Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Exposiciones 09 jul 2020

La Colección BBVA acerca la obra de Sorolla al público francés

BBVA-sorolla-coleccion-bbva

Joaquín Sorolla es uno de los artistas más reconocidos de la pintura del siglo XX y creador de la imagen de la España luminosa y mediterránea. Su proceso creativo y su pincelada quedan plasmados en la exposición ‘Joaquín Sorolla, lumières espagnoles’, que se inaugura el 10 de julio en el Hôtel de Caumont-Centre d’Art de Aix-en-Provence (Francia). Las 100 pinturas y 40 dibujos y estudios al óleo que componen la muestra proceden de importantes museos y colecciones privadas, entre las que se encuentra la Colección BBVA.

El público francés podrá conocer de primera mano a Joaquín Sorolla (1863-1923), referente del naturalismo y luminismo, en esta exposición, que permanecerá abierta desde el 10 de julio hasta el 1 de noviembre de 2020. La luminosidad y la riqueza cromática de las obras así como una composición influida por la fotografía y la estampa japonesa cautivarán al espectador por su espontaneidad e inmediatez. El naturalismo es otra piedra angular de su pintura de la que los asistentes podrán disfrutar, complementada con la referencia constante de Velázquez, al que considera su maestro.

‘Retrato de Antonio García Peris, suegro del artista’ es la pintura que la Colección BBVA ha cedido a la muestra en préstamo temporal. Sorolla representa al emblemático fotógrafo sentado de perfil en una silla con semblante sereno. En este tipo de composición, empleada por el pintor en ocasiones anteriores, los ojos son clave para transmitir la personalidad del protagonista y la amplia frente se presenta de nuevo como un rasgo esencial de sus retratos masculinos. Además, la gama de grises y los tonos ocres y verdes aportan armonía al retrato, fechado en 1908.

'Retrato de Antonio García Peris, suegro del artista' (h. 1908), Joaquín Sorolla y Bastida. Óleo sobre lienzo, 76x103 cm - Colección BBVA

El fotógrafo García Peris, que más tarde se convertiría en su suegro, fue protector de Sorolla en sus inicios al proporcionarle un espacio donde pintar y una ayuda económica a cambio de su trabajo iluminando fotografías. Este afamado fotógrafo influyó en la pintura del valenciano, en la que se puede percibir la esencia del encuadre fotográfico. Un ejemplo de ello es este mismo retrato prestado por la Colección BBVA.

La colección de fotografía antigua del Museo Sorolla es otra muestra de la estrecha relación del artista con la fotografía. Las miles de instantáneas que forman la colección son un fiel reflejo del proceso creativo y el punto de partida de muchas de las creaciones de este referente de la pintura española del siglo pasado.

Otras historias interesantes