Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Deporte Act. 31 oct 2018

Embajadores BBVA: Karen Loya, su mayor rival

Durante casi una década, Karen Loya -BBVA Bancomer- pensaba que su mayor rival la había derrotado. Sin embargo, hace tres años se dio cuenta de que tenía una nueva oportunidad de vencerlo. Descubrió a su verdadero oponente.

Karen tenía solo once años cuando su abuelo se cansó de verla, junto a su hermano, en la orilla de la playa, sin permiso para adentrarse en el agua por miedo a un ahogamiento. Los apuntó a los dos a un curso para aprender a nadar. Y, de aquella solución a un problema, nació una pasión que dura hoy en día.

Más aún estos días de mayo, cuando ha sido la encargada de portar la bandera de BBVA en los Juegos Interbancarios, algo de lo que se siente especialmente orgullosa. Y, por si eso fuese poco, hace solo dos meses celebró su boda. ¿Se puede pedir más? Ella sí.

Embajadores BBVA: Karen Loya, su mayor rival

Quizá porque llegar hasta aquí no ha sido fácil. Se pasó la infancia entrenando durante jornadas interminables. “Era mucho sacrificio. Entrenábamos hasta sábados y domingos a las seis de la mañana. Eso supone perderte muchas cosas cuando tienes 15 años”. Pero, por fin, el esfuerzo dio resultados y consiguió una beca deportiva en el TEC de Monterrey. Todo apuntaba a que algún día sería olímpica.

"El esfuerzo dio resultados

Sin embargo, el exceso de entrenamiento le pasó factura. “Soy mariposista. Tuve una lesión en el hombro. Estuve aguantando dos años con ella para que no me quitaran la beca”.

Una vez terminada la carrera, se operó. Pero los más de seis meses de recuperación y el aviso del médico de que no volvería a quedar igual, hicieron que pareciera que esa lesión, su mayor rival, había vencido.

Perfil

Nombre: Karen Loya
Puesto: Sistemas Holding DG Engineering
-BBVA Bancomer-
Función: Formarme como profesional y persona para contribuir al servicio bancario
Hobby: Natación
Sueño: Llegar a ser directora en el área de Sistemas del Banco y ser madre

Una razón para volver

A su entrada en BBVA Bancomer, fue testigo del espectáculo que son los Juegos Interbancarios. “Lo que me hizo volver a nadar fue el deseo de participar en ellos”. De regreso a la piscina, se dio cuenta de que su verdadero oponente no era la lesión, sino ella misma: “No es solo ganar, sino ir por mi récord, ir mejorando mis tiempos y saber que puedo dar más de mí”.

Tal vez piense así porque se ha quedado sin rivales en el agua. En sus tres participaciones ha ganado todas las medallas de las pruebas en las que ha competido: 14 en cada una de las dos primeras y 15 en la última.

El equipo

A pesar de todo, su mayor motivación, aparte de mejorar sus propios récords, no son las victorias, sino “estar en un equipo como el nuestro. Es muy padre el ambiente que se vive. Eso es lo que me hace seguir. Si nadase sola, sin representar a nadie, no le hallaría mucho chiste”.

"Lo que me hizo volver a nadar fue el deseo de participar en los Juegos Interbancarios

Eso es lo que compensa el sacrificio de los entrenamientos a última hora del día. “Tengo la suerte de que donde entreno cierra a las 23.00. A mi esposo lo veo a la hora del almuerzo, porque trabaja también en el Banco, y luego antes de dormirnos”, comenta entre risas.

Sus objetivos para esta nueva edición son las 15 medallas, por supuesto. “Y romper alguno de mis tres récords, si puede ser”, añade.

Cuando le preguntamos si los esfuerzos, los sacrificios y la lesión merecen la pena, contesta rotunda: “La natación me ha abierto muchas puertas”.

Otras historias interesantes