos datos de forma automática.

6. Consumir servicios en ‘streaming’ (y con wifi)
Existe la opción de descargar contenidos como música, series o podcast, como los de BBVA. Pero también es posible escucharlos en ‘streaming’, directamente desde la página web de bbva.com, siendo así una buena forma de ahorrar espacio. Por otra parte, se recomienda borrar la caché de las ‘apps’ como Spotify o Netflix, entre otras, ya que consumen mucha memoria.

7. No existen ‘apps’ que ayuden a liberar espacio
Muchas prometen milagros pero lo cierto es que ocupan más espacio del que deberían y, de añadido, consumen bastante batería. Con los consejos antes descritos se avanzará más en esta materia.

8. Restaurar el móvil al estado de fábrica
Es el último, y el más radical. Usando el ‘restaurar a modo fábrica’ se borra todo de forma segura, incluido cualquier dato que tenga el móvil por lo que, de decidirse a hacerlo, es conveniente realizar una copia de seguridad, por ejemplo de ‘apps’ como WhatsApp.

Otras historias interesantes