Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inmobiliario 19 jul 2017

Infografía: El sector inmobiliario despega con fuerza

Despegar, un término que define bien los datos que arroja el nuevo número de Situación Inmobiliaria España elaborado por el área Real Estate de BBVA, en un momento en el que la entidad prevé que la inversión en vivienda sea responsable del 9,4% del crecimiento del PIB en 2017, con un crecimiento esperado de las ventas del 10%, es decir, hasta las 500.000 transacciones.

Si 2016 arrojaba optimismo sobre la buena marcha del sector inmobiliario, 2017 confirma las previsiones. Las ventas de viviendas han crecido un 14,5 % interanual en los primeros cinco meses de 2017. Y en la misma línea, el precio de las mismas se ha intensificado en el 1T17 con un 2,2% interanual según MFOM, y un +5,3% interanual según INE. Además, la vivienda continuará revalorizándose con algo más de intensidad de lo esperado hace tres meses y podría elevarse el 3,0%, en promedio anual, cerrando el año en unos 1.570 €/m2, según los datos del Ministerio de Fomento, lo que supone llegar a un nivel similar a la parte central del año 2004.

Sin embargo, desde el servicio de estudios de BBVA señalan la prudencia que hay que tener a la hora de generalizar estos datos, ya que ‘el despegue’ del sector no está siendo igual en toda la geografía española.

Infografía de BBVA Real State - Situación Inmobiliaria España 2017

Infografía de BBVA Real State - Situación Inmobiliaria España 2017

“El sector inmobiliario sigue mostrando una elevada heterogeneidad geográfica. Las áreas con una mayor actividad económica y las más beneficiadas por el turismo muestran la mayor recuperación. Por el contrario, en aquellas con menor actividad económica y con menor dinamismo demográfico la recuperación podría tardar en consolidarse”, explican desde el servicio de estudios del área Real Estate de BBVA.

El informe de referencia del sector inmobiliario recuerda que la evolución se debe, entre otras cosas a la buena marcha de la demanda interna y externa:

Respecto a la demanda interna, los factores que desde el pasado año evolucionan de manera positiva han originado el escenario propicio para que el mercado inmobiliario vuelva a fluir y reine el optimismo: la creación de empleo es más dinámica; la confianza del consumidor está en niveles máximos, el tipo de interés hipotecario en mínimos (2,3%) y las perspectivas de revalorización son cada vez más generalizadas.

Por otra parte, la revisión al alza del crecimiento económico en Europa para 2017, que será más elevado que lo esperado hace tres meses, también ha influido en cuanto a la demanda externa. Los extranjeros tienen buena parte de responsabilidad en que fluyan las ventas de viviendas. Y en este sentido hay que resaltar que el hecho de que los ingleses compren menos viviendas en España como consecuencia del Brexit se ha compensado con la mayor presencia de otras nacionalidades (Italia, Alemania y Bélgica, sobre todo) en el panorama inmobiliario español.

Vuelven las grúas a los skyline de las ciudades

Esta potente evolución de la demanda tiene un claro reflejo en los visados de construcción, que crecieron el 15,1% interanual en el primer cuatrimestre (y que se estima crezca por encima del 20% a lo largo de 2017). Unas cifras que hasta la fecha constrastaban con los bajos números de la vivienda terminada, que ya empieza a dar ciertas señales de cambio. De enero a abril el número de viviendas terminadas según los certificados de final de obra publicados por el Ministerio de Fomento creció en España el 1,2%.

Además, el dinamismo del mercado del suelo (cuyas transacciones han aumentado un 18,2% interanual en los primeros cinco meses del año), el mayor optimismo de los empresarios y el crecimiento del empleo en la construcción (sobre todo en el área residencial), auguran la buena marcha del residencial también en el medio y largo plazo.

El dinamismo del sector llega al mercado no residencial

Otro tipo de activos inmobiliarios también levantan el vuelo respecto a años anteriores. La compraventa de naves industriales, locales y oficinas ha sido de 13.567 operaciones, según datos del Consejo General del Notariado, lo que supone un incremento interanual del 19,5%. Unos datos en los que tiene especial influencia la mejora del empleo tanto en el sector industrial como en el servicios. Como consecuencia, también en este tipo de activos se registra una evolución positiva de los precios, sobre todo en oficinas y naves.

¿Comprar o alquilar?

El ‘despegue’ también se ha visto reflejado en el alquiler de vivienda, cuyos precios crecen por encima a los de la compra: el precio del primer trimestre, según datos de Fotocasa, creció un 9,5% interanual. Aún así, en España la cultura de la propiedad sigue estando bastante arraigada: es uno de los países de la Unión Europea con la tasa de vivienda en propiedad más elevada.

En el momento actual, las expectativas de revalorización de la vivienda y los bajos costes de financiación dan más valor a comprar que a alquilar. De este modo, los pagos por alquiler han pasado de ser un 5,5% del precio del inmueble en marzo de 2008 a ser un 6,2% en marzo de 2017. Sin embargo, las cuotas hipotecarias para el mismo inmueble representaban un 4,5% del precio de la vivienda en marzo de 2017.

En definitiva, el despegue del inmobiliario es ya un hecho, emprendiendo un viaje cuyas expectativas son bastante alentadoras.

Otras historias interesantes