Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Fallece el compositor Pierre Boulez, premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento

La música ha perdido a uno de los grandes genios del siglo XX, el compositor y director Pierre Boulez, que falleció ayer en su casa de Baden-Baden, en Alemania, a la edad de 90 años. El maestro francés recibió el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Música Contemporánea 2012 por ser una personalidad comprometida en todos los aspectos de la reflexión y la transmisión de la música.

El jurado del Premio Fronteras del Conocimiento también destacó el agudo sentido de la responsabilidad intelectual y social de Pierre Boulez (Montbrison,1925) como artista en la época moderna.

En la rueda de prensa que ofreció en la Fundación BBVA con motivo de la entrega de este galardón, el maestro francés recapituló sus ideas sobre la música y sobre el papel que deben cumplir los creadores. Boulez insistió especialmente en el reto pendiente de la música contemporánea: lograr interesar al público general y subrayó que la labor del compositor es redefinir el mundo, mostrándose partidario de la transgresión.

Boulez: “He sido muy severo conmigo mismo y con otros, pero la severidad ayuda a progresar

Y, en este repaso de toda una vida dedicada a la música, Boulez subrayó: “la música me lo ha dado todo. Me he consagrado a ella y eso me ha dado satisfacciones porque mis dones estaban ahí. He compuesto obras que no han triunfado pero que me han ayudado a progresar. He sido muy severo conmigo mismo y con otros, pero la severidad ayuda a progresar”.

Consejos de Pierre Boulez para músicos y pensadores

Además, ofreció una serie de consejos para músicos y pensadores, que resumen su filosofía sobre la música y cultura contemporánea. En este vídeo puedes escuchar el legado de Pierre Boulez a los más jóvenes.

Pierre Boulez: una biografía marcada por la trasgresión

Pierre Boulez nace el 26 de marzo de 1925 en Montbrison (Loira). Inicia estudios de Matemáticas en el Politécnico de Lyon, pero con 17 años se instala en París para dedicarse a la música. En la capital francesa se formó con Olivier Messiaen, su gran maestro, con Andrée Vaurabourg y con René Leibowitz, quien le introduciría en la técnica dodecafónica.

Abanderó un cambio radical en la manera de pensar la música tras grandes compositores como Mahler, Schönberg, Stravisnky o Webern. Esta transformación residió en la ampliación de la idea de Schönberg sobre el dodecafonismo y la serie como principio armónico, que Boulez llamó “serie generalizada”, y que consistía en la aplicación de los principios de transformación y combinatoria, no solo a las alturas, sino también a los ritmos, ataques e intensidades.

En 1946, con solo 21 años, fue nombrado director musical de la Compañía Renaud-Barrault, que introdujo el ‘teatro total’ en Francia y lo difundió por todo el mundo. Es en ese momento cuando Boulez comienza a componer desarrollando el serialismo integral.

Desde comienzos de los cincuenta imparte Análisis Musical en los Cursos de Verano de Darmstadt, donde influye de forma decisiva en la vanguardia musical que surgió después de la II Guerra Mundial, ayudando a crear un nuevo lenguaje y técnicas musicales. En ese contexto académico y creativo se encuadra la obra que sella su creciente reputación: Le marteau sans maître (El martillo sin dueño, 1955), con textos del poeta surrealista René Char.

Durante los años sesenta se consolida su prestigio como director de orquesta, primero en París, luego en Los Ángeles, Bayreuth (Alemania), Japón y, a partir de 1967, como director invitado en la Orquesta de Cleveland. En 1969 es nombrado director de la Orquesta Sinfónica de la BBC, labor que compatibiliza durante años con la dirección de la Filarmónica de Nueva York, donde sucedió a Leonard Berstein. Simultanea su labor con la batuta con cursos de dirección en Basilea y la publicación de obras de influencia decisiva en la conformación de la estética contemporánea: Penser la musique aujourd’hui y Relevés d’apprenti.

En 1976 dejará la orquesta británica, y un año después, la estadounidense, para centrarse en su faceta institucional y poner en marcha el Institut de Recherche et de Coordination Acoustique/Musique (Ircam) que funda y dirige hasta 1991. Ese mismo año crea el Ensemble Intercomtemporain, que no solo se especializa en la interpretación de música contemporánea, sino que impulsa la creación musical mediante encargos a creadores de todo el mundo seleccionados por un comité integrado por compositores, musicólogos y profesionales de referencia.

A pesar de dedicarse fundamentalmente al Ircam, a lo largo de la década de los 80 compuso diversas obras, entre las que destacan Dialogue de ‘lombre double, Dérive, Antiphonies y Répons. Posteriormente, como director del Ensemble Intercontemporain, hará giras por Europa, Estados Unidos y Australia; y desplazamientos regulares para ponerse al frente de las orquestas de la BBC, Cleveland, Los Ángeles y Chicago.

Concluida su etapa como director del Ircam, Boulez multiplica su actividad como director de orquesta. En 1995 inaugura los conciertos Ciudad de la Música en París, realiza una gira con la Orquesta Sinfónica de Londres por París, Londres, Viena y Nueva York; participa en el Festival de Tokio; dirige Moisés y Aarón, de Schönberg, en la Ópera de Amsterdam; recibe dos Premios Grammy, los premios Edison y Grammophon; y es nombrado director invitado de la Orquesta Sinfónica de Chicago. En 1997 estrena Anthèmes 2.

Durante la primera década del siglo XXI, Boulez ha continuado con su prolífica actividad como director, además de tomarse un par de periodos sabáticos para componer y estrenar Dérive 2. En 2005, coincidiendo con la celebración de su 80 cumpleaños, fue nombrado miembro honorario de la Gesellschaft der Musikfreunde Wien, de la Wiener Philharmoniker y director honorario de la Staatskapelle Berlin. En febrero de 2013 se le concede el galardón Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento 2012 en Música Contemporánea.

Otras historias interesantes