Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA world 06 nov 2018

Garbiñe Muguruza arrasa a Cirstea y pisa por primera vez los cuartos de final del Open de Australia

Santiago Romero (BBVA Creative)

Sin perder ni una sola vez el saque y con un tenis muy sólido. Esas fueron las dos armas principales de una Garbiñe Muguruza al mejor nivel en su victoria (6-2, 6-3) contra la rumana Sorana Mihaela Cîrstea. La tenista española se planta por primera vez en su carrera en cuartos de final del Open de Australia con las mejores sensaciones. Una ronda en la que se enfrentará a la estadounidense Coco Vandeweghe, que tumbó a la número uno del mundo Angelique Kerber.

67 minutos exactos ha tardado Garbiñe Muguruza en dar buena cuenta de su rival y llegar por primera vez a unos cuartos de final del primer grande de la temporada. La española era favorita en el choque ante una Cirstea (78 WTA) a la que saca gran diferencia en el ránking WTA. Algo solo numérico ya que si no se hace valer en la pista no sirve de nada. Garbiñe lo consiguió cuajando un partido muy completo, sin sumar apenas errores y siempre concentrada.

“Para mí significa muchísimo alcanzar los cuartos de final. Tenía muchas ganas de hacerlo tras no haberlo conseguido en mis participaciones anteriores. Los Grand Slam son muy importantes. Hacerlo bien te da mucha confianza para seguir adelante“, declaraba la española tras superar a su rival en dos sets, y por la vía rápida.

Y es que solo dio Garbiñe tregua a su rival en su primer turno de servicio. Con 1-1 en el marcador, la española asestó el primer golpe de mano al partido. Cuatro juegos seguidos, con dos roturas de por medio, noquearon a una Cirstea que logró colocar el 5-2 e inquietar algo a Muguruza con un 15-40 al resto. Pero la española supo tirar de manual para sobreponerse y cerrar la primera manga (6-2) en 26 minutos.

Garbiñe Muguruza golpea a la pelota durante su duelo ante Cirstea | Foto: EFE

La única superviviente española en el cuadro femenino ponía los mimbres para dejar a su contrincante sin respuesta. Cirstea pidió un tiempo muerto técnico intentando buscar soluciones, físicas y de juego, en el vestuario pero no era el día.

El inicio del segundo set siguió prácticamente los derroteros del primero. Con el 1-1 en el marcador, Garbiñe lograba otra rotura, ventaja que supo administrar a la perfección hasta el final del set. Tuvo dos oportunidades de break con 4-2 arriba pero se escaparon por poco. No falló en el siguiente turno, ya con 5-3 en el electrónico de la Margaret Court Arena, para cerrar el partido al resto y pisar por primera vez la ronda de cuartos de final en Melbourne.

Una frontera que se rompe, un techo que se hace un poco más alto para Garbiñe. Pisa unos cuartos en los que se enfrentará a Coco Vandeweghe, 25 años y 35 del mundo, que batió a la actual mejor jugadora del mundo, Angelique Kerber, por 6-2 y 6-3.

Otras historias interesantes