Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Alpinismo Act. 19 jul 2016

Los pies de gato, el calzado ideal para escalar en roca

Hoy en día, el alpinismo es una actividad que se puede practicar en diferentes terrenos: hielo, roca o terreno mixto. En esta ocasión, Carlos Soria nos relata su experiencia en zonas rocosas y nos explica la importancia del calzado para este tipo de escalada.

Cualquier alpinista experimentado conoce que este deporte necesita un equipamiento adecuado y de calidad, ya que si surge algún imprevisto y no disponemos de uno que cumpla los requisitos estándar, podemos poner en riesgo nuestra vida.

Dentro de los artículos imprescindibles, el calzado juega un papel fundamental y nuestro abulense sabe que para escalar en roca, no hay nada mejor que los famosos pies de gato.

Ligeros, flexibles y adherentes, así es como los describe nuestro alpinista. Los pies de gato cuentan con una suela especial que permiten escalar en roca cómodamente.  En el mercado puedes encontrar diferentes modelos aunque principalmente, existen dos tipos: los pies de gato simétricos y los asimétricos.

Los primeros ofrecen mayor confort y son muy recomendables para principiantes. Los segundos, son para escaladas de mayor dificultad y un poco más incómodos que los primeros.

Según Carlos, la elección del modelo depende de cada persona. Lo esencial es que nos aporte confort para disfrutar de la escalada. Y aunque los pies de gato deben ajustarse al pie para cumplir su función resultando un poco incómodos al principio, Carlos nos recuerda que, ante todo, no debe doler. De ser así, tenemos que cambiar el modelo o la talla inmediatamente.

Consejos para comprar unos pies de gato

No existe un modelo exacto para cada escalador. Pero cada uno tiene sus preferencias que varían según los diferentes tipos y para qué actividad se vayan a utilizar. Para realizar la elección debes tener en cuenta lo siguiente:

-Simétricos / Asimétricos: una horma recta para mayor comodidad en vías de dificultad baja o moderada, frente a los asimétricos que, aunque más incómodos, mejoran la precisión porque la fuerza de los dedos de los pies se dirige hacia el dedo gordo, por lo que están indicados para escaladores medios y avanzados para rutas más difíciles.

-Duros / Blandos: todas las marcas cuentan con ambos tipos de modelos. Los más duros se utilizan para escaladas en planos verticales o en placas porque tienen mayor resistencia a la torsión y ayudan a soportar el peso del cuerpo. Los blandos son para vías o bulders desplomados o en techo, donde es más importante la sensibilidad.

-Suela: la mayoría de los modelos tienen una suela plana. Las de puntera curvada están indicadas para escaladores avanzados porque facilitan los movimientos en deplomes o techos.

-Elección de la talla: para escalada deportiva es recomendable que el pie de gato sea lo más ajustado posible, pero ten cuidado, un pie de gato muy ajustado o incluso varias tallas más pequeñas reducirá notablemente tu rendimiento. Pero ten en cuenta que con el uso se estiran.

Si su uso es para escalada clásica un pie de gato no muy ajustado y cómodo es más recomendable que uno muy ajustado, ya que se supone que lo tienes que llevar puesto mucho más tiempo y las exigencias técnicas de la vía no son tan elevadas.

Otras historias interesantes