Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Coronavirus 08 abr 2020

BBVA refuerza la gestión de los cajeros en España para garantizar las retiradas de efectivo durante la Semana Santa

Desde que se desató la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 en España, BBVA recomienda el pago de las compras esenciales con tarjetas sin contacto o con el teléfono móvil, para minimizar el contagio en los establecimientos, como supermercados o panaderías. Sin embargo, para aquellos que deban disponer de efectivo, BBVA ha creado un proceso de gestión de todos los cajeros en funcionamiento en España, para garantizar que los clientes pueden retirar efectivo durante los próximos días festivos en el caso de que lo necesiten, y que además puedan hacerlo con las mayores garantías sanitarias.

Desde el inicio de la crisis sanitaria en España, el banco ha implantado un proceso de desinfección en aquellas oficinas bancarias que se encuentran abiertas al público cada día, con especial foco a aquellas zonas con más riesgo de transmisión del virus. Es el caso del mobiliario o de los elementos metálicos (picaportes, pulsadores, etc.), pero también de los cajeros. En el caso de las oficinas bancarias cerradas, los cajeros se encuentran en funcionamiento y, por tanto, también son desinfectados. Este proceso se mantendrá durante la Semana Santa, en la que los clientes podrán hacer uso de los cajeros, aunque las oficinas permanezcan cerradas.

Por otro lado, BBVA ha puesto en marcha en España un procedimiento centralizado para garantizar que los cajeros estén a disposición de los usuarios. Dos veces al día, a las 9 y a las 12 de la mañana, se generan alertas para advertir a los empleados autorizados de que algún cajero concreto tiene una carga menor al 30% y, por tanto, debe reponer efectivo. A través de este sistema, también se advierten las posibles averías que puede tener un cajero completo y se inicia el procedimiento de reparación.

Además, los vehículos blindados que transportan el efectivo están dentro de las actividades calificadas como esenciales por el Gobierno de España, por lo que siguen trabajando con normalidad.

Caída generalizada del uso de la retirada de efectivo

El Gobierno de España declaró el estado de alarma el pasado sábado, 14 de marzo. Desde entonces, ha caído sustancialmente la retirada de efectivo en los cajeros de BBVA. El primer día laborable, el lunes 16 de marzo, el número de retiradas de efectivo cayó un 67% con respecto al primer día laborable del mismo mes. Desde entonces, la tónica habitual de los clientes de BBVA es hacer un uso menor del cajero.

Las retiradas de efectivo únicamente repuntaron levemente el día 25, coincidiendo con el pago de la pensión. Sin embargo, los cajeros de BBVA registraron menos de la mitad de operaciones que el día de ingreso de la pensión en febrero. Los empleados del banco en España se pusieron en contacto con todos los clientes que reciben la pensión para informarles que la habían recibido y recordándoles que, hasta el 5 de abril, podían hacer la disposición de su pensión en la oficina bancaria más próxima a su casa, fuese o no de BBVA, sin que el banco les aplique la comisión.

A la vista de los datos del mes de marzo, los clientes de BBVA en España realizan menos visitas a los cajeros desde la declaración del estado de alarma -han caído a un tercio de las que se realizaban en la primera quincena del mes-, pero cuando lo hacen, retiran un importe, de media, un 30% superior a las cantidades retiradas antes del 13 de marzo.

Otras historias interesantes