Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Qué se está debatiendo en EE. UU. en materia regulatoria?

Desde que Trump llegó al Gobierno se ha comenzado a debatir un proceso de flexibilización y recalibración de la regulación financiera en Estados Unidos. Matías Cabrera, de BBVA Research, explica el porqué.

Esta situación se está materializando a través de dos cambios. El primero son cambios legislativos que requieren de la aprobación del Congreso y por lo tanto es necesario un consenso entre republicanos y demócratas. Y en segundo son los cambios regulatorios, es decir, son cambios en las reglas que emiten los reguladores mismos como por ejemplo la Fed y que no necesitan ser ratificados por el Congreso.

¿Qué cambios legislativos se han propuesto?

En mayo, el congreso aprobó un cambio legislativo que modifica la Dodd-Frank Act pero que no la repele totalmente porque mantiene sus principales piezas en vigor.  Esto tiene el objetivo de reducir la carga regulatoria principalmente para las instituciones más pequeñas. Uno de los principales cambios que se han propuesto aquí es la de aumentar el límite de activos que debe tener un banco para estar sujeto a un proceso o a un requisito de regulación prudencial reforzada. Los bancos que están bajo este régimen más estricto deben cumplir con colchones de capital más estrictos, planes de resolución y otras cuestiones parecidas.

¿Qué cambios regulatorios se han propuesto?

Los reguladores también están proponiendo una serie de cambios para simplificar el marco de supervisión financiera. Por ejemplo, la Fed ha hecho una propuesta para simplificar su regla de capital y combinarlas con los resultados del test de estrés. De esta forma tendríamos colchones de capital que van a ser más sensibles al riesgo y específicos para cada institución. Otra reforma importante ha sido el cambio en la regla de Volcker. Aquí lo que se ha buscado es simplificar los requisitos para los bancos más pequeños básicamente modificando la cantidad de requisitos a cumplir basados en el tamaño de la cartera de negociación de los bancos. De esta manera, los bancos más pequeños con una cartera más reducida tendrán que cumplir con requisitos que son más simples de lograr.

¿Son estos cambios positivos?

Todos los cambios que tienden a simplificar y a hacer más eficiente el marco regulatorio son bienvenidos. Pero hay que ser cautos y evitar que este proceso nos lleve a una espiral de regulatoria que desmantele el marco que se ha creado tras la crisis financiera. Entonces para esto es importante que los estándares globales sean siempre respetados de forma de preservar la estabilidad financiera y la igualdad de condiciones en el mercado.

Otras historias interesantes