Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis Regional 28 ene 2020

BBVA Research prevé que el PIB de Asturias se aproxime a finales de 2021 al nivel precrisis

BBVA Research estima que el crecimiento de la economía asturiana podría situarse en el 1,2% en 2020 y acelerarse hasta el 1,4% a finales de 2021, lo que le permitiría recuperar el nivel de PIB absoluto previo a la crisis. De cumplirse estas previsiones, la región completaría siete años de recuperación. Asimismo, en el conjunto de 2020 y 2021 podrían crearse algo más de 3.000 empleos, lo que llevaría a una reducción de la tasa de paro promedio hasta el 13,2% en 2021.

Según el último informe ‘Situación Asturias’, presentado hoy por Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research, y Asunción Álvarez, directora de Banca de Empresas, Corporativa e Instituciones de la Regional Noroeste de BBVA, durante el primer semestre de 2019 la economía de Asturias habría crecido en torno al 0,4% trimestral, en línea con la media nacional y un 0,3% trimestral en el segundo semestre, algo menos que el conjunto de España. Con ello, el PIB regional en 2019 se situaría en el 1,7%, lo que supone dos décimas menos de crecimiento que el año anterior, pero permite continuar avanzando en el proceso de convergencia en PIB per cápita.

Según BBVA Research, varios factores explican esta evolución de la economía asturiana, marcada por una nueva desaceleración de la demanda interna. Por un lado, el menor dinamismo del gasto de los hogares asturianos en el primer semestre de 2019, en particular de bienes duraderos. Esta evolución estaría siendo atenuada en parte,  por un cierto impulso fiscal y avances en la inversión pública y privada. Por otro lado, las exportaciones reales asturianas se habrían acelerado en 2019 hasta el 1%, tras la caída del 6,2% observada en 2018, aunque con cierta volatilidad, y debilidad en los bienes de equipo. Por su parte, en el turismo, las cifras de viajeros y pernoctaciones en hoteles siguieron alcanzando récords, apoyados principalmente por la afluencia de visitantes residentes en España.

Los datos de afiliación también reflejan la desaceleración económica y además, con una elevada heterogeneidad comarcal. El aumento de afilados se estaría concentrando desde 2013 en las comarcas de Oviedo y Gijón, dentro del área urbana de la región, que lidera la creación de empleo regional.

La economía asturiana podría acelerarse en 2021

En este contexto, BBVA Research prevé que el crecimiento se modere desde el 1,7% en 2019 al 1,2% en 2020, para acelerarse ligeramente hasta un 1,4% en 2021. Entre los factores que contribuirán a la realización de este escenario destaca la resiliencia del consumo interno, las señales de fortaleza de la inversión y una leve mejora del entorno internacional.

El crecimiento del gasto de las familias asturianas, aunque seguirá mostrando debilidad durante este año, podría haber alcanzado su punto de inflexión a finales de 2019. Aunque Asturias puede resultar más favorecida por el aumento de las pensiones con el IPC o la subida del sueldo de los empleados públicos, a futuro resultan de particular importancia los cambios que el nuevo Gobierno de España pueda introducir en ámbitos como el mercado laboral o las pensiones.

Junto al aumento de las importaciones de bienes de capital, la inversión no residencial y de vivienda seguirán contribuyendo a incrementar la actividad, apoyadas en los bajos costes de financiación. Sin embargo, los efectos se notan de forma heterogénea en el territorio, concentrándose el empuje en las zonas más urbanas de la comunidad. Por su parte, la reducción de algunas incertidumbres en la economía mundial dibujan cierta mejora del sector exterior, clave para la recuperación de las exportaciones de bienes asturianas

3.000 nuevos empleos en Asturias en 2020 y 2021

De cumplirse el escenario previsto, entre el final de 2019 y el de 2021, el Servicio de Estudios de BBVA prevé la creación de 3.000 nuevos puestos de trabajo en Asturias. Con esta mejora, a finales de 2021 la tasa de paro se situaría en el 13,2% promedio, todavía 4,3 puntos porcentuales por encima de su nivel de 2008.

Pese al contexto de bajo dinamismo del mercado laboral, podrían estar produciéndose ciertos problemas para cubrir vacantes, lo que podría estar detrás del aumento de coste salariales de la región. Esto podría deberse a la negativa evolución demográfica regional, ya que la población activa asturiana se reduce desde 2013, frente a la estabilización en el conjunto de España.

Moderada reducción de las incertidumbres

Aunque los riesgos del escenario son a la baja, la velocidad futura de la recuperación dependerá de la resolución de los distintos focos de incertidumbre y de las políticas que se implementen.

En el escenario global, la incertidumbre se reduce por la menor probabilidad de una salida desordenada del Reino Unido de la Unión Europea y por la posible reducción de las tensiones comerciales entre EEUU. y China. Aunque Asturias no estaría entre las regiones con mayor exposición a estos mercados, la recuperación de los flujos comerciales globales podría favorecer su economía.

A nivel doméstico, aun con la formación de gobierno en España, la incertidumbre de la política económica se mantiene elevada por la falta de consenso en temas clave como el mercado laboral o las pensiones. A esto se añaden los cambios regulatorios que están afectando negativamente al sector automotriz y al inmobiliario.

Con todo, según BBVA Research, la economía asturiana y la española se encuentran mejor preparadas para afrontar un escenario de incertidumbre, ya que muchos de los desequilibrios que retroalimentaron los efectos de la última crisis se han reducido. Sin embargo, en ausencia de reformas eficientes, el crecimiento potencial de la economía estaría convergiendo a niveles menores que los observados al inicio de la recuperación.

Otras historias interesantes