Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Asuntos sociales Act. 02 nov 2018

Crece la preocupación por el virus zika en América Latina

Desde que se declarara el primer caso en Brasil, la enfermedad se ha propagado ya a 22 países de Latinoamérica y la Organización Mundial de la Salud (OMS) habla de «riesgo extremadamente alto» y “emergencia global” tras registrarse hasta la fecha más de un millón y medio de afectados

Todo comenzó con la alerta emitida por Brasil en octubre del pasado año por un número elevado de nacimientos de niños con microcefalia (anomalía en un desarrollo insuficiente del cráneo a menudo acompañado de atrofia cerebral) y casos asociados al síndrome de Guillain-Barré, (afección en la que el sistema inmunitario ataca el nervioso, llegando a producir parálisis). En el citado país hay ya casi 300 enfermos confirmados y 3.500 en estudio. Tras esta notificación, la OMS confirmó que la infección se había «propagado ampliamente» y también a 22 naciones más de la región.

Es una emergencia de salud de proporciones alarmantes a nivel global

A pesar de la preocupación, la sospecha de que esta infección está detrás de miles de casos de malformaciones congénitas en recién nacidos aún no está confirmada. Los científicos están desconcertados porque nunca se habían enfrentado a un patógeno así. También, recuerda el organismo mundial de la salud, la «falta de inmunidad» de la población y la «ausencia» de vacunas preventivas o tratamientos «eficaces» podrían elevar el número de afectados a cuatro millones.

Comunicado de la OMS

Ante esta situación, la OMS ha declarado a través del Comité de Emergencia, con su directora general a la cabeza, Margaret Chan, como  una “emergencia de salud pública de importancia internacional de proporciones alarmantes”.

Chan dijo que la emergencia no es por el virus “en sí mismo” sino por su “asociación” a la microcefalia y “otros trastornos neurológicos” como el citado síndrome Guillain-Barré. Añadió que la declaración es una “medida de precaución” porque “no podíamos esperar a que se demuestre la relación. No sabremos cuánto se tardará en confirmar o negar este vínculo”.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), habla ya de 22 naciones que han reportado la detección del zika en su territorio, siendo Brasil el más afectado seguido de Colombia que ya ha alcanzado a más de 2.000 en mujeres embarazadas. Otros países aquejados son México, Paraguay, Venezuela, Bolivia, Ecuador y del Caribe como Guayana Francesa, Haití, Guadalupe y Barbados, entre otros.

 

Similar al dengue

El zika es un contagio similar al dengue, la fiebre amarilla o el virus del Nilo Occidental y la encefalitis japonesa. Se transmite tras la picadura de un mosquito del género aedes, que causa el dengue y se identificó por primera vez en 1947 en Uganda, en los bosques de Zika. Allí se descubrió en un mono cuando se realizaba un estudio acerca de la transmisión de la fiebre amarilla en la selva. Análisis posteriores ratificaron la infección en seres humanos en el citado país además de Tanzania en 1952. Se ha confirmado que existen dos grandes linajes en el virus; el africano y el asiático.

En 2007 se registró la primera infección fuera de Asia y África en la isla de Yap (Océano Pacífico)  y en febrero de 2014 la autoridades chilenas confirmaron un caso de transmisión autóctona en la Isla de Pascua, cerca de las costas de Chile.

Los síntomas duran generalmente entre cuatro y siete días y el tiempo de incubación entre 3 y 12. En la actualidad no se ha reportado ninguna muerte y la mayoría de personas se recupera en un breve espacio de tiempo y la tasa de hospitalización es baja. Los afectados pueden tener fiebre de menos de 39°C, dolor de cabeza, debilidad, dolor muscular y en las articulaciones, inflamación que suele concentrarse en manos y pies, conjuntivitis no purulenta, edema en los miembros inferiores y erupción en la piel, que tiende a comenzar en el rostro y luego se extiende por todo el cuerpo.

No hay una vacuna ni un tratamiento específico , solo un manejo sintomático que consiste en descansar  y en tomar acetaminofén o paracetamol para el control de la fiebre. También se aconseja ingerir líquido en abundancia para paliar el que se pierde. Por último, se recomienda mantenerse alejado del paciente al menos una semana para evitar el contagio y para preverlo se pide el uso de mosquiteros y repelentes con Icaridin.

Otras historias interesantes