Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Asuntos sociales Act. 14 mar 2017

Goles a favor del planeta: Ecogol BBVA 2017

Fotografía de Niños torneo de fútbol Ecogol BBVA 2017
Rubén Darío Escobar (Colaborador externo)

Los mejores torneos de fútbol que uno puede ver en la vida, sin duda alguna, son aquellos que son protagonizados por niños. Los incipientes talentos que apenas se asoman, la velocidad para correr que sin límite alguno se tiene cuando se cuenta con pocos años, pero sobre todo, ese valor para evitar perder el balón o simplemente para no dejar que el contrincante lo sobrepase, son de verdad un verdadero espectáculo.

Es por eso, que los partidos más importantes se juegan en una soleada mañana de sábado, cuando se funden en uno solo la gritería de los compañeros de curso, las barras de las niñas que no faltan animando y los gritos ahogados y a veces hasta desbordados de los mismos padres: “Pásela… no se quede con ella….A ver Leonardo, ¿qué hace? Corre Pablo, corre, vas solo...” Todos en procura de ver nacer una estrella en su propia casa, en medio de esa cancha de fútbol donde juegan sus hijos.

En Pereira, en pleno centro de la región cafetera de Colombia, inició un torneo de fútbol infantil en el que además de mezclar talento, goles, esfuerzo y padres desesperados, tiene un componente adicional: ecología.

Fotografía de Lanzamiento Ecogol BBVA 2017

Niños deportistas en el lanzamiento de Ecogol BBVA 2017. - BBVA

Se trata de Ecogol 2017, un campeonato corto de fútbol que con el patrocinio de BBVA Colombia permite la participación de más de 1.000 niños de cuatro municipios de la región que, agrupados en cerca de 80 equipos, esperan ganar no solo la partida en las canchas sino además, con el medio ambiente.

Además de coronar un campeón infantil, la competencia busca recoger el mayor número posible de botellas plásticas con sus respectivas tapas que, en vez de irse a contaminar ríos, mares y cañadas, llegarán a manos de la Fundación Huella Sostenible, que a su vez las entregará a otras fundaciones como aporte.

Y se prendió la fiesta

Y como cualquier campeonato que se respete, no podía faltar el protocolo de inauguración. Los equipos llegaron con sus mejores galas a la pista atlética del estadio del parque Consotá, un emblemático espacio ubicado al oriente de la ciudad y reconocido por toda la ciudadanía.

Fotografía de Participantes Ecogol BBVA 2017

Participantes Ecogol BBVA 2017. - BBVA

Los equipos, con abanderado incluido, desfilaron con toda la pompa. La mirada al frente y paso marcial bajo las notas de las marchas más representativas de este tipo de torneos, que por supuesto interpretaban las bandas de música de las instituciones educativas presentes en la competición, a las que también se unieron las escuelas de fútbol más reconocidas de Pereira, Anserma, Dosquebradas y La Virginia, municipios vecinos de los departamentos de Risaralda y Caldas.

En la tribuna principal, presidida por BBVA, patrocinador de esta competencia desde hace cuatro años, estaban Mauricio Flores, director de Responsabilidad Corporativa de la entidad, y Óscar Córdoba, el ex arquero de las selecciones de fútbol de Colombia y de varios equipos de carácter internacional, quien se hizo presente como embajador de los programas de educación de BBVA y fue el encargado de encender la llama olímpica, otro elemento obligatorio en toda competencia deportiva.

Fotografía de Inauguración Torneo Ecogol 2017

Inauguración Torneo Ecogol BBVA 2017. - BBVA

Dos horas después de terminar el desfile, una fila de niños buscaba por todas las formas posibles lograr que Córdoba les firmara una camiseta, un cuaderno, el morral o cualquier cosa que tuvieran a mano. Fue algo particular, pues ninguno de ellos lo vio jugar.

“Estoy muy contento y sorprendido por la cantidad de niños y el apoyo que le brindan sus padres. La invitación es a que sigan apoyando sus sueños en este lindo deporte”, señaló Óscar Córdoba, quien además destacó la importancia del cuidado del medio ambiente.

Y como el fútbol es una fiesta, el inicio de Ecogol BBVA 2017, no podía ser la excepción. Jugadores, entrenadores, padres de familia, 'profes', directivos y medios de comunicación, que a punta de cámaras trataban de captar todos esos momentos que para muchos de ellos serán inolvidables.

Sus rostros reflejaban la alegría y el optimismo, los mismos que minutos después se pondrían sobre la cancha central dando inicio a este campeonato que terminará en menos de tres meses con muchos goles en los arcos, pero sobre todo, con la esperanza de conseguir el mejor resultado: evitar que la contaminación de plásticos y botellas le continúe haciendo goles a la naturaleza.

Otras historias interesantes