Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Gastos> Gestión del dinero Act. 28 sep 2022

Interrail por Europa: cómo afrontar gastos y pagos en tu viaje

Cómo afrontar gastos y pagos en un viaje de Interrail

Con una historia de varias décadas, el Interrail es una de las mejores opciones para recorrer Europa en tren a un precio asequible. Pese a la irrupción de los vuelos de bajo coste, que podrían haber destronado esta forma de viajar, parece que el Interrail se resiste a perder protagonismo. Y es que este billete de tren, disponible solo en el viejo continente, ha evolucionado en positivo desde su puesta en marcha (incluida su digitalización) y tiene en los jóvenes su público estrella, por su buena relación calidad-precio.

Aun así, conviene saber cómo organizar el viaje y qué riesgos evitar para controlar los gastos y que el presupuesto no se dispare.

Desde 1972, fecha en la que se puso en marcha el Interrail, más de 10 millones de viajeros han comprado este billete de tren. Un billete que, en España, se puede adquirir en las estaciones y la web de Renfe, pero que tiene su mayor punto de venta en la web Eurail Group. No en vano, por cada billete vendido a través de la línea ferroviaria nacional, Eurail vende 10, según comunican desde Renfe.

Tanto con el Interrail Pass, dirigido a ciudadanos o residentes europeos, como con el Eurail Pass, pensado para quienes viven fuera de Europa, se pueden visitar 40.000 destinos en 33 países diferentes. Ambos pases tienen el mismo precio, que varía según el número de países y viajes que se realicen y el tiempo de validez del billete.

Interrail ha evolucionado mucho en estos años. Se ha digitalizado (permite llevar el billete en el teléfono y existe una aplicación que ofrece los horarios y donde guardar los trayectos seleccionados) y no tiene límite de edad (antes estaba destinado a jóvenes de hasta 21 años). Los niños hasta los 11 años viajan gratis (hasta dos por cada adulto), los jóvenes de hasta 27 viajan con un 25% de descuento y a los mayores de 60 se les aplica un descuento del 10% sobre las tarifas oficiales.

Planificar, la mejor forma de ahorrar

Antes de elegir el billete, hay que tener claro el número de días de viaje y los países que se desea visitar, ya que el precio varía dependiendo de las opciones que se elijan.

  1. El One Country Pass es válido solo para un país.
  2. El Global Pass permite viajar por 33 países y cuenta con distintas opciones: desde 15 o 22 días de viajes ilimitados (desde 332 euros y 389 euros, respectivamente), hasta solo viajar cuatro, cinco o siete días en un mes (desde 185 euros).
  3. El pase más popular para quienes el tiempo no sea un problema y cuenten con un presupuesto más desahogado para alojamiento (o amigos por toda Europa) es el de 15 días en dos meses, que ofrece viajes ilimitados durante 15 días, siempre y cuando se hagan en el plazo de dos meses (desde 370 euros).

“Para que compense el precio y el gasto, como mínimo, hay que viajar entre cinco o siete días y elegir más de cuatro destinos”, recomienda Marián Raposo, asesora de viajes en Viajes Galitur (agencia especializada en trayectos de Interrail).

Viajar fuera de temporada alta (julio y agosto) también es un ahorro. “En temporada baja es más barato e incluso hay ofertas para el pase, que puede salir hasta un 10% más barato”, apunta Raposo. En general, un viaje de Interrail con el billete de tren, alojamientos y vuelos suele costar de media entre 900 y 1.200 euros.

Cómo afrontar gastos y pagos en un viaje de Interrail

Trenes, cuál se puede coger (y cuál no)

Con el billete de Interrail es posible viajar en trenes regionales, en los que no es necesario reservar asiento. Los de alta velocidad y algunos otros, como el Eurostar, que une París con Londres, también se pueden usar, pero es necesario hacer una reserva previa que, en algunas ocasiones, tiene un coste elevado. Es una opción que solo se debe barajar en los casos en que sea urgente llegar a un destino o suponga ahorrar una noche de hotel, ya que puede suponer entre 5 y 40 euros por trayecto.

Otra posibilidad para ahorrarse una noche de alojamiento es usar los trenes nocturnos, cada vez más escasos en Europa. Sin embargo, todos tienen suplementos y, en el caso del coche cama, no siempre compensa. En principio, estos trenes solo estarían recomendados para un trayecto de largo recorrido.

Errores que pueden salir caros

  • Coger trenes especiales de montaña, turísticos o temáticos o de compañía privadas, como la Heathrow Express en Gran Bretaña, que no están incluidos en el billete de Interrail.
  • No añadir cada trayecto de viaje al billete general: puede acarrear una multa, cuya cantidad depende del país y del recorrido.
  • No validar el billete en el transporte urbano, algo que es obligatorio en muchos países como Alemania, donde la multa por no hacerlo supera los 60 euros.
  • Viajar sin seguro. Supone un extra, pero el seguro de anulación permite recuperar el importe del billete si surge algún imprevisto.
BBVA-espana-pack-viajes-tarjetas-comisiones-extranjero

¿Con tarjeta o en efectivo?

En general, en los países donde el euro es la moneda oficial, lo mejor es pagar con tarjeta de débito, que ahora se puede llevar en el móvil. También conviene llevar varias tarjetas por si alguna de ellas fallara.

Antes de empezar el viaje, conviene consultar en la entidad bancaria con qué tarjeta se puede sacar efectivo de un cajero o pagar en países con divisa diferente al euro sin tener que pagar comisiones. Si se viaja a países fuera de la zona euro, como Turquía o Noruega, no está de más llevar una pequeña cantidad de dinero en efectivo y, en el caso de que sea necesario cambiar moneda, lo ideal es recurrir siempre a una entidad oficial.

Alojamientos, comida, actividades…

Sin duda, un albergue urbano, un hostal o un apartamento son las mejores alternativas para no gastar de más en el alojamiento. En Berlín, por ejemplo, se puede encontrar un albergue desde 65 euros la noche para dos personas con baño compartido. Mientras que un hotel lejos del centro puede costar unos 100 euros la noche. Los albergues, además, suelen celebrar fiestas y tienen muchas actividades de las que disfrutar evitando el gasto de una discoteca o un concierto.

En general, conviene reservar estos sitios con antelación. Si la idea es viajar durante el mes de julio, lo ideal es empear a buscar en octubre o noviembre del año anterior y reservar antes de navidades, dicen los expertos de Viajes Galitur. Para los más aventureros, que prefieren tener la libertad de viajar sin planes y reservar al llegar a su destino, la aventura puede salir cara durante los meses de verano, porque es posible que solo queden disponibles los hoteles con un precio más alto.

Una vez elegido el tipo de alojamiento, hay que fijarse también en la localización: “lo mejor es que esté, como mucho, a media hora caminando del centro de la ciudad”, comenta la agente de viajes. De esta forma no se perderá tiempo en traslados y se ahorrará en transporte.

Otra posibilidad es alojarse en ciudades pequeñas, más baratas en general que las grandes capitales, pero hay que tener en cuenta el coste del traslado. Si finalmente se opta por las afueras, la opción económica preferente es adquirir un bono de metro o bus (en muchos países hay pases de un día). También se puede optar por alquilar una bici o un patinete eléctrico.

'Podcast': Salud financiera: estos sencillos tips te ayudarán a ahorrar

00:00 07:45