Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Momentum 19 may 2017

El Hueco, espacio de 'coworking' para emprender en zonas rurales

Emprender en una zona despoblada, sobre todo en pueblos, es una hazaña con la que muy pocos se atreven. El Hueco, espacio de ‘coworking’ para emprendedores en Soria, lleva tiempo dando visibilidad a este problema con el objetivo de concienciar a las instituciones y a la población. Su última iniciativa ha sido la celebración de la III Reunión de Primavera sobre Emprendimiento Social, Finanzas Sociales y Despoblación.

Hay lugares en España que están al borde del vacío. Su densidad de población es inferior a las de zonas del mundo, tan poco pobladas, como Laponia o las ‘highlands’ de Escocia, que se han puesto manos a la obra con políticas específicas para paliar la situación. España ha dado algunos pasos al respecto. En noviembre de 2016, las organizaciones empresariales de Cuenca, Teruel y Soria, firmaron un convenio para constituirse como Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa y trabajar como ‘lobby’ ante la Unión Europea. Su objetivo es imitar las políticas que están llevando a cabo otras zonas poco pobladas europeas.

Inversión para la España vacía

Al margen de estas políticas institucionales, hay otras iniciativas que están luchando para revitalizar la economía de sus provincias. Una de ellas es El Hueco, que se ha convertido en el epicentro del emprendimiento en Soria. Su última Reunión de Primavera, que se ha celebrado los días 10 y 11 de mayo, ha girado en torno al tema de la inversión de impacto y la innovación social en Europa. Con este encuentro, se ha querido visibilizar el problema de la despoblación y traer a Soria a personalidades de las principales compañías dedicadas a los fondos de impacto.

En estas jornadas, han pasado por El Hueco más de 30 ponentes de 13 nacionalidades. Entre ellos, Catalina Parra, presidenta de Chandra3x, José Moncada, director general de La Bolsa Social o Sergio del Molino, autor del exitoso ensayo ‘La España Vacía’. Todos ellos, han analizado la situación de la economía social y la inversión de impacto en Europa, sin perder de vista el problema demográfico.

Apoyo de la comunidad

En ciudades pobladas y capitales de provincia más favorecidas, la imagen del emprendedor social es la de una persona que detecta una necesidad en la sociedad que le rodea y saca adelante su proyecto con mucho trabajo, perseverancia y entusiasmo. Sin embargo, en zonas despobladas, esto no es suficiente. En las jornadas de El Hueco se ha puesto de manifiesto que los emprendimientos sociales no son el resultado de iniciativas individuales, sino del esfuerzo de toda una comunidad que quiere revitalizar la zona en la que vive.

Un claro ejemplo es el proyecto participante en BBVA Momentum 2014, Huertos de Soria. Esta compañía, impulsada por la ONG Cives Mundi, se dedica al cultivo y venta de productos de la huerta, con procesos tradicionales y ecológicos, promocionando la alimentación saludable y dando trabajo a personas con enfermedad mental.

“Queremos poner en evidencia que otra forma de producir y de consumir es posible

“Queremos poner en evidencia que otra forma de producir y de consumir es posible”, es uno de los mensajes que jalonan el circuito por su finca. Su trayectoria ha sido reconocida con galardones como el Premio Alimentos de España 2015, en la categoría de Producción Ecológica.

El papel de la administración

La jornada también ha puesto de manifiesto que las empresas de estas zonas necesitan el apoyo de la administración pública: “Debe convertirse en agente que contribuya a la creación de desarrollo sostenible, que genere empleo de calidad y fije población en el territorio, para revertir el proceso de despoblación”, advierte El Hueco desde su blog.

Esta reunión ha finalizado con nueve peticiones destinadas a solucionar los problemas de los emprendedores en pueblos o zonas poco pobladas. Entre ellas: crear una etiqueta de empresa social, apoyar la creación de empresas con incubadoras y aceleradoras, facilitar la formación y crear un programa de Bonos de Impacto Social (BIS) para captar inversión privada.

Otras historias interesantes