Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

La inflación no da tregua a los bancos centrales de América Latina

El control de la inflación sigue siendo un dolor de cabeza en la mayoría de los países de América Latina, en donde el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se mantiene por encima del rango superior de la meta fijada por los bancos centrales, a los cuales no les ha resultado fácil, durante este año, cumplir con su principal objetivo como es el de mantener la estabilidad de los precios de la canasta familiar.

En un reciente Observatorio Económico de América Latina, de BBVA Research, el economista Enestor Dos Santos señala que la persistencia de la inflación será mayor en Argentina, Brasil, Colombia y Uruguay “si es que no se produce un cambio significativo en la conducción de la política monetaria o en los mecanismos de indexación”. Agrega que, por el contrario, en Chile, México y Perú, la persistencia tendrá un peso menos relevante en la dinámica futura del IPC.

Los análisis que realizan en BBVA Research indican que la inercia inflacionaria es menor en los países donde los bancos centrales han sido menos tolerantes con la inflación y mayor en los países en donde el nivel de precios es usualmente elevado. Señala, además, que “la persistencia de la inflación en algunos países representará un lastre para el proceso de convergencia de la inflación a sus respectivos objetivos en los próximos meses.

Según cifras oficiales, México es el único país en donde, al terminar junio, la inflación se ubicaba dentro del rango meta establecido por el banco central. En efecto, el Banco de México reportó que a junio el país registró una inflación anual de 2,54%, frente a un objetivo de 3,0%, en tanto que el IPC en lo corrido del año apenas llegó al 0,31%. En el mismo período de 2015, la inflación 12 meses fue de 2,87%, lo que indica que al Banco de México le ha funcionado muy bien su política monetaria.

Lejos de la meta

Por el contrario, hay países que superan de manera considerable la meta fijada por el emisor. Un caso preocupante es el de Colombia, en donde la inflación ya duplica el rango máximo de 4,0%, con un IPC en los 12 meses de 8,60% y que en lo corrido año llega a 5,1%, según las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

Se espera que en los próximos meses continúe la tendencia al alza de los precios, empujados, en parte, por el paro camionero que ha afectado el abastecimiento de productos en varias regiones del país. Ante esta situación, un nuevo incremento de la tasa de interés de referencia por parte del Banco de la República parece inevitable, pese a los efectos en el crecimiento económico. Actualmente, dicha tasa se encuentra en 7,50%.

Gráfico de inflación a junio de 2016 en América Latina

En Brasil, la inflación sigue siendo uno de los principales problemas del gobierno. No obstante, mantiene una tendencia a la baja después de cerrar 2015 en 10,7%. De acuerdo con los datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, al finalizar junio, el IPC acumulado al semestre llegó a 4,42% en tanto que la inflación anual se desaceleró a 8,84% y se va acercando a la meta superior de 6,5% establecida por el Banco Central.

Para controlar la inflación, el Banco Central de Brasil mantiene desde el año pasado la tasa de interés de referencia Selic en 14,25%, la más alta en una década, en medio de una fuerte recesión de la economía, que en 2015 se contrajo 3,8%.

Uruguay es otra de las economías de la región con altos índices de inflación. Los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que en el primer semestre el nivel de precios se ubicó en 7,09% y para los 12 meses el IPC llegó a 10,94%, frente a un rango superior de la meta de 7%. El resultado anual en el mismo período de 2015 fue de 8,53%, lo que indica que al Banco Central le ha sido muy difícil frenar el incremento del costo de vida.

Sin mayores problemas

Chile y Perú son dos países en donde si bien la inflación se encuentra por encima del objetivo del banco central, el incremento de precios ha mostrado una desaceleración. En el caso del país austral, el IPC anual al finalizar junio fue de 4,20% (meta de 4,0%), levemente inferior a la del mismo período de 2015 que fue de 4,40% y el acumulado año alcanzó la cifra de 2,10% frente a 2,30% de un año atrás, de acuerdo con las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE).   El Banco Central no ha modificado este año su tasa de política monetaria que se encuentra en 3,5%.

Perú, por su parte, registró un IPC de 3,34% anual a junio (meta de 3,0%) y acumuló en los seis primeros meses una inflación de 1,51%, según informó a los medios el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Los precios vienen registrando una desaceleración, ya que en el mismo lapso de 2015 la inflación 12 meses fue de 3,54% y la corrido año de 2,55%. El Banco Central mantiene su tasa de interés de referencia en 4,25%.

En el caso de Paraguay, el aumento de precios anualizado alcanzó el 4,7%, ubicándose cerca del rango meta del Banco Central que es de 4,5%, y el índice acumulado en el primer semestre fue de 3,0%. No obstante, el costo de vida en este país se incrementó de manera considerable, pues en junio de 2015 la inflación 12 meses era de 2,5% y corrido año llegaba a 1,4%.

De Argentina y Venezuela aún no se conocen las cifras oficiales, pero son dos países con los mayores niveles de inflación en la región.

Otras historias interesantes