Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Medio ambiente 26 feb 2020

Cinco formas sencillas de ahorrar dejando de usar plásticos

Cuando se habla de emprender acciones a favor del medio ambiente, hay un concepto que viene de su mano: el ahorro. La reducción en el uso de plásticos no solo evita que más desechos difíciles de degradar permanezcan por años en el planeta, sino que puede significar también un respiro para las finanzas personales al reducir gastos innecesarios.

Reducir el consumo de plásticos de un solo uso beneficiará notablemente la economía, ya que permite ahorrar dinero para el futuro al reducir la compra de estos elementos contaminantes y es una forma de hacer algo por el planeta, pues es necesario tomar medidas urgentes para disminuir el deterioro ambiental actual. Estas medidas forman parte del compromiso social de las empresas por frenar el cambio climático, pero también de las personas.

Por ejemplo, BBVA México, comprometido con la certificación de sustentabilidad, contribuye en la reducción de plásticos al eliminar contenedores de este material en los comedores corporativos  utilizados en el montaje de algunos postres (gelatinas, mousse, arroz con leche, etcétera). Con acciones como esta, el banco dejará de consumir cerca de 250,000 recipientes plásticos al semestre,  reafirmando su compromiso con la protección del medio ambiente.

En cuanto a los hogares, existen varias opciones que se pueden aplicar para ahorrar dejando de usar plástico:

1.-Agua en garrafones retornables y recipientes propios

El gasto en botellas de PET con agua es excesivo. La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) indicó que tan sólo en 2014 se consumieron 234 litros por persona al año, lo que generó 21 millones de botellas de PET al día, de lo cual, lamentablemente, solo  el 20% fue reciclado. Por lo anterior, es recomendable que se adquiera una botella reutilizable que pueda rellenarse con el garrafón de casa, esto implica un costo menor que el de las botellas consumidas por la misma cantidad de agua.

2.-Bolsas reutilizables

Esta es una acción que se puso en marcha en México a partir de enero de 2020 ya que ahora es una obligación usar bolsas de tela u otros materiales para realizar las compras en el mercado local, el supermercado y otras tiendas. En otros países como el Reino Unido, por ejemplo, las tiendas están obligadas a cobrar US$0,70 por cada bolsa que entregan para obligar al público a usar alternativas. Otros países cuentan con una legislación similar. Kenia es el más estricto en ese sentido: impone castigos o multas de US$40.000 para quien produzca, venda o incluso utilice bolsas plásticas.

3.- Productos de limpieza a granel

En cada compra de productos como detergentes o limpiadores líquidos se desecha un envase de un solo uso que tardará cientos de años en ser degradado. Se recomienda comprar estos productos en tiendas locales usando un recipiente reutilizable. Generalmente, estas sustancias son más baratas e igual de efectivas que las envasadas para su venta en supermercados.

4.-Microplásticos

En ciertos productos como abrasivos, cosméticos, pastas dentales y exfoliantes se encuentran cierto tipo de micropartículas plásticas altamente contaminantes. Para evitarlos es importante verificar en sus etiquetas que no tengan polietileno (PE), polipropileno (PP), tereftalato de polietileno (PET), polimetilmetacrilato (PMMA), politetrafluoroetileno (PTFE) y naylon. Actualmente, existen diversas opciones en el mercado hechas con base en productos naturales y no dañinas para el medio ambiente.

5.- Desechos de mascotas

En lugar de utilizar una bolsa plástica para recoger los desechos de las mascotas en cada paseo, se recomienda utilizar una herramienta de recolección lavable, que sea útil por un periodo más largo de tiempo y corte el gasto permanente en bolsas plásticas de un solo uso.

Otras historias interesantes