Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

La Ley Fintech materializará la modernización del sector financiero mexicano

Durante el Foro “No money”, organizado por el diario EL PAÍS y BBVA Bancomer, un panel de expertos ha abordado el panorama regulatorio en México tras la reciente aprobación de la Ley Fintech. La conclusión es unánime: la normativa no solo es importante en el terreno de regular a las empresas de tecnología financiera, sino que también marca un precedente para contar con un marco jurídico que permita dar facultades a las autoridades y que mitigue los riesgos para el sistema financiero.

Bernardo González, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), señaló que la importancia de la Ley Fintech es dar certeza a esta industria con nuevos jugadores de base tecnológica ya que potencia el desarrollo de proyectos que apoyan la inclusión financiera. Además —dijo— es una oportunidad para impulsar el canal de innovación a favor de los usuarios y será una generadora de competencia en el sector financiero.

González explicó que otro punto relevante está relacionado con la próxima publicación de la norma sobre gobierno corporativo, donde los bancos deberán contar con un director de seguridad que reporte a su dirección general. Sus responsabilidades incluyen enviar informes de monitoreo de operaciones, tener un plan de seguridad como eje rector, controles de confianza a empleados en áreas sensibles y reportar alertas oportunas para que la CNBV evalúe el incidente y se notifique a las entidades vulnerables.

Oliver González, comisario jefe y coordinador de la Unidad de Prevención de Delitos Electrónicos de la Policía Federal, precisó que la Ley Fintech es un mecanismo que ayuda a la privacidad y la seguridad de datos personales, así como a reducir las prácticas inapropiadas en el sector. Una de las grandes aportaciones de esta regulación es incluir los activos virtuales. Las empresas que trabajen con estos activos deberán solicitar a la CNBV y al Banco de México un permiso para poder operar, lo cual se traduce en un buen enfoque de gestión de riesgos.

Ley Fintech es un mecanismo que ayuda a la privacidad y la seguridad de datos personales

González detalló que en los últimos seis años se han tenido 64,000 denuncias a través de los mecanismos de la policía federal de las cuales el 60% está relacionado con la seguridad de la información. El robo de identidad representa un reto para México que es donde más están siendo vulneradas las empresas y los usuarios. Parte de la labor de la policía cibernética está en concientizar al ciudadano para identificar los ciberdelitos. Si bien actualmente no está tipificado el delito cibernético, hay descripciones que permiten actuar en el marco legal.

NO MONEY

En el panel sobre la Ley Fintech se habló de la gran oportunidad que representa para México.

El socio líder de Práctica Regulatoria de PriceWaterhouseCoopers México (PwC), Eduardo Gómez Alcalá, comentó que el cambio demográfico ha ayudado a diversificar los servicios porque las nuevas necesidades están transformado las formas de operar. En cinco años el 50% de los clientes actuales va a demandar el uso constante de nuevas tecnologías y se deberá contar con un sistema regulatorio que proteja al cliente, explicó. Todos los modelos de negocio estarán enfocados en procesos de big data, inteligencia artificial, etc., y con ello se debe buscar un balance entre seguridad para instituciones y clientes.

Gómez hizo énfasis en que los clientes deben tener una mejor educación financiera y conocer los riesgos que implica ser totalmente digital. En ese sentido, considera que la Ley Fintech da certidumbre a los usuarios, moderniza a las entidades tradicionales con modelos novedosos, pero además es un clara muestra de que jamás debe existir una industria sin la participación de los reguladores.

El jefe de la Oficina de las Américas del Banco de Pagos Internacionales (BIS), Enrique Alberola subrayó que esta clase de iniciativas genera ventajas no sólo para la industria financiera, también para los usuarios. Dijo que la visión de los bancos es que el perímetro regulatorio se centra solo en ellos, sin embargo, las empresas de tecnología financiera también deben ser consideradas, para que todo el sector ‘fintech’ quede regulado.

Alberola finalizó destacando que la regulación financiera permitirá aterrizar proyectos e impulsar mecanismos que son fundamentales para la operativa de las empresas fintech, como por ejemplo, contar con un seguro de riesgos, que da valor y continuidad de negocio a estas ‘startups’ y les facilita también medir el impacto que pueden tener a nivel comercial.

En suma, la Ley Fintech logra que la transformación digital del sistema financiero sea contundente, abre las puertas a una nueva generación de empresas mexicanas que desarrollan sus propuestas en la innovación tecnológica, promueve la generación de modelos de negocio fuera del entorno tradicional y pone sobre la mesa la construcción de un futuro financiero para todos.

Otras historias interesantes