Factores como la debilidad de la demanda y la apreciación que ha tenido la tasa de cambio generarían un descenso de la inflación en Colombia hasta ubicarse muy cerca del 3,0% al cierre del primer trimestre. Así lo señala Juana Téllez, economista jefe de BBVA Research Colombia, en una columna del diario ‘El Espectador’.

La inflación anual en Colombia tuvo una corrección importante a la baja, desde el 4,09% de fin de año al 3,68% en enero, por lo cual los expertos están analizando las perspectivas de las tasas de interés, teniendo en cuenta el mejor comportamiento de los precios.

“El resultado estuvo ligeramente por debajo de las expectativas del mercado y confirma nuestra expectativa de que el IPC va a tener una corrección muy importante que la acercaría al 3% en los próximos meses”, explicó Juana Téllez, en su columna.

El IPC va a tener una corrección muy importante que lo acercaría al 3% en los próximos meses”

Según la economista, hay que destacar que las noticias son positivas en los componentes que mejor capturan la tendencia de los precios: las medidas de inflación básica. “Todas estas medidas descendieron al compararlas entre enero de este año y fines de 2017: la medida que excluye a los alimentos descendió 40 puntos básicos (pb) a 4,8% anual, la que excluye a los alimentos y regulados descendió 30 pb a 4,4%, y la que excluye los alimentos perecederos, los combustibles y los servicios públicos descendió 34 pb a 3,7%”, destacó.

Igual te interesa…

Equipo BBVA Research Colombia

Por otro lado, la inflación sin alimentos no solo sorprendió al mercado, señalando una debilidad de la demanda que sigue latente y una corrección de la inflación que puede ser más rápida de lo que anticiparon, sino que también al ente emisor. “También puede haber sorprendido al Banco de la República, en la medida que el 3,6 % de inflación anual que anunció el gerente general que esperaba el equipo técnico para marzo ya prácticamente se logró. Y es muy probable que siga bajando sustancialmente en los dos meses siguientes en la medida en que los efectos base generados por el aumento del IVA y los temas relacionados con el sector inmobiliario en 2017, son posiblemente irrepetibles”, afirmó Juan Téllez.

La debilidad de la demanda, junto con la apreciación que ha tenido la tasa de cambio, hace muy factible que el IPC siga descendiendo”

Más allá de estos efectos puntuales, el escenario macro apunta a que la actividad económica en Colombia seguirá creciendo en el primer semestre de 2018 a una tasa modesta, “está debilidad de la demanda, junto con la apreciación que ha tenido la tasa de cambio, hace muy factible que el IPC siga descendiendo y que incluso se ubique muy cerca del 3,0% al cierre del primer trimestre” concluyó la economista.

Comunicación corporativa