Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Coronavirus 12 may 2020

La adaptación y la reinvención de las empresas sociales en tiempos de coronavirus

Teresa Andrés Blanco (BBVA Creative)

La irrupción de la pandemia por el COVID-19 y las consecuencias sociales y económicas ligadas a ella, ha provocado la transformación de algunas actividades que buscan adaptarse a esta situación. Todos los colectivos luchan día a día por continuar ofreciendo sus servicios, como el de las personas con discapacidad, que han visto en esta crisis sanitaria la oportunidad para poner en marcha iniciativas acordes a las necesidades actuales de la sociedad.

La adversidad genera la puesta en marcha de fórmulas que permiten reinventarse o adaptarse a las nuevas situaciones. Es por ello que, ante una crisis sanitaria como la del coronavirus, los Centros Especiales de Empleo (CEE) en España, a pesar de las enormes dificultades que están atravesando y el impacto negativo de esta crisis, se han sumado a ese cambio. Colaborar con quienes demandan sus servicios y reconducir su actividad para minimizar el impacto de la pandemia en sus empleados, se ha convertido en el mayor impulso para continuar trabajando sin que el ánimo decaiga.

Son numerosas las actividades denominadas como esenciales en el decreto de estado de alarma en España desempeñadas por personas con algún tipo de discapacidad, como la distribución, la gestión de residuos, los servicios de desinfección o de lavandería. A pesar de esta inesperada realidad, muchas entidades sociales han adaptado y flexibilizado su servicios para dar cobertura a las necesidades más urgentes. Una rápida respuesta con múltiples fines solidarios.

Es el caso de algunos Centros Especiales de Empleo, reconocidos con el Premio Integra de BBVA, y que se han dedicado a producir material de protección como batas, mascarillas o protectores faciales para sanitarios, residencias, empresas, entidades sociales y la ciudadanía en general.

En concreto Lantegi Batuak ha reconvertido parte de su actividad para adaptarse a las demandas de la sociedad. Semanalmente sus empleados fabrican 10.000 mascarillas de alta seguridad y 10.000 protectores faciales. Una actividad para que la que han tenido que reforzar la plantilla, generando 70 puestos de trabajo para personas con discapacidad. 

La entidad albaceteña AMIAB ha colaborado en el montaje de 10.000 viseras protectoras para el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha. Gracias a la coordinación del Instituto de Promoción Exterior de Castilla-La Mancha (IPEX) y con la ayuda de Confederación de Empresarios de Albacete (FEDA), el Ayuntamiento de Albacete y el Ayuntamiento de Villarrobledo, desde el inicio del estado de alarma varias empresas de muy diferente índole se pusieron a trabajar incondicionalmente para poder proporcionar este material al personal sanitario que lucha incansablemente contra el COVID-19. Una actuación conjunta que se ha convertido en la nueva actividad de AMIAB.

Todos los sectores, implicados

En el ámbito de la hostelería ILUNION HOTELES, del Grupo social ONCE, reconocido con uno de los galardones del Premio Integra de BBVA en su X edición por su innovador proyecto, ha puesto a disposición de las autoridades sanitarias de las diferentes comunidades autónomas algunos de sus 26 hoteles, muchos de ellos Centros Especiales de Empleo. Tras la medicalización de sus instalaciones, en la actualidad algunos de estos alojamientos funcionan a pleno rendimiento para los pacientes con COVID-19 así como para el personal sanitario que necesite hacer uso de las instalaciones. Además, otros hoteles de la cadena están realizando acciones solidarias como cesión de alimentos, mobiliario, colchones y camas para la instalación de hospitales de campaña en polideportivos para personas sin hogar y afectados por el coronavirus.

AFAUS-GUADALAJARA, después del cierre de la actividad hostelera por la pandemia, ha adaptado el hotel en el que se da trabajo anualmente a una media de 21 personas con discapacidad por enfermedad mental para varias actividades. En la cocina del alojamiento se preparan a diario 52 comidas para viviendas tuteladas y domicilios de personas con problemas de salud mental. Las habitaciones del hotel acogieron durante 10 días a 29 personas sin hogar, proporcionándoles un servicio de atención integral. Actualmente el hotel acoge a personas derivadas del Hospital Universitario de Guadalajara que estaban ingresadas por otras patologías o a la espera de intervenciones quirúrgicas para su protección, liberando así camas hospitalarias.

En situaciones difíciles, la solidaridad gana

A pesar de que las personas con discapacidad son especialmente vulnerables ante el virus, motivo por el que los Centros Especiales de Empleo de Iniciativa Social integrados la Federación Empresarial de Asociaciones de Centros Especiales de Empleo (FEACEM) han adoptado todas las medidas necesarias para proteger su salud, y que esta situación desembocará en una crisis económica, la secretaria general de FEACEM, Pepa Torres, destaca el lado positivo de esta circunstancia. “Durante estos días hemos podido comprobar nuestra enorme capacidad de adaptación a situaciones extremadamente complejas y la solidaridad demostrada en los momentos más complicados, tanto de nuestros trabajadores como de nuestras entidades, en iniciativas altruistas y en la puesta a disposición de todos nuestros recursos y capacidades”, ha señalado.

Una implicación para ayudar a las administraciones públicas, empresas, colectivos más vulnerables y a la sociedad en general para superar esta situación excepcional.

Otras historias interesantes